Feeds:
Entradas
Comentarios

El 22 de febrero se celebra el ‘Día Internacional por la Igualdad Salarial’, pero este año el debate ha comenzado pronto debido a que el presidente del gobierno ha demostrado una falta de sensibilidad que no tiene justificación ante la discriminación que sufren las mujeres. Parece que el hecho de que en España las mujeres cobren de media entre el 14,9% y el 35,7%, menos que los hombres, no parece ser cosa del gobierno. Esto queda reflejado en el siguiente gráfico, en función los datos que tomemos como referencia: salario/hora o ingresos anuales.

Brecha Salarial de Género

Elaboración propia a partir de datos de  Eurostat

Las mujeres cobran menos que los hombres por realizar tareas similares. Hace unos meses el Tribunal Superior de Justicia de Canarias declaró nulo por discriminación de género el pacto salarial de un hotel de Tenerife por considerar que el plus que recibían los camareros de sala, 85% hombres, discriminaba a las camareras de piso, 92% mujeres. Aquí estaríamos hablando de salario/hora y situaciones como ésta son bastante comunes.

Siempre que se habla de brecha salarial de género la pregunta obligada es por qué esta discriminación. Es más, se argumenta que las mujeres se han incorporado más tarde al trabajo remunerado y que la diferencia se igualará con el paso del tiempo, o se duda de que las mujeres cobren menos que los hombres. Se suele decir ‘en mi empresa las mujeres cobramos igual que los hombres’,  pero hay muchos aspectos que subyacen al computar el salario y que son más comunes de lo que creemos. Veamos:

  • Las mujeres ocupan puestos peor remunerados y que no se corresponden con su formación académica.
  • Los trabajos realizados por las mujeres están peor valorados económica y socialmente.
  • Las mujeres trabajan a media jornada en mayor medida que los hombres.
  • Los puestos de mayor responsabilidad están ocupados por hombres, son ellos los que deciden quien promociona, quien cobra pluses, etc.

En definitiva, el poder económico está en manos masculinas y, una vez más, debemos recordar a Celia Amorós cuando habla de los ‘pactos entre pares’. La ‘brecha salarial total’ se debe a estos factores y como hemos visto es donde la diferencia salarial es mayor.

Una de las principales causas de la desigualdad salarial es la diferencia en el uso del tiempo de mujeres y de hombres. Las mujeres siguen empleando mucho más tiempo en trabajos no remunerados que los hombres. Son ellas las encargadas del cuidar a sus criaturas al nacer y como consecuencia las empresas las consideran como menos disponibles para el empleo. Es decir, que la maternidad discrimina. Por el contrario ser padres supone un plus.

¿Para cuándo permisos de maternidad/paternidad iguales e intransferibles como viene defendiendo desde hace años la Plataforma PPiiNA? Algunos partidos llevan en su programa electoral esta propuesta, pero parece que les cuesta llevar la Proposición de Ley que tiene elaborada la PPiiNA al Pleno del Congreso. ¿Hasta cuándo vamos a tener que esperar por una medida que se sabe posibilitará el cambio de roles de género?

La brecha salarial entre mujeres y hombres no tiene justificación y no puede esperarse que las diferencias vayan desapareciendo de forma gradual. Según el Informe Mundial sobre la brecha de género de 2017, a nivel mundial la brecha salarial de género se está ampliando. Es, pues, necesario que se tomen medidas y que se penalice el incumplimiento de la ley. No se entiende que se vea mal sancionar a las empresas que incumplan la legislación en materia de igualdad, cuando en cualquier otra cuestión las sanciones son lo normal.

Un salario menor influye en el hoy y en el mañana, la esperanza de vida es cada vez más elevada y la pensión de jubilación de las mujeres es inferior a la de los hombres, según UGT un 37%. Además, separarse del trabajo remunerado para ocuparse de la familia supone que, en muchos casos, las mujeres no llegan a cotizar para cobrar una pensión contributiva, viéndose abocadas a vivir muchos años de forma precaria.

 

Anuncios

Ya pasaron los premios Goya, una gala aburrida y machista donde las haya y eso que se publicitaba como ‘los Goya feministas’. Nada más lejos de la realidad lo que pudimos ver esa noche. En principio, porque dudo mucho que una gala de estas características se pueda denominar como “feminista”, podemos decir que fue más o menos reivindicativa, pero feminista me cuesta verlo.

#MASMUJERES

#Goya2018

Las mujeres y los hombres desfilaron con sus mejores galas, ellas vestidas de diseño, ellos de smoking o vestimentas similares. Pero de lo que se habla y mucho es de cómo visten las mujeres en estos eventos y se analiza hasta el más mínimo detalle, lo que no sucede con los hombres, ellos parece que van a trabajar de smoking todos los días. Pero está claro que dedican tiempo y dinero a decidir que ponerse. La diferencia es que de ellos no se habla. Primera discriminación.

El evento fue presentado por dos hombres, ninguna novedad, es lo que habitualmente sucede, pero que fueran mal hablados fue pasarse de la raya, que utilizaran un ‘lenguaje coloquial’ machista y pretendieran hacer concesiones a la galería con alguna sandez pretendidamente feminista, no tiene justificación. Llama la atención, o no…, la insistencia de los hombres hablando de sus genitales para hacerse los simpáticos, cuando en realidad se les ve como niños grandes llamando la atención. Segunda discriminación.

La ausencia de mujeres protagonistas durante la gala fue más que evidente. Los datos se pueden leer en cualquier artículo de los muchos que se han escrito sobre la entrega de premios, lo que si vimos fue a mujeres que entregaban premios, pocas los recibieron; normal si no estaban nominadas, se puede alegar, además es lógico que sean menos las nominadas puesto que ellas tienen menos posibilidades de dirigir, producir, escribir guiones, etc. No podía ser de otra manera.  Vamos por la tercera discriminación.

La gala de los Goya 2018 estaba precedida por la compaña #MÁSMUJERES promovida por la asociación CIMA,  Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales.

#MASMUJERES en guion y dirección, desde donde surgen las historias que luchan contra los estereotipos.

#MASMUJERES en los cargos de responsabilidad, equilibrando la estructura de nuestro cine. #MASMUJERES jefas de equipo en los puestos técnicos que rompan definitivamente con el cliché de la especialización.

#MASMUJERES que aporten la necesaria mirada femenina al mundo que compartimos.

#MASMUJERES

#Goya2018

Se vieron abanicos rojos, símbolo de la campaña, y discursos apoyando la reivindicación. A destacar el de Pepa Charro, la Terremoto de Alcorcón que, con datos, denunció la realidad del cine español. Es decir, la invisibilidad de las mujeres en las tareas que se consideran ‘cosa de hombres’. Para ellas quedan las tareas ‘propias de su sexo’. Leticia Dolera dijo: “Nosotras somos la mitad del mundo” y  respondió Paula Ortíz: “Y la mitad de la imaginación”. Ellas entregaron el premio a Carla Simón por su estupenda película ‘Verano de 1993’. Las tres celebraron el premio.

La vicepresidenta de la Academia, Nora Navas, recordó a la presidenta, Yvonne Blake, que estaba hospitalizada, con estas palabras: “La mayoría de la gente recuerda un premio Oscar cuando lo gana un actor. Pero muy pocos conocen el que ganó Yvonne Blake por vestir a los personajes que tanto nos emocionaron”.

Dijo también “Porque derrotando la superioridad de género derrotaremos el monstruo de la violencia contra las mujeres. Y debemos lograrlo todos juntos. Todas, juntas”. “Desde hoy y para siempre la Academia de Cine va a ser una referencia en términos de igualdad, respeto y oportunidad. Queremos transmitir a esos y esas adolescentes que hoy van al cine y sueñan con dedicarse a este oficio que no hay límites. Y que no basta con ponerse delante de una cámara. Que también necesitamos directoras, montadoras, guionistas, sonidistas, directoras de fotografía, scripts, compositoras… en igualdad de número que los hombres”. Esperemos que sea cierto.

Hay que decir que se hicieron críticas a la campaña dentro y fuera de la alfombra roja, mejor no mencionarlas, porque casi todas fueron hechas por hombres y suena a que buscaban protagonismo, o sea, que la mejor manera de chafarles es ignorar  sus palabras.

Hubo mujeres que no mencionaron la campaña durante su intervención en la gala, no sabemos sus motivos, por ello no entiendo que se haya criticado su decisión, por hombres claro. Cada persona decide el momento y el lugar de hacer pública su postura, puede ser durante la gala o puede decidir otro espacio y lugar. No pronunciarse en ese momento puede deberse a mil razones. Por ello criticar lo que hacen las mujeres, culpabilizarlas por su actitud, supone una vez más, marcar las pautas que las mujeres deben seguir, decir qué deben hacer, en qué momento hacerlo y, ya puestos, hasta pueden dictar su discurso.

#MASMUJERES

#Goya2018

Finalizo felicitando a Isabel Coixet, que una vez más recibió el premio a la mejor directora por su película “La librería”, que también recibió el premio a la mejor película y al mejor guión adaptado. Una buena película.

 

 

Onda Cero. Entrevista a Mariano Rajoy

No nos metamos en eso”, ha asegurado Mariano Rajoy cuando le han preguntado en una entrevista si se debe obligar por ley a las empresas a equiparar los sueldos de mujeres y hombres. Dice que “los gobernantes deben ser muy cautos a la hora de saber cuáles son sus competencias”.  El artículo 14 de la constitución dice:  Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Escuchando lo que dice el presidente caben varias opciones: 1) que no conoce la Constitución, 2) que no sabe lo que es discriminación, 3) que ha entendido literalmente dicho artículo y como habla de “los hombres” ha considerado que las mujeres no estamos incluidas en el texto constitucional, 4) que, como es habitual en él, hable sin pensar en lo que dice y sin pensar en la transcendencia de sus declaraciones, por señalar algunas de las muchas que se me ocurren.

En cualquier caso, avergüenza que el presidente del gobierno zanje un tema tan grave, como es  la brecha salarial de género, con semejante declaración. Tal vez no se haya enterado Rajoy que hay países que están tomándose muy en serio la discriminación salarial de las mujeres. Hay que recordarle que países como Islandia o Alemania van a sancionar a las empresas que discriminen a las mujeres. No creo que sea necesario explicarle al presidente que cobrar menos por realizar el mismo trabajo es una discriminación; por eso, al ser ellas quienes sufren esta, se llama  discriminación de género.

Podría informarse de estas cuestiones en la página del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, donde se dice:

“El derecho a la igualdad salarial y a la no discriminación retributiva entre mujeres y hombres es un derecho reconocido expresamente en la Constitución Española (artículo 35 CE), en la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo (artículo 5), y en el Estatuto de los Trabajadores, cuyo artículo 28 dispone:

“El empresario está obligado a pagar por la prestación de un trabajo de igual valor la misma retribución, satisfecha directa o indirectamente, y cualquiera que sea la naturaleza de la misma, salarial o extrasalarial, sin que pueda producirse discriminación alguna por razón de sexo en ninguno de los elementos o condiciones de aquélla.”

En el ámbito internacional, el Convenio 100 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT),  al objeto de promover y garantizar la aplicación del principio de igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor, conmina a los Estados a garantizar la aplicación del principio de igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor”.

Está claro que corresponde al Estado garantizar la igualdad salarial. ¿Qué funciones tiene Mariano Rajoy como presidente del gobierno? Al decir “los gobernantes deben ser muy cautos a la hora de saber cuáles son sus competencias”, parece “echar balones fuera”. De balones si parece estar mejor enterado, pues escuchando la entrevista habla del mundial de fútbol como si fuera cuestión de estado.

La última semana de 2017 tres mujeres fueron asesinadas y además fue detenido el asesino de  Diana Quer, que aunque oficialmente no se considere un asesinato machista sí lo es, pues fue un hombre quien la secuestro y la asesinó por ser mujer, por ir sola por la calle de noche, ¡¡que atrevimiento¡¡

Se ha hablado mucho de feminismo en el año que ha finalizado y, ciertamente, han ocurrido muchas cosas que han sido relevantes y que han supuesto un paso adelante en la reivindicaciones feministas. Recordemos, por ejemplo, las denuncias de las actrices de Hollywood del acoso a que habían  sido sometidas por los poderosos hombres de la industria del cine. La campaña #Metoo #YoTambién, ha supuesto que muchas mujeres se decidieran a denunciar el acoso sexual que habían sufrido, no importa donde desarrollaran su actividad profesional, pero han sido especialmente importantes las denuncias en el ámbito del cine o de la ciencia, porque mujeres de prestigio han alzado la voz para decir que no deben seguir permitiéndose los abusos de poder.

Porque no lo olvidemos, se trata de un acto de poder, del poder que la sociedad patriarcal otorga a los hombres sobre las mujeres. ¿Por qué si no tantos hombres asesinan a sus parejas cuando deciden separarse? ¿Por qué los jóvenes controlan a sus parejas a través de los móviles para saber dónde están, cómo visten? ¿Por qué llegan incluso a asesinar a sus hijos para infligir  más sufrimiento a las madres? Porque las consideran objetos de su propiedad, alguien que les debe respeto y obediencia. Tanto es así, tan imbuidos están los hombres de esta idea, que las y los jóvenes ven normal que ellos controlen lo que hacen ellas, porque por lo visto eso demuestra su interés, su amor.

Hay una cuestión que está siendo muy debatida estos días y es  cómo los medios de comunicación están denunciando la violencia machista. Inevitablemente casi es obligado hablar de las campanadas de fin de año cuando vimos en una cadena de Televisión que el presentador reclamaba el cese  de la violencia machista, lo hacía un hombres vestido con traje y capa, vaya bien abrigadito como corresponde al frío de la noche,  pero junto a él estaba una mujer que claramente pasaba frío. La miraba con admiración y dice que  le gusta su vestido, que está guapísima. ¿Cómo es posible? ¿Esto no es una actitud machista?

Mucho se ha hablado de otra mujer que presentó esa noche las campanadas, se declaró feminista alegando que lo era porque se vestía como quería. El “mito de la libre elección”  está tan arraigado que hasta puede parece que el juego mediático de la citada presentadora es una opción personal, no lo creo. Pero aunque así fuera, decir que su postura es muy feminista supone no tener ni idea de que es el feminismo. Porque sea cual sea la opción que cada una tomemos, más o menos libremente, se debe recordar a la citada presentadora que El feminismo, es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII -aunque sin adoptar todavía esta denominación- y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, y explotación de que ha sido y son objeto por parte del colectivo de los varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquélla requiera”.

Más allá de la noche de fin de año, los medios de comunicación están hablando tanto de violencia machista, dedican tanto tiempo a explicar el asesinato de Diana Quer, que si no hacemos un análisis con enfoque de género podemos llegar a pensar que las televisiones, la prensa generalista están realmente concienciadas y que trabajan de verdad para erradicarla. Pero basta hacer un seguimiento de las noticias sobre Diana Quer para comprobar que lo que están haciendo es sensacionalismo y que no ayuda nada, sino todo lo contrario, a que la sociedad tome conciencia de por qué las mujeres son asesinadas. Cuando Diana Quer desapareció, las cadenas y la presa que estos días dedica horas y horas a hablar de ello, dedicaron el mismo tiempo a cuestionar cómo vestía, que fuera sola de noche, que sus padres estuvieran separados, es decir, la hicieron culpable de lo que aún no se sabía qué la podía haber pasado.

Casos como el de Diana Quer, el de Marta del Castillo, el de Andrea Carballo, de Juana Rivas, de la violación en grupo de los que se hacen llamar “la manada”, son sólo algunos ejemplo de lo que no se debe hacer en los medios de comunicación, de cómo estos  culpabilizan a las mujeres acosadas, violadas o asesinadas. Es cierto que hay algunas excepciones, periodistas que tratan el tema con seriedad, que nunca culpabilizan a las mujeres, pero la mayoría debería aplicar los protocolos que existen y dejar de considerar que cuando una mujer es asesinada, cuando una mujer denuncia acoso, ya tienen noticia y dejen de desvirtuar la realidad haciendo de una asesinato o una violación un espectáculo con el que llenar su espacio informativo.

Mi deseo para 2018

El acoso sexual es violencia machista, es importante dejar esto claro ya que a menudo se habla del acoso sexual como algo sin importancia. Tanto es así, que en un pueblo se han manifestado en defensa de tres jugadores de fútbol acusados de abusar sexualmente de una joven de 15 años, es decir, una menor de edad. Ellos tienen 22, 19 y 24 años respectivamente.

Los jugadores admiten que mantuvieron relaciones sexuales con ella, pero dicen que fueron consentidas.  Conviene recordar que la edad legal para mantener relaciones sexuales es de 16 años. El artículo 138 del Código Penal señala: “El que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años”.

Me gusta lo que escribió hace unos días la abogada Syra Rios y que leí en su muro de Facebok:

Una menor de 15 años no puede consentir tener sexo con tres tíos mayores de edad, y ellos han reconocido que sí hubo sexo.

Con independencia de la futura sentencia, hay que tener muchos huevos para salir en defensa de tres fulanos así.

Si los acusados fuesen tres rumanos o tres marroquíes, narices iba a acordarse nadie de la presunción de inocencia.

Cuando unos energúmenos que se denominaban “la manada” violaron a una joven, sometiéndola a todo tipo de vejaciones, también alegaron que era ella la que llevaba la voz cantante, que ella disfrutó tanto a más que ellos.  También en este caso hubo personas que dijeron que la joven les estaba destrozando la vida, que son unos buenos chicos. La sentencia no se conocerá hasta el próximo año, esperemos que lo que se publicaba el otro día en un artículo no se cumpla.  “El juez quiere absolver a ‘La Manada’ porque la víctima no sufrió ni sintió dolor”. Leer esto indigna tanto que te quedas sin palabras, o las que quieres gritar son de tal calibre que no se pueden publicar.

Estos son sólo dos ejemplos paradigmáticos que demuestran que el abuso sexual es tan común que se normaliza y  se justifica. Que un hombres o varios, agredan o violen a una mujer, no es grave porque ella provocaba, ellos, ¡¡pobres!!, sólo responden a las imperiosas necesidades sexuales que la naturaleza les ha dado, porque es evidente que la razón no la usaban. Pero es curioso que cuando se trata de actuar en política, economía…, es decir, cuando se trata de dominar el espacio público, vuelven a reivindicar que en ellos predomina el raciocinio,  del que carecen las mujeres.

Escribía hace unos meses sobre las denuncias de acoso sexual de actrices de Hollywood, desde entonces las denuncias no cesan. Creadoras, galeristas o comisarias relatan en un manifiesto los abusos sufridos. En España son muchas las actrices que ha denunciado los abusos que sufrieron siendo muy jóvenes.

Son necesarios cambios estructurales para que la violencia de género desaparezca, no bastan buenas palabras, ni minutos de silencio, hay que eliminar la división sexual del trabajo que limita a las mujeres y las sigue confinando al espacio doméstico y de cuidado. Mientras se siga pensando que las mujeres tienen que cuidar cómo visten, cuidar por dónde caminan, no salir solas de noche, demostrar que son “buenas chicas” … , vaya que el refrán de “no basta ser buena, sino que hay que parecerlo”, parece ser cada vez más cierto, a la vista de lo que se dice de las mujeres que son acosadas o violadas.

Pero las mujeres no vamos a permitir estos abusos, el feminismo ha tomado la palabra y nadie va a callarlo ya.

 

¡¡No Más Violencia Machista!!

¡¡si tocan a una respondemos todas!!

 

El próximo 17 de diciembre se cumplirán 20 años del asesinato de Ana Orantes, la primera mujer que denunció públicamente que llevaba  40 años sufriendo todo tipo de malos tratos físicos y psicológicos por parte de su marido,  quien amenazaba con matarla. Amenaza que cumplió después de que ella participara en un programa de Televisión. Fue al programa de televisión a pedir ayuda porque ya no podía más. Se atrevió a romper el silencio, a decir públicamente lo que otras muchas mujeres sufrían calladamente.

Estos días estamos asintiendo atónitas al linchamiento mediático de una joven que fue violada en los pasados Sanfermines por cinco energúmenos que se hacen llamar “la manada”.  ¿De verdad alguien puede creer que la chica accedió voluntariamente a que cinco tipos la penetraran anal y vaginalmente en un portal mientras les hacia felaciones? ¿Alguien piensa que a partir de ese momento debía quedarse en casa, aislarse de su entorno para pensar en lo sucedido?

Recuerdo que cuando era pequeña en mi pueblo si una mujer enviudaba debía vestirse de negro y no salir de casa durante cierto tiempo, salvo para ir a la iglesia claro. Por supuesto ser viuda no le eximia de seguir cuidando a la familia y cumplir con todas las tareas que la sociedad consideraba propias de su sexo.

Hemos avanzado mucho desde entonces, pero hoy se cuestiona a esa joven por que salía con amigas, publicaba fotos, etc. Tanto es así que los abogados defensores de sus violadores contrataron el servicio de una agencia de detectives privados para comprobar la vida que hacía y después exponerla públicamente.

Leo que los miembros de “la manada” han declarado en el juicio que ella disfruto más que ellos, que era ella la que llevaba la batuta en la agresión a la que la sometieron. Cuesta creer  que alguien pueda dar crédito a semejante versión que, sin embargo está siendo esgrimida por determinados medios para cuestionar que realmente fuera violada.

También quiero recordar a Juana Rivas, esa mujer que sigue luchando por ver a sus hijos. durante el verano hemos salido a las calles para apoyarla, hemos hecho campaña en la RR.SS apoyándola. #JuanaEstáEnMiCasa  o #TodasSomosJuana han sido los hashtags que se han utilizado para apoyarla, Porque debemos recordar que hay muchas mujeres que viven situaciones similares a las de Juana Rivas. Ella al negarse a entregar a sus hijos se convirtió en un símbolo, como la es la joven violada por la manada, porque #HermanaYoSiTeCreo es el grito unánime de las mujeres feministas. #NosotrasSomosLaManada que estaremos reivindicando que se haga justicia, pero exigiendo que la justicia no sea patriarcal.

Hoy 24 de noviembre otra mujer ha sido asesinada por su expareja. Se llmaba Katerina. Por ella, por  todas las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia machista, el #25N estaremos en las calles gritando juntas:

#NIUnaMenos #VivasNosQueremos #HermanaYoSiTeCreo #NosotraSomosLaManada #LaCalleLaNocheTambienEsNuestra #NoEsNo

 

 

A %d blogueros les gusta esto: