Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Medios de comunicación’ Category

Desde que el ministro Gallardón dio a conocer su intención de modificar la Ley del aborto han sido muchas las protestas que se han organizado para rechazar la contrarreforma que supondría un retroceso de décadas en lo que se refiere a la salud reproductiva.

El Tren de la Libertad

Como ya hemos hablado mucho sobre este tema, en este momento lo importante es compartir el documental que un grupo de mujeres cineastas ha realizado. La iniciativa de un grupo de mujeres de Asturias de viajar en tren a Madrid para mostrar su rechazo a la contrarreforma de Gallardón, se convirtió en un viaje de muchas mujeres desde toda la geografía española y de algunos países de nuestro entorno para decir al retrogrado ministro que no puede limitar los derechos de las mujeres.

Este documental refleja lo que sucedió esos días, cómo se gestó la idea y cómo fue seguida por miles de personas. Gran trabajo el realizado, verlo y difundirlo es la mejor manera de colaborar y decir que las mujeres no vamos a permitir que se retroceda en lo que tanto esfuerzo costó conseguir.

Read Full Post »

“Los patriarcas se dan el uno al otro la alternativa en el poder porque son iguales, o bien resultan iguales porque se dan la alternativa el uno al otro; no sé decir cuál de ambas cosas es primero,

o si plantearíamos una vez más el problema bizantino del huevo y la gallina”.

Celia Amorós

Antigua Vida Mia. Marcela SerranoEste artículo lo pensé leyendo “Antigua Vida Mía”, de Marcela  Serrano. Esta escritora narra las relaciones entre mujeres, ellas son las protagonistas de la historia de vida que relata, sabemos de los hombres a partir de las relaciones entre ellas. En estos momentos, en los que aún las mujeres no somos sujetos de derecho, cuando el gobierno quiere seguir controlando y tutorizando nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo a través de la contrarreforma de la ley del aborto, en los que las mujeres seguimos siendo personajes secundarios de la historia, alegra leer esta novela que nos hace más cercana la vida de las mujeres, nos aproxima a la realidad que cada día vivimos.

Podría contar la historia de algunas mujeres cercanas que viven situaciones difíciles y que gracias al apoyo que reciben de otras mujeres, van superando y saliendo adelante. Pensando en ellas, en nosotras, me preguntaba qué pasaría si las mujeres pactáramos entre nosotras para ascender en el empleo como hacen los hombres. Me refiero a los “pactos entre pares” de los que habla Celia Amorós.  Son pactos, más o menos explícitos, que les aseguran un puesto o un ascenso y que la sociedad en general ve tan normal que ni siquiera se cuestiona. Son pactos cotidianos que, por estar normalizados, pasan desapercibidos.

Muchas mujeres profesionales se encuentran con decisiones de trabajo que se siguen tomando en los bares o reuniones fuera del lugar de trabajo a las que sólo los hombres son invitados. ¿Qué pasaría si las mujeres actuáramos de esa manera? No hace falta tener mucha imaginación para pensar en las críticas que recibirían quienes actuarán de esa manera y en el rechazo social que provocaría.

Cada día valoro más tener amigas que escuchan y comprenden la desigualdad que todas las mujeres sufrimos, ya sea en nuestra vida personal y familiar, ya sea en lo profesional. ¿Quién no ha visto reflejada su situación en lo que otra mujer cuenta sobre las relaciones en el trabajo? ¿Qué mujer no ha sentido que las vivencias que una amiga le cuenta respecto de las relaciones familiares, o de los problemas profesionales o personales, son similares a los suyos?

Pero lo que planteo es: ¿Solucionaría la desigualdad de género este tipo de actuaciones? Utilicemos la regla de la inversión, que sirve muchas veces para detectar el sexismo, si esto lo hacen los hombres de manera habitual, ¿por qué no pueden hacerlo las mujeres? ? Hablo claramente de poner por delante el género de la persona que tengo al lado a la hora de darle un trabajo, proponerle un negocio, darle información privilegiada para utilizar en su empleo, en fin, hablo de lo que a diario hacen los hombres.

Volviendo a libro que comentaba al principio, vemos como la sororidad es para las protagonistas la alianza que facilita el equilibrio en los momentos más difíciles. La sororidad en ellas se queda en lo personal, lo que propongo aquí es lo que plantea Marcela Lagarde que dice:La sororidad es una dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo. Es una experiencia de las mujeres que conduce a la búsqueda de relaciones positivas y a la alianza existencial y política, cuerpo a cuerpo, subjetividad a subjetividad con otras mujeres, para contribuir con acciones específicas a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y al empoderamiento vital de cada mujer”

Read Full Post »

 

Desiguales por leyEl jueves 23 de enero de 2014, a las 17:00 horas, se  presenta en Madrid el libro “Desiguales por Ley:Las políticas públicas contra la igualdad de género” en la librería Blanquerna, calle Alcalá 44. Intervendrán Soledad Gallego Díaz, periodista; Bibiana Medialdea García, profesora de economía aplicada de la UCM y la autora, María Pazos Moran.

El título ya nos hace reflexionar, pues indica lo que confirmaremos al leerlo: la legislación actual permite y facilita la desigualdad entre mujeres y hombres, es decir, discrimina a las mujeres. Está claro que son muchos los avances que se han producido en las últimas década, pero es mucho el camino que queda por hacer y más en estos momentos que los derechos de las mujeres se ven menospreciados y, no sólo no siguen avanzando, sino que se ven menoscabados.

Dice María Pazos: Algo importante ha cambiado en la últimas décadas. las mujeres nos hemos incorporado  masivamente a la educación reglada y al empleo; en la mayoría de los países tenemos ya los mismos derechos civiles que los hombres y podemos llegar a las más altas responsabilidades. Los gobiernos realizan declaraciones a favor de la igualdad; las eventuales metidas de pata  machistas por parte de personas públicas son inmediatamente reprobadas. No podemos añadir que haya “muchas políticas de igualdad”, pero sí las ha habido durante un tiempo. Ha habido institutos de la mujer, unidades de género en las instituciones , cursos… Pero ¿cómo ha cambiado la vida de la mayoría de las mujeres? Y, sobre todo, ¿qué perspectivas tiene de cambiar?

El libro, como señala en el prólogo Soledad Gallego Díaz, “…trata de descubrir dónde están las trampas que, bajo la apariencia de ayuda a las mujeres para contrarrestar esas desigualdades persistentes, lo que están haciendo es perpetuarlas, colaborando a que se enquisten”.

Leer “Desiguales por ley: : Las políticas públicas contra la igualdad de género” supone descubrir las trampas que existen en la legislación y que en vez de posibilitar los avances, en lo que a igualdad entre mujeres y hombres, los entorpecen.

Read Full Post »

“Tenemos igualdad legal, ahora hay que lograr la igualdad real“. Es una frase tan común que terminas creyéndola. Leyendo el libro “Desiguales por Ley” de María Pazos Moran, vemos que siguen existiendo desigualdades en la legislación.

Os invito a leer la reflexión que Paco Rozas[1] hace sobre el libro de Pazos.

Desiguales por ley

descarga

Estaba yo tan contento con la “superación” de mis machismos, cuando llega María Pazos con su libro. Es cierto que tanto mi compañera como tantas otras amigas me hablaban de los micromachismos en general y de los míos en particular, pero qué quieren que les diga, después de superar tantas cosas desde que tenía 20 años…., y ahora otros 40 para los micromachismos, en fin no sé si me va a dar tiempo.

Puedo decir que cuando empecé a tener un poco de conciencia social, allá por los 70, que es cuando empecé a estudiar sociología, lo único que entonces preocupaba era si Marx tenía o no razón con sus análisis. Quién se iba a preocupar de si en casa tu madre y tus hermanas estudiaban y hacían la casa. Tú no tenías que preocuparte de nada, lo realmente importante era hacer la revolución y rápidamente, viniese desde el marxismo, del anarquismo o de la contracultura.

Y ahora llega María Pazos y empieza a desgranar todo un cúmulo de conceptos demoledores, y si no vean: nos habla de desigualdad de sexos para que tengamos en cuenta los problemas que tiene un simple empleo femenino (parcial, precario o sumergido), de unos salarios que son más bajos para la mujer, el problema de compatibilizar el trabajo con las tareas del hogar y del cuidado (que siempre les toca a ellas), y para terminar Hacienda, pensemos en la declaración conjunta que puede desincentivar el trabajo femenino. Si todo esto os parece una exageración leer el libro, capitulo a capitulo.

Y uno se pegunta: ¿Cómo darle salida a tanto despropósito? De hecho, ¿hay alguna posibilidad de salir de este agujero negro? Si nos damos cuenta que por encima del Banco de España está el europeo, después el FMI y finalmente el Departamento del Tesoro americano pues nos tenemos que echar a temblar con tanta losa que nos oprime. Pero bueno, un poco de esperanza y ahí está de nuevo Pazos hablándonos de las Políticas Públicas, que si bien es cierto que reflejan y potencia determinados estructuras y valores, los machistas y economicistas, bien podrían modificar el curso de los tiempos en el caso ideal de que un día nos despertáramos y el neoliberalismo hubiera desaparecido. Podríamos empezar a percibir cómo la dominación masculina desaparece de la economía, de las relaciones internacionales, de la educación, de los medios de comunicación, de la moda y hasta del deporte.

No esperéis encontraros un libro simplón y de argumentaciones gratuitas en el que lo que prima son las soflamas, no hay ninguna os lo advierto, pero como lo empecéis puedo aseguraros que no lo vais a soltar hasta el final, es incluso posible que toméis notas.

Gracias María por tu libro.


[1] Paco Rozas es licenciado en Sociología y experto en medios audiovisuales.

Read Full Post »

Por Isabel Izquierdo y Ángeles Briñón 

Isabel-IzquierdoIsabel: La maternidad ha sido un concepto controvertido durante mi desarrollo. Aprendí a cuidar utilizando muñecos e interpretando sus necesidades con imaginación; y digo aprender, porque no nací sabiendo cuidar. Con el tiempo he podido ver que ser madre o padre implica estar inserto en un complejo entramado de contextos (empresa, Estado y familia) que pueden o no facilitar el proceso.

Me aterra la idea de poder ser discriminada laboralmente no sólo porque sea mujer y algún día puede que intente ser madre, sino porque el ordenamiento jurídico del Estado Español configura una estructura legislativa perversa que da lugar a que las empresas consideren que soy mano de obra de alto riesgo por implicar la posibilidad de ser madre con un permiso de dieciséis semanas, mientras que si fuera padre serían dos.

El día que decida ser madre, quiero contar con la posibilidad de que la persona con la que inicio ese proyecto común también pueda realizar la transición al cuidado conmigo en las mismas condiciones y poder crear familia desde la corresponsabilidad.

Ángeles-BriñónÁngeles: Fui madre en una época en que la obligación de cuidar recaía, salvo escasas excepciones, en las mujeres. No importaba si trabajábamos fuera de casa o no: cuidar de la familia era cosa nuestra. Fuimos muchas las que dejamos nuestro trabajo “por un tiempo” para dedicarnos a cuidar de nuestras criaturas, o que trabajamos fuera y dentro de casa desarrollando una doble jornada laboral. Los hombres que cuidaban eran una excepción que se ponía de ejemplo. ¿Qué sucede ahora? La esperanza de vida ha aumentado considerablemente y las mujeres que cuidamos de nuestras criaturas seguimos cuidando, ahora a nuestras madres y padres.

Al igual que a Isabel me horroriza pensar que las jóvenes hoy se encuentren en la misma encrucijada: ser mujer sigue siendo un hándicap para desarrollar una carrera profesional: están sobradamente preparadas, pero las empresas siguen penalizándolas por el mero hecho de que un día puedan ser madres.

Pertenecemos a dos generaciones distintas, pero tanto Ángeles como Isabel pensamos que la incorporación de la mujer al mercado laboral ha producido cambios importantes en la organización y gestión de las familias. Las dos creemos que, a pesar de la aparente igualdad de oportunidades, la transición a la maternidad y paternidad no es equivalente porque los permisos no son iguales.

La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles por Nacimiento o Adopción, PPiiNA, a la que ambas pertenecemos, ha elaborado una Proposición de Ley de Reforma de los Permisos. Esta proposición permite el abordaje de esta diferenciación sistemática entre padres y madres reivindicando los permisos iguales, intransferibles y pagados al 100%. Registrada hace un año en el Congreso, y aprobada por unanimidad, sigue sin ser debatida.

Junto al resto de compañeras y compañeros de la PPiiNA, las dos participamos el pasado 1 de junio en un flashmob en la Puerta del Sol para reivindicar una maternidad /paternidad corresponsable. El acto coincidió con la celebración, por primera vez, del Día Internacional de las Madres y Los Padres“, aprobado el pasado octubre por la ONU. Pero el contexto actual en España no facilita que éste día sea una celebración, sino un día de reivindicación por los derechos iguales de padres y madres.

Ángeles Briñón es socióloga. Experta en igualdad y conciliación. Como emprendedora crea Brizas Audigen, S.L., empresa que elabora materiales e imparte cursos sobre igualdad de oportunidades adaptados a las necesidades de cada entidad. Asesora a empresas en la elaboración de Planes de Igualdad. 

Isabel Izquierdo es Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente cursa el Master en metodología de las ciencias del comportamiento y de la salud (UAM) y el Master en Salud Sexual y Sexología Clínica (UNED). Ha colaborado como investigadora en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y en la Universidad Autónoma de Madrid.

Artículo publicado en http://blogs.20minutos.es/mas-de-la-mitad/2013/06/06/iguales-e-intransferibles-los-permisos-por-nacimiento-o-adopcion/

Read Full Post »

“La violencia contra las mujeres continúa siendo una epidemia global que mata, lastima y perjudica física, psicológica, sexual y económicamente a millones de mujeres de todas las edades. Para decirlo alto y claro: es una violación de los derechos humanos negarle a las mujeres la igualdad, la seguridad, la dignidad y las libertades fundamentales”.

Empoderamiento de las Mujeres

Violencia machista

Escribo este post después de leer esta noticia: De lo terrible de la violación sacas algo bueno, que es un hijo“. ¿Qué podemos decir de semejante aberración? Esta es sólo una de las perlas de esta profesora de periodismo que también dijo: “las mujeres maltratadas no deben separarse porque eso es amor”. Es de destacar el rechazo que han producido en el alumnado estas declaraciones.

Leer estos comentarios, cuando en los últimos días varias mujeres han sido asesinadas víctimas de la violencia machista en nuestro país, y cuando podemos ver otras noticias relacionadas con la violencia que se ejerce sobre las mujeres en otras partes del mundo, demuestra que la violencia contra las mujeres no se eliminará mientras haya personas e instituciones que la justifiquen o la dignifiquen. Veamos algunos titulares de prensa:

Dos mujeres mueren en Écija y Reus por violencia de género.  Una mujer de 33 años, de Oliva (Valencia), y madre de un hijo de ocho ha sido asesinada esta madrugada. Cae una red que prostituía a mujeres bajo amenazas de vudú en Málaga. Una turista salta del balcón de un hotel huyendo de una agresión sexual en India. La ONU denuncia el aumento del tráfico de mujeres a China para casarse.

Estas noticias son un pequeño ejemplo de las que casi a diario leemos o escuchamos en los medios de comunicación y bien sabemos que estos casos son los que salen a la luz, que hay muchos más que pasan desapercibidos, bien porque las mujeres que son explotadas, maltratadas, etc., guardan silencio, bien porque la prensa ni siquiera las considera de interés.

Hace unos días 130 países han aprobado una declaración conjunta en Naciones Unidas que condena con firmeza la violencia contra las mujeres y niñas en el mundo. No obstante algunos países se han mostrados reticentes a firmar dicho documento porque hacía referencia a los derechos reproductivos. Ensalzar la maternidad es la escusa que se busca para recortar el derecho de las mujeres a decidir si desean ser madres. La falsa defensa de la maternidad se demuestra cuando el mismo hecho que se ensalza se penaliza. Se encumbra a las madres, pero no se apoya a las mujeres que tienen hijas o hijos en solitario.

El asesinato de mujeres es consecuencia de la situación de desigualdad que sufren. Trabajar por la igualdad de oportunidades no es una cuestión baladí que podamos dejar de lado y menos aún decir que “con la crisis que tenemos hay cosas más importantes”. Trabajar por la igualdad es luchar por la eliminación de la violencia de género, es defender que las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos e implica asumir que existen diferencias a la hora de enfrentar el empleo.

Sabemos que la crisis afecta de forma diferencial a las mujeres y por ello debemos reclamar a los poderes públicos que tomen conciencia de esta situación y pongan los medios para cambiarla esta triste realidad.

Cuando voy a colgar este post leo otra terrible noticia: Una profesora paquistaní es asesinada por dar clase a niñas. 

Read Full Post »

Esta película narra las relaciones entre mujeres de diferentes clases sociales y etnias, Mississippi, años 60. La protagonista, Skeeter, es una joven que vuelve a su ciudad tras finalizar sus estudios y se tiene que enfrentar a las críticas de su madre y de sus amigas porque no está casada ni tiene novio. Busca un empleo pero su entorno piensa que lo hace para encontrar marido. El resto de sus amigas ya están casada, tienen hijas/os y se empeñan en buscarle una pareja. Una de ellas es la que dirige y organiza, la que impone las normas que las demás se ven obligadas a seguir. Es el grupo de las señoras.

Junto a ellas vemos a otras mujeres, las criadas, mujeres negras sometidas a todo tipo de desprecios, de discriminación. No se les permite utilizar los baños de la casa por miedo a que contagien enfermedades, pero sin embargo son ellas las que cuidan a niñas y niños, quienes las han cuidado a ellas mismas.

Las humillaciones que sufren las criadas son vistas con asombro por la protagonista, que mantiene el recuerdo entrañable de la mujer que la crio, la criada negra de su familia. Cuando pregunta por ella su madre, ésta cuenta que se fue a vivir con su hija y otras ambigüedades, que irá descubriendo que no son ciertas.

El afán de Skeeter por ser escritora la lleva a proponer a una de las criadas, Aibileen, considerada la mejor cocinera, escribir su punto de vista sobre las familias, qué piensa, cómo se siente. Para Aibileen es difícil hablar de cómo se siente y lo escribe para poder contarlo. Esta experiencia la cambiará la vida, dice: “Nadie me había preguntado qué se sentía siendo yo… Cuando conté la verdad sobre ello, me sentí libre”.

La historia da un nuevo giro con otra de las criadas, Minny, que al ser despedida decide participar, contar su historia, que como ella dice son muchas historias. Vemos el maltrato que sufre en su propia casa, su fuerza, su empuje, sirviendo en una familia y cuidando de sus hijas/os, es la demostración de que a pesar de vivir sometidas, humilladas, son mujeres con fuerza interior, con una entidad que en ningún momento demuestran tener “las señoras”, que viven sometidas a las normas sociales, a la amiga déspota que les impone normas como: a quién deben despedir o cómo deben organizar sus casas.

El cariño que Aibileen demuestra por la niña que cuida, a quien su madre no demuestra afecto, junto con la seguridad que la transmite, da un idea de su entidad personal y pone de manifiesto lo que en un momento dice  Skeerter: “A mí me crio una mujer negra y he visto lo sencillo y lo complejo que puede ser”.

“¿Sabías cuando eras niña que ibas a ser criada? ¿No sueñas con ser otra cosa?” A esta última pregunta Aibileen no se atreve a responder con palabras, simplemente afirma con la cabeza. Sus sueños son muy lejanos, están por encima de las posibilidades de una mujer negra, una criada. Pero la oportunidad que se le brinda le hace recordar lo que su hijo fallecido decía “en esta familia va a ver un escritor, yo pensaba que sería él, pero parece que seré yo”. Lo dice con orgullo, se le ilumina la cara. Escribir el libro supone una liberación para ella, para Skeeter y para todas las criadas que se deciden a participar.

La relación que se establece entre Minny y Celia, su nueva “señora”, es un rayo de esperanza, es una oportunidad para ambas que se complementan y apoyan dejando a un lado los roles que la sociedad trata de imponerles.

Viendo la película pensaba lo fácil que es criticar la semiesclavitud en la que viven estas mujeres, en lo fácil que es criticar, pero olvidamos las mujeres inmigrantes que cuidan cada día de niñas y  niños mientras dejan a las/os suyas/os en sus países de origen o sin atención en sus casas porque como dice Aibileen: “mi madre fue criada, mi abuela fue esclava…”. El origen y el color de la piel siguen siendo en nuestra sociedad causa de discriminación.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.119 seguidores

%d personas les gusta esto: