Feeds:
Entradas
Comentarios

Las noticias sobre la explotación de mujeres son tan cotidianas que terminan viéndose como algo normal. Para que sean noticia tienen que darse situaciones un poco diferentes, es decir, que los contextos sean extremos y sirvan de detonante. Algunos ejemplos.

Violencia MachistaUn empresario organiza orgías para políticos a cambio de favores. Fiestas con prostitutas, drogas y alcohol en la que los asistentes no pagaban nada. Agentes de la policía también tenían sexo gratis. Algunas de las mujeres que eran obligadas a mantener relaciones sexuales eran menores.

Unos futbolistas han sido acusados de participar en “fiestas” donde las mujeres eran humilladas por grupos de hombres. Eran prostitutas, es la justificación que se esgrime para defender que unos hombres jóvenes, sobrados de dinero, vayan en grupo a burdeles a someter y humillar a mujeres a quienes contrataban por medio de un conocido traficante y proxeneta. No importa que sean menores, todo vale para demostrar su virilidad. Lo que más preocupaba al mundo del fútbol era que no rindieran en el campo, lo que hubieran hecho era cosa suya.

¿Nos extrañamos luego de que se siga agrediendo a mujeres, que se las trate como objetos?

Un cura confiesa que abusó y violó a una niña, una monaguilla, durante años. “Le deseo lo mejor a esta señora y a su familia, nunca he tenido rabia de ningún tipo, les deseo desde ahora y para siempre lo mejor”, ha declarado el ex-sacerdote. Yo ya estoy más tranquila.

Un padre abusaba de su hija de 9 años. Es duro leer que para evitar conflictos, la madre tenía prohibido ir al colegio los días en los que el padre debía recogerla. La niña lloraba delante de la policía porque no quería irse con él. En una visita a pediatría con escozores de orina la niña había declarado que le pasaba “desde que papá me arañó con la uña”. ¿Cómo se puede archivar un caso con estos antecedentes? El progenitor declaró a la policía “prefiero verla muerta a no verla porque esto ya es insoportable”. Tiene que ser la niña quien grabe al hombre admitiendo los abusos para que se actúe.

Casos de abusos a menores por parte de familiares son más comunes de lo que queremos ver. Pero claro, las cosas escabrosas se dirimen en la familia. El lema “lo personal es político”, deberíamos tenerlo siempre presente.

En las fiestas de San Fermín cinco jóvenes han sido detenidos por una agresión sexual. La vigilancia este año no ha impedido que de nuevo las mujeres vean mermada su libertad porque ellos consideran que el espacio público es suyo. Ya se justificará la agresión diciendo que habían bebido mucho o que habían ingerido drogas. No obstante, es importante señalar que este año sí se ha tomado en serio poner fin a los abusos que eran cotidianos otros años.

Contra las agresiones machistas

Pero cuando escribo este artículo, leo que ha habido otras cuatro detenciones, tres por acoso y una por lesiones. ¿Cómo es posible que las agresiones machistas no cesen?

Un cantante se permitió insultar a la Vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, llamándola descerebrada, inculta, mal nacida, alemana. No es la primera vez que el sujeto en cuestión insulta, pero él considera que fue un “desahogo personal”, ha pedido disculpas y “pelillos a la mar”, hasta la siguiente.

Son sólo algunos ejemplos de los abusos y violaciones que sufren las mujeres, ya sea porque los hombres están en una posición de poder, caso del cura, o porque al ser sus esposas o hijas, los hombres siguen considerando que son meros objetos para su disfrute, son su propiedad.

No podemos olvidar los asesinatos machistas que no cesan. La constante agresión a mujeres por parte de sus parejas o exparejas, es algo tan cotidiano que se ha normalizado. Casi a diario leemos en la prensa que una mujer ha sido asesinada, que ha sufrido acoso o ha sido golpeada sin que la sociedad se conmueva”. ¿Cómo es posible que durante la última campaña electoral varias mujeres hayan sido asesinadas y, salvo alguna excepción, los partidos políticos hayan seguido su campaña como si nada?

Hoy mismo una mujer ha sido asesinada y otra está en estado grave tras ser apuñalada por su expareja. ¿Para cuándo un compromiso de los partidos políticos contra esta masacre de mujeres?

No podemos, pues, extrañarnos de que las jóvenes vean normal que sus novios las controlen el móvil, la ropa que se ponen o con quien salen. El “amor” lo justifica todo y va creando un tipo de relaciones de sometimiento que tiene graves consecuencias. Mientras la sociedad tolere que una sola mujer sea agredida, sea maltratada, la violencia machista no cesará.

Los medios de comunicación tienen una importante tarea a la hora de informar sobre los asesinatos o las agresiones machistas. Con demasiada frecuencia banalizan la información, dan informaciones equívocas que, a veces, ponen a las víctimas como responsables de haber sido violadas, agredidas, mientras que a los agresores se les presenta como “hombres normales” que estaban pasando una crisis, estaban bebidos, etc. No nos equivoquemos, la violencia machista es el más claro ejemplo de que la sociedad aún ve con cierta normalidad que “el hombre” domine a la mujer.

El Instituto de Estudios Fiscales organiza un Seminario sobre Políticas Públicas y Brecha Salarial de Género el día 30 de Mayo de 2016 en Madrid. Se celebrará en Avda. Cardenal Herrera Oria, 378 de 16:00-19:45.

Es necesario apuntarse:

angeles.vidal@ief.minhap.es

liliana.pacheco@ief.minhap.es

 

Programa:

16:00. Presentación: Director del IEF

16:15 a 17:00. ¿Cuál es el problema?

Factores de la brecha salarial de género. Coral del Río Otero. Universidad de Vigo.

Brecha salarial y brecha de cuidados. Teresa Torns Martín. Centro de investigación QUIT de la Universidad Autónoma de Barcelona.

17:00 a 17:45. Presentación de algunos casos

Camareras de Piso. Ana Lucía Nacher Cobo. Portavoz del Colectivo de Camareras de Piso “Las Kellys” de Lanzarote

Empleadas de Hogar. Isabel Otxoa Crespo. Universidad del País Vasco y portavoz de la Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia.

Cuidadoras “Informales”. Ángeles Briñón García. Asesora en igualdad de oportunidades, conciliación y corresponsabilidad.

17:45 a 18;15. Descanso

18:15 a 18:45. Propuestas para eliminar la brecha salarial de género

Priya Álvarez Castiñeiras. Departamento de Evaluación de ONU Mujeres

María Pazos Morán. Instituto de Estudios Fiscales.

18:45 a 19:30. Debate general.

19:30. Clausura. Ministerio de Empleo y Seguridad Social

A pesar de los muchos avances en igualdad de derechos entre mujeres y hombres, no podemos olvidar que vivimos en una sociedad patriarcal y, como consecuencia, los derechos de los hombres siguen siendo prioritarios, de forma más o menos explícita. Un ejemplo es la gestación subrogada, maternidad subrogada o vientres de alquiler, los términos con los que se denomina el hecho de que una mujer se quede embaraza por encargo de otra persona o personas, renunciando a sus derechos como madre, generalmente a cambio de dinero.

Vientres de alquilerEstos días se ha celebrado en Madrid una feria de gestación subrogada, lo que ha provocado que se escriban muchos artículos sobre el tema, bien sea defendiendo o cuestionando esta práctica que está en el debate político y social. El hecho de que se hable de “feria” hace pensar que es un mercado de compra y venta, en este caso el producto es el cuerpo de las mujeres.

Lo que me ha llamado la atención estos días es leer artículos de hombres defendiendo la regulación de la gestación subrogada comparándola con la donación de órganos o con el derecho al aborto. Es un grave error confundir derechos con deseos, el hecho de que un hombre que no puede embarazarse desee tener descendencia, no es motivo suficiente para defender la regulación de esta práctica como si de un derecho se tratara y pretender justificarlo comparándolo con la donación de órganos o con el derecho de las mujeres a abortar, no tiene fundamento, son cuestiones distintas y sólo supone mezclar temas para enredar el debate.

La Plataforma “No somos Vasijas” señala que “El deseo de ser padres-madres y el ejercicio de la libertad no implica ningún derecho a tener hijos” y rechaza la regulación de los vientres de alquiler por considerar que el cuerpo de las mujeres no puede ser objeto de alquiler o compra.

Se apunta a menudo que algunas mujeres prestan su cuerpo de manera altruista para que otras personas o parejas que no pueden tener descendencia no se vean privadas del derecho a la maternidad o la paternidad. Sin negar que puedan existir caso asilados de mujeres que accedan a prestar su cuerpo, no debemos olvidar que la gestación subrogada es un negocio que mueve mucho dinero y que juega con la salud de las mujeres. Decía Alicia Mayares, en un artículo de Yolanda Martos, que “Desde el punto de vista ético, no se puede tomar el cuerpo de las mujeres como máquinas que fabrican hijos a gusto de los que pagan. Tras la compra-venta hay una gran mentira y una trampa que hace imposible aceptar esta práctica, porque se les niega a las mujeres su derecho a decidir si se quedan finalmente con el bebé”.

Hay que recordar que los mayores consumidores de esta práctica, es decir, quienes de forma mayoritaria alquilan vientres para tener descendencia propia, son hombres con alto poder adquisitivo.  Quienes pueden viajan a Estados Unidos o Gran Bretaña donde existe regulación y pagan 100.000€ y quienes disponen de menos recursos van a “Nepal, a India, o a otros países donde los derechos de las mujeres con frecuencia son pisoteados y donde existen auténticas “granjas” en las que decenas de gestantes son explotadas económicamente como meras ‘incubadoras’ de los hijos de otros”.

Quienes defienden la regulación parecen considerar que ser madre es tan bello que las mujeres pueden desear serlo sólo para complacer el deseo de otras personas de forma altruista, porque claro defender que se pague un precio por ello supone aceptar que se comercializa con el cuerpo de las mujeres. Yo les preguntaría qué piensan de la discriminación que sufren las mujeres por ser madres, ¿trabajarán para que se elimine?

¿Por qué cuando se trata del cuerpo de las mujeres los hombres se consideran con derecho a decidir?, ¿Por qué se considera justificado que una mujer pueda alquilar su cuerpo para satisfacer el deseo de otras personas?, quienes así piensan ¿creen de verdad que las mujeres se van a someterse a técnicas de fecundación, con los problemas que ello puede acarrear y después entregar a su hija o hijo o otra persona o personas?

Lo que me preocupa es que cuando se trata de regular sobre el cuerpo de las mujeres, se buscan justificaciones de todo tipo para lograrlo y no lo olvidemos, los hombres tienen el poder político y económico.

Me uno a la Campaña de la Plataforma por Permisos Iguales e Intrasferibles, PPiiNA, #YDejateDePlanchas

Un año más, la PPiiNA pone en marcha su campaña por el día de las Madres, para reivindicar que el mejor regalo que se les puede hacer es un presente y un futuro igualitario.

¡Qué mejor regalo para una madre que la igualdad y las responsabilidades equilibradas!

Con permisos para cada progenitor/a iguales en duración, con la misma parte obligatoria, intransferibles y remunerados al 100%, se lanzaría un mensaje positivo a la sociedad de que el cuidado es tanto cuestión de los hombres como de las mujeres.

Dia_madres_ppiina_2011

¿Dónde conseguirlo? En la PPiiNA

Permisos Iguales e Intransferibles … y DÉJATE DE PLANCHAS!!!

Nunca he entendido que mujeres que se definen como  feministas ataquen los planteamientos de otras mujeres u organizaciones que trabajan para que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos. Históricamente el movimiento feminista ha tenido diferentes maneras de enfrentar los problemas que sufrimos las mujeres, pero siempre queda la esperanza de que vayamos limando asperezas y tendiendo puentes para trabajar juntas en aras de lograr una igualdad de derechos que la sociedad patriarcal nos sigue negando.

 Desde hace años soy activista de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles por Nacimiento o Adopción, PPiiNA. Las siglas, que parecen no gustar a Alicia Murillo, para mi tienen un significado importante, lo menos que puedo esperar de una mujer que se define como feminista es que respete el nombre que un grupo de personas hemos decidido adoptar. En cualquier caso lo importante es el objetivo, no el acrónimo.

 Dice Murillo que en los vídeos de PPiiNA se ven mujeres de clase alta que ya no están en edad de quedarse embarazadas y a hombres burgueses diciendo a mujeres fértiles y precarias cómo debemos organizar nuestra maternidad”. Como se da la circunstancia de que aparezco en las fotos y vídeos de difusión que juzga la mencionada persona, me pregunto de dónde ha sacado la información de las personas que en ellas aparecemos. ¿Mujer de clase alta y hombres burgueses? La verdad es que esta crítica más que ofender produce risa.

 Dice también que somos mujeres que no estamos en edad de procrear; mira, en lo que a mí respecta tiene razón, pero a pesar de la edad parece que tengo una mente más abierta que Alicia Murillo y no dejo que ni el género ni la edad me condicionen. Además este argumento lleva a la conclusión de que, por ejemplo, una persona que no sea pensionista no podrá reclamar una pensión justa, o quién no tenga una persona dependiente a su cargo no pueda exigir atención adecuada para las personas dependientes. El reduccionismo que implica este planteamiento es tan insostenible que cualquiera que se pare a pensar en ello verá la falta de fundamento que tiene.

Me ha dolido que critique a Amelia Valcárcel, una mujer que es un referente para muchas mujeres y que tiene una reconocida trayectoria dentro del feminismo. Esta manera de cuestionar su planteamiento, ¿es porque apoya a la PPiiNA o hay algo más sutil que está encubierto? Son muchas las mujeres y organizaciones feministas que apoyan nuestra reivindicación, ¿es eso lo que molesta a Alicia Murillo?

No es de recibo una crítica tan fuera de contexto y tan injustificada a la labor de un grupo de personas que trabajan, sin ningún tipo de remuneración, por un permiso de paternidad que sea igual al de maternidad. Es una reivindicación que no espera solucionar todos los problemas que las mujeres tenemos, pero sí estoy convencida de que si logramos que los hombres, los padres, se implique en el cuidado de sus hijas e hijos en el momento del nacimiento, será un paso muy importante para limitar los roles de género que asignan a las mujeres el cuidado de sus criaturas y como consecuencia son discriminadas, no sólo en el mercado laboral, sino en todas las facetas de su vida.

Por si no lo sabe Alicia Murillo en la PPiiNA, cada vez me gusta más nombrarla, trabajamos mujeres que vivimos en parejas heterosexuales, mujeres y hombres homosexuales, mujeres que cuidan solas a sus hijas o hijos, mujeres jóvenes que han tomado la decisión de no ser madres, mujeres que no estamos en edad de procrear pero que queremos una sociedad más justa y equitativa para todas las personas, que queremos que nuestras hijas tenga el derecho de decidir sobre su vida, sobre su cuerpo, pero que también trabajamos para que nuestros hijos  olviden el machismo que sigue imperando en nuestra sociedad y se comprometan en el cuidado de sus hijas e hijos, si deciden ser padres. De verdad que en la PPiiNA no pretendernos imponerles ser padres.

Una mujer puede decidir contar al mundo cómo educar a su hija/o, decidir si da el pecho 6-12 meses o si decide no dárselo, la decisión de cada mujer es una cuestión personal, pero lo que sí podemos y debemos analizar, son las implicaciones que el ser mujer tiene en la sociedad actual. Las trampas que la sociedad machista, en la que vivimos, tiene para las mujeres están amparadas por la legislación que dicho sistema social impone. Es una realidad que las mujeres sufren discriminación por el hecho de ser madres, o por el simple hecho de que podamos serlo.

No voy a entrar a rebatir los planteamientos teóricos que haces, supuestamente contrarrestando los de la PPiiNA, porque no tiene nada que ver lo que argumentas con lo que planteamos,  tergiversas las ideas y haces un refrito para criticar sin ningún fundamento. Lo que sí te pido es que tengas respeto a la PPiiNA y a las personas que la componen. Como mujer, como feminista, como ppiinera, trabajo por conseguir una sociedad donde la igualdad de derechos sea real, quiero la mitad de todo, como dice Amelia Valcárcel. Exigir derechos para las mujeres no implica negar los que deban los hombres, una vez más pregunto a Alicia Murillo, ¿no quiere que sus hijos tengan derecho a decidir cómo educar a sus hijas/os, si deciden ser padres?

Lugar: Plaza de los Cubos (Calle Princesa, 3) CP. 28043 (Madrid)

Metro: Plaza España (Juzgados de lo Social de Madrid)
Día: Martes, 15 de marzo de 2016
Hora: 11 horas

PPiiNALa Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles y pagados al 100%, PPiiNA, avala la demanda que un grupo de padres indignados contra la Seguridad Social, para exigir el derecho a cuidar a sus criaturas desde el momento del nacimiento.

Los padres se personarán el próximo 15 de marzo ante el Juzgado de lo Social de Madrid para exigir su derecho a cuidar de sus bebés. Acompañados de sus familias, de sus representantes legales y de miembros de la PPIINA, comenzarán a actuar y explicarán cómo se han visto obligados a llegar a este extremo.

La PPIINA denuncia que estas acciones podrían haberse evitado si la reforma que propone no llevara 4 años bloqueada por el Congreso. Sobre la reforma de los permisos

La Proposición de Ley de la PPIINA, registrada en el Congreso de los Diputados desde Junio de 2012, declara el objetivo de equiparación del permiso de paternidad a 16 semanas, con carácter intransferible en su totalidad, y establece un calendario completo hasta ese objetivo. Esta reforma es la única que permite, y potencia, que los padres se ocupen de sus criaturas el mismo tiempo que las madres, y que ninguna persona tenga que ver mermados sus ingresos. El Congreso de los Diputados reconoció su necesidad mediante una Proposición No de Ley en Octubre de 2012, pero sigue sin tramitarla.

 

Confirmación de asistencia, más información y entrevistas:Arantza De Castro, Jefa de Prensa
619.62.60.50
gabineteprensa@igualeseintransferibles.org
Twitter: @aranypunto

 

 

8 de marzo Día Internacional de las Mujeres

Un año más llega el 8 de marzo y hay que hacer balance, hay que preguntarse si por fin el Día Internacional de las Mujeres es un día para celebrar o si por el contrario, tenemos que seguir reivindicando que las mujeres debemos tener los mismos derechos que los hombres. Como este año tenemos tan cerca el debate de investidura, vamos a analizar si hemos avanzado en representación política.

La actual legislatura cuenta con un 39,4% de mujeres, la cifra más alta desde las elecciones de 1979. Aunque no se llega a la igualdad el avance es importante y hay que celebrarlo. Por otro lado, de las 17 Comisiones Permanentes Legislativas del Congreso de los Diputados, sólo una está presidida por una mujer y es fácil adivinar cuál es: la Comisión de Igualdad. ¿Por qué no puede presidir una mujer la de Economía y Competitividad, por poner un ejemplo? ¿No hay mujeres en el Parlamento suficientemente formadas para ello? ¿O puede ser que los partidos políticos se limitan a cumplir la legislación, paridad en las listas, pero luego siguen con los “pactos entre pares”, que decía Celia Amorós?. Primer dato negativo.

En el debate de investidura, de los 17 ponentes sólo tres fueron mujeres. Claro, los cabeza de lista de las formaciones políticas eran hombres en su mayoría y eran hombres los que se presentaban a la presidencia del gobierno. Las mujeres, segundonas en las listas para el 20-D, decía un titular de prensa. Con estos antecedentes no podíamos esperar mucho. Tanto hombre en la tribuna no auguraba nada bueno, como hemos podido constatar, en algunos momentos parecía que estaban midiendo sus fuerzas como machos alfa, más que presentando propuestas. No es bueno generalizar y por ello hay que destacar que ha habido honrosas excepciones, pero ello no es óbice para cuestionar gestos y actitudes que ponen en evidencia que el poder masculino sigue dominando la política.

Juntas podemosEstos días se organizan actos para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres, visto de forma aislada parecería que la igualdad de derechos de las mujeres es una prioridad política en nuestro país, pero ha sido suficiente ahondar un poco para volver de nuevo a cuestionar si no es más que una pantalla, una pantomima que pocas consecuencias positivas acarrea.

Veamos otros aspectos de calado. La violencia machista es una cruel realidad que cada día nos vemos obligadas a denunciar y sin embargo, las propuestas para erradicarla y prevenirla son, en algunos casos, equívocas y en otros claramente suponen un retroceso. La maternidad discrimina y una de las causas es que las mujeres se apartan del mercado laboral al menos 16 semanas, lo que supone que son vistas como “menos disponibles” para el empleo. Los partidos políticos han declarado, en muchas ocasiones, la necesidad de que los permisos de maternidad y paternidad sean iguales intransferibles y pagados al 100%, como lleva años reivindicando la Plataforma PPiiNA, para eliminar los roles de género que tanto perjudican a las mujeres. Sin embargo, encontramos propuestas, que bajo la apariencia de avanzar, proponen medidas que consolidan la discriminación de género, al perpetuar el papel cuidador de las mujeres, como ha denunciado la PPiiNA.

Podemos seguir hablando de la brecha salarial de género que sigue aumentando; de la tasa de paro de las mujeres que es muy superior a la de los hombres, 19,49% los hombres, frente al 22,52% de las mujeres, es decir, menos empleo y peor remunerado; de la Ley de Dependencia que tanto afecta a las mujeres, porque no lo olvidemos, “cuidar tiene nombre de mujer. Y qué nos encontramos, que no hay verdaderas medidas para paliar las desigualdades y discriminaciones que sufrimos las mujeres.

Por eso debemos concluir que NO, que el 8 de marzo no es día de celebraciones, que el patriarcado sigue imperando y que un año más es un día para reivindicar igualdad de derechos.

12715496_640224452784903_475105929263042769_n

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.890 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: