Feeds:
Entradas
Comentarios

En este vídeo explico los temas que analizo en mi libro: Caminando hacia la igualdad. Un proceso profesional, personal y político, que se publicará en unos días.

El libro debe mucho a quienes durante estos diez años habéis visitado el blog. Ver que cada día más personas leían lo que publicaba, me animó a seleccionar algunos de los temas que he ido analizando para evaluar los avances que se han producido.

Analizar las políticas de igualdad ha sido una constante a lo largo de estos años, porque no lo olvidemos, sin cambios estructurales las desigualdades se perpetúan.

Desde aquí os iré informando, fecha de presentación, dónde podéis adquirirlo y cualquier novedad que surja. Gracias a quienes me habéis acompañado a lo largo de estos años.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

A la memoria de Dori Fernández Hernando,

ella nunca se callaba.

 

A menudo cuando pensamos escribir sobre alguna cuestión nos retiene pensar que no tenemos suficientes conocimientos sobre el tema en cuestión, que ya han escrito otras más expertas, que no tiene interés, en fin, que no compartimos públicamente nuestra opinión. Al leer el artículo de Chimamanda Ngozi Adichie que dice: El silencio es un lujo que no podemos permitirnos… que no debemos escribir esperando apoyo, que hay que escribir porque no podemos permitirnos el silencio, pensé que hoy escribiría sobre todas esas injusticias ante las que no podemos quedarnos calladas.

Basta leer la prensa para hacer un relato de las cuestiones ante las que debemos posicionarnos. La cofundadora de ‘Save a girl, save a generation’ Hayat Traspas Ismail declaraba en una entrevista que a su madre cuando tenía cinco años le enviaron a comprar una acuchilla con la que la mutilaron y que 45 años después aún siente cómo le corto esa cuchilla. En Somalia la mutilación genital femenina se práctica al 90% de las mujeres. Me parece muy importante cuando dice: No es algo cultural, no es algo religioso, es algo que se ha hecho para controlar a la mujer. Ante esta realidad no podemos estar calladas.

Leo que en Afganistán muchas mujeres siguen teniendo que pasar por la humillante prueba de la virginidad. La ginecóloga y obstetra Tamana Asey cuenta que en Afganistán y otros países se sigue permitiendo esta aberración que condena a mujeres, casi niñas, al ostracismo social en sus comunidades si quienes al examinar la forma y el tamaño de su himen y en base a su morfología declaran:  Nunca he visto esta forma, así que no puede ser virgen. El objetivo de la asociación a la que pertenece Tamana Asey es que esta práctica, que no tiene ninguna base científica, legal ni humanitaria, desaparezca. Esta práctica se mantiene en muchos países. ¿Nos vamos a callar?

Sabemos que las empleadas del hogar no tienen los mismos derechos laborales que el resto de trabajadoras/es, esto ya de por sí sólo es inaceptable y no debemos permitirlo, pero hay mucho más. Según el informe de Cáritas: Vulneraciones de derechos laborales en el sector agrícola, la hostelería y los empleos del hogar, las empleadas del hogar, temporeras/os en el sector agrícola o quienes trabajan en la hostelería reciben un trato humillante, se les retiene la documentación o han sido objeto de violencia física. ¿Nos callamos?

Itziar Prats, madre de las niñas asesinadas por su padre, ha relatado en un comunicado el calvario por el que pasó, cómo pidió ayuda a las administraciones sin encontrar respuesta.

Itziar Prats, madre de las niñas asesinadas por su padre, ha relatado en un comunicado el calvario por el que pasó, cómo pidió ayuda a las administraciones sin encontrar respuesta, a pesar de que quien fuera su pareja había dicho: Cuidado con lo que haces, vais a terminar todos muertos y yo en la cárcel. Su médico si la creyó y denunció los hechos, pero tampoco fue escuchado, la policía consideró que ‘el riesgo era bajo’. A día de hoy nadie ha asumido responsabilidades.

Juana Rivas ha denunciado al padre de sus hijos en Italia por considerar que están siendo maltratados, como escribe el hijo mayor. Ha tenido que entregarlos al padre. ¿Van a estar protegidos esos niños? ¿Vamos a permitirlo?

Miles de mujeres son explotadas y obligadas a prostituirse, las mafias negocian con ellas como si de una mercancía se tratara, aun así hay quienes piensan que se debe legalizar esta práctica, que explota a mujeres y a niñas. ¿Cómo es posible que se pretenda que la prostitución es un trabajo que se elige libremente? No puedo entender que haya partidos políticos que no tengan un posicionamiento claro y se digan feministas, o que se posicionen abolicionistas y no hagan nada. Declararse abolicionista debe llevar implícito tomar medidas inmediatas para que las mujeres tengan otras opciones de vida. No me puedo creer que aún no se haya ilegalizado el sindicato denominado ‘Organización de trabajadoras sexuales’, hay medidas que no pueden esperar, que se deben abordar de inmediato.

Podría seguir señalando las cuestiones ante las que no debemos callarnos, pero las señaladas pueden ser una buena base para comenzar a denunciar, a posicionarnos, porque no podemos permitirnos el lujo de mantenernos calladas.

 

Mujer y pobreza (II)

descargaLa salida de la crisis es una realidad sólo para un número limitado de personas, para una parte importante de la población no es más que un slogan y en el caso de las mujeres la situación es alarmante. Participé hace unos días en una jornada organizada por  la Red Navarra Contra la Pobreza y la Exclusión Social que llevaba por título Ser mujer, ¿billete a la pobreza?. Mujeres sin vivienda y hogar, monomarentalidad, patología dual y salud e inmigración, son realidades que tendemos a olvidar y que resultan escalofriantes cuando las relatan quienes trabajan en esos entornos. Mi intervención comenzó con una pregunta, ¿hemos salido de la crisis?  Los datos que estos días estamos conociendo nos dan la respuesta y es demoledora.

  • La desigualdad económica crece: Tan sólo 8 hombres poseen la misma riqueza que 3.600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad.
  • Los ingresos del 10% más pobre de la población mundial han aumentado menos de 3 dólares al año entre 1988 y 2011, mientras que los del 1% más rico se han incrementado 182 veces más.
  • Estimaciones de la OIT: sólo el 29% de la población a nivel mundial tiene un sistema de protección social integral, es decir, que el 71% tiene una cobertura parcial o está sin protección.
  • En España 4 millones de personas viven en condiciones de exclusión severa. En 2017 estaban en esta situación 1.2 millones menos. FOESA
  • ¿Podemos decir que ha finalizado la crisis?

En Mujer y pobreza (I), analizaba diferentes informes que se han publicado en estos días y lo que queda claro es que la recuperación económica no ha llegado a las mujeres, por el contrario, las desigualdades han aumentado y quedan resaltadas en algunos de los indicadores que se analizan.

  • Al comienzo de la crisis la desigualdad de género se redujo, pero al comenzar la recuperación las condiciones de trabajo de los hombres mejoraron, las de las mujeres se mantuvieron, incluso empeoraron.
  • Desigualdad estructural como consecuencia de los roles de género que llevan a la segregación ocupacional: horizontal y vertical. Sectores feminizados y poco valorados, social y económicamente. El trabajo de cuidados recae en las mujeres en un 87,9%.
  • Desde 2014 aumenta el número de contratos de duración definida y el encadenamiento de contratos. Afecta más a las mujeres.
  • En España tres de cada cuatro personas con trabajo a tiempo parcial involuntario son mujeres. Trabajadoras del hogar y cuidados.
  • Ser mujer joven, con discapacidad o pertenecer a una minoría étnica son factores que influyen en la posibilidad de tener menor salario. Intermón Oxfam.
  • Las familias monoparentales tienen más riesgo de pobreza en Europa. En España el 83% se dichas familias están encabezadas por mujeres. 1.529.900. Hablaremos, pues, de familias monomarentales. Más de la mitad se encuentran en riesgo de pobreza
  • Según un informe de ADECCO, el 59% de las mujeres al frente de una familia monomarental están desempleadas o trabajan en economía sumergida.

Vistos estos datos no parece que podamos hablar de ‘recuperación económica’, salvo que pensemos que no importa que una parte importante de la población carezca de recursos básicos para su supervivencia. Según el Informe FOESA tener empleo no garantiza salir de la vulnerabilidad, debido a la precariedad, los bajos salarios y la temporalidad. En El Estado de la Pobreza. España 2018 VIII Informe anual sobre el riesgo de pobreza y exclusión,  leemos: en España, 12,3 millones de personas (26,6% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social.

Canarias-suspende-aplicacion-Ley-Dependencia_EDIIMA20140131_0506_15Dice la OIT: Las políticas de cuidado sensibles a las cuestiones de género y basadas en los derechos humanos también pueden contribuir a transformar la división por sexo del trabajo en los hogares, y cambiar así las actitudes de las personas hacia el trabajo de cuidados. Es importante esta cita porque nos sitúa en el contexto de las cuestiones que se deben abordar si queremos trabajar por un cambio social que nos incluya a todas y a todos, los cuidados deben ser puestos como prioritarios en la agenda política ya que son determinantes en la vida de las mujeres y acarrean todo tipo de desigualdad. No se puede avanzar mientras una sola mujer sufra discriminación por el hecho de serlo, por ser migrante, por tener algún tipo de discapacidad, por su orientación sexual, por su tipo de familia o por cualquier otra circunstancia.

Siguiendo con el informe de la OIT: Las políticas de cuidado son políticas públicas que asignan recursos para reconocer, reducir y redistribuir la prestación de cuidados no remunerada en forma de dinero, servicios y tiempo. Señala también que: las políticas de cuidado transformadoras pueden dar resultados positivos en términos económicos… Estos beneficios son posibles si una parte de la prestación de cuidados asumida por las mujeres y la familia se reorienta al Estado.

La pobreza infantil, la violencia machista, en las que hay que incluir la comercialización del cuerpo de las mujeres, es decir, prostitución y trata, vientres de alquiler, abuso sexual, el trabajo en condiciones de precariedad de las trabajadoras domesticas, la desigualdad salarial, son cuestiones directamente relacionadas y requieren medidas inmediatas. Hacer hincapié en eliminar las discriminaciones que sufren las mujeres desde un planteamiento feminista, desde un planteamiento igualitario, implica trabajar por un modelo de sociedad en el que se incluya a toda la población. Es imprescindible poner a las mujeres en el centro de las políticas.

Mujer y pobreza (I)

El trabajo de cuidados no remunerado es un factor clave

 para determinar si las mujeres acceden al empleo y permanecen en él,

 así como la calidad de los trabajos que desempeñan.

OIT

pobr-mujra-636x310

Se han publicado en los últimos días varios informes sobre vulnerabilidad y pobreza que llaman a la reflexión. VOCES CONTRA LA PRECARIEDAD:MUJERES Y POBREZA LABORAL EN EUROPA de Intermón Oxfam, presenta una realidad poco halagüeña, en especial para las mujeres. Señala: En la Europa de los 28 (UE-28), al igual que en España, las mujeres tienen el doble de probabilidades de tener un trabajo con baja remuneración que los hombres, es decir,  la recuperación de la crisis económica está aumentando las desigualdades de género.

El VI Informe FOESSA Exclusión Estructural e Integración Social, al analizar la salida de la crisis apunta a una recuperación, pero sólo para determinados sectores de población, para las personas con riesgo de vulnerabilidad y pobreza los avances, cuando los hay, son limitados. El porcentaje de hogares con todos sus activos en paro han disminuido considerablemente, pero esto no ha supuesto que la vulnerabilidad de los hogares disminuya. La población en situación de exclusión ha pasado del 16,4% en 2007 al 18,4 actual, 4 millones de personas viven en condiciones de exclusión severa, 1.2 millones más que en 2013. Una situación a destacar: tener empleo no garantiza salir de la vulnerabilidad, debido a la precariedad, los bajos salarios y la temporalidad. El informe que estamos analizando no contempla datos desagrados por sexo, lo que es incomprensible. Al analizar la exclusión en base a los hogares se enmascara la realidad de las mujeres.

Por su parte el estudio: EL ESTADO DE LA POBREZA, seguimiento del indicador de riesgo de pobreza y exclusión social en España, investiga los cambios registrados en el número de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social mediante el estudio de la evolución del indicador AROPE y de sus componentes, entre los años 2009 y 2015. En la llamada Estrategia EU2020, se pretende reducir el número de personas que viven en situaciones de pobreza y exclusión social. Para España el objetivo se situaba en reducir el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social en 1,4 millones antes del año 2020. Pero la realidad es muy diferente, transcurrida ya la mitad del período previsto para la consecución de los objetivos europeos, puede afirmarse que en España no sólo no se ha avanzado en la reducción de la pobreza y la exclusión social, sino que ésta ha aumentado enormemente. En 2013 se produjo un ligero avance, pero a partir de 2014 empeora la situación.

El trabajo de cuidados no remunerado es un factor clave para determinar si las mujeres acceden al empleo y permanecen en él, así como la calidad de los trabajos que desempeñan, según el informe: EL TRABAJO DE CUIDADOS Y LOS TRABAJADORES DEL CUIDADO PARA UN FUTURO CON TRABAJO DECENTE. Añade que: el grueso del trabajo de cuidados en todo el mundo es realizado por cuidadoras y cuidadores no remunerados, en su mayoría mujeres y niñas pertenecientes a grupos socialmente desfavorecidos.

En el mundo, el trabajo doméstico no remunerado e invisibilizado de las mujeres asciende a 10 billones de dólares al año, el 13% del PIB mundial, Intermón Oxfam.

Los roles de género siguen siendo determinantes para las mujeres que ven mermadas sus posibilidades de empleo, se ven abocadas a trabajar a tiempo parcial y en trabajos precarios. Las mujeres tienen el doble de posibilidades que los hombres de estar en un trabajo parcial no deseado en España… y  casi 3 de cada 4 personas con un trabajo parcial involuntario son mujeres, FOESA.

A menos que estas necesidades de cuidado adicionales sean abordadas por políticas de cuidado adecuadas, esta demanda adicional de trabajo de cuidados remunerado –si continúa sin satisfacerse– probablemente siga limitando la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo, imponiendo una carga adicional a las mujeres y acentuando más aún la desigualdad, OIT.

pobreza-infantil-familias-monoparentales-save-the-childrenSegún Save the Children: El riesgo de pobreza o exclusión social infantil afecta a más de uno de cada tres menores de edad en España (35,8%) y no ha dejado de crecer desde el 2007, superando las tasas de la población general. Continúa diciendo que esta situación afecta al 53,3% de los hogares monoparentales. El 83% de estas familias está encabezada por una mujer, por lo que debemos hablar de familias monomarentales y en este caso la pobreza infantil aumenta, incluso cuando la madre tenga empleo. Una vez más constatamos que es imprescindible abordar esta situación con un enfoque de género que permita una mejor identificación de los factores de exclusión. 

Estas citas nos ponen en un escenario preocupante, un elevado número de personas viven en nuestro país en situación de precariedad y las mujeres son las más perjudicadas. He analizado reiteradamente las implicaciones que tiene para las mujeres ser las principales responsables de lo que se ha dado en llamar el trabajo de cuidar. En ¿Por qué cuidan las mujeres?, desmonto la idea de que las mujeres lleven impreso en su ADN el instinto de cuidar: Hay quienes consideran ‘natural’ que cuiden las mujeres, piensan que ellas están más preparadas biológicamente, que es su función hacerlo, pero se olvidan que mujeres y hombres no nacen con unas capacidades diferentes, que es la construcción social del género la que determina las tareas que unas y otros deben realizar en cada momento de su vida.

Todas las personas en situación de dependencia merecen un trato digno, vivan en una residencia pública o privada, en un centro de día o en su domicilio. Por su vulnerabilidad merecen respeto y dignidad. Queda mucho por hacer, dice Eva Nasarre en su cuenta de twitter.  No puedo estar más de acuerdo, incido en que las políticas públicas tienen que tener en cuenta las desigualdades de género, eliminar dichas desigualdades, no potenciarlas.

“La prostitución forma parte del entramado social

como una institución que cumple funciones necesarias

 para la reproducción de las estructuras patriarcales”

Rosa Cobo Bedia[1]

Prostitución es explotación

Las mujeres siempre han servido de intercambio para las transacciones de los varones. Son utilizadas como esclavas sexuales en los conflictos bélicos, se las explota y utiliza como si fueran mercancías en los prostíbulos. En algunos países se vende a las niñas para el placer sexual de hombres, ya sea mediante pactos matrimoniales o cediéndolas a proxenetas que abusan de ellas y comercian con su cuerpo. No debemos olvidar que esto sucede porque hay hombres que pagan para poder abusar de mujeres y niñas, sin preguntarse por su sufrimiento. La trata de personas está detrás de la prostitución, son dos caras de una misma moneda.

La sociedad patriarcal permite y potencia la prostitución para perpetuar el poder masculino. Mientras los varones puedan utilizar el cuerpo de las mujeres para su disfrute mediante una tarifa, mientras puedan entrar en un local o ir a un polígono industrial a seleccionar a las mujeres que le apetece comprar por un tiempo determinado, no podemos hablar de que la igualdad entre mujeres y hombres exista. Mientras una sola mujer se vea obligada a vender su cuerpo para sobrevivir, la libertad de las mujeres será un mito.

Por eso ha sorprendido y alarmado tanto que el Ministerio de Trabajo registrase en el mes de agosto la constitución del sindicato denominado “Organización de Trabajadoras Sexuales“. Veinte días después saltaron las alarmas y la propia Ministra Magdalena Valerio reconoció que le ‘habían colado un gol’. Días después dimitió la directora general de trabajo y el Gobierno anunció que había iniciado el trámite de impugnación del sindicato. No podía ser de otra manera en un gobierno que tiene como objetivo eliminar las desigualdades por razón de género y se ha declarado en innumerables ocasiones feminista. La prostitución no es un trabajo, el cuerpo de las mujeres no puede ser considerado una mercancía.

El debate sobre la legalización y la abolición de la prostitución es recurrente y lo seguirá siendo en la medida en que la prostitución sea un negocio que mueve cantidades ingentes de dinero, a costa de la explotación de las mujeres, pero esto para muchos es un asunto menor. ‘Si ellas deciden’ ser prostitutas, ¿por qué no permitirlo y regularlo? Quienes así argumentan parecen olvidar que la mayoría de las mujeres son obligadas a prostituirse, bien sea por necesidades materiales o porque hayan sido captadas por mafias que las explotan y esclavizan.

Quienes defendemos que la prostitución debe ser abolida, no prohibida, partimos de la premisa de que no se debe en ningún caso penalizar a las mujeres que ejercen la prostitución, deben ofrecerse oportunidades realistas para todas. El ejemplo sueco es una alternativa que pocas veces se tiene en cuenta, a pesar  del éxito obtenido. El llamado ‘modelo sueco’ no penaliza a las mujeres que se prostituyen, sino que multa a los hombres que consumen prostitución. Es importante también señalar que la ley sueca considera la prostitución una forma de violencia contra las mujeres.

Es evidente que hay alternativas, pero también hay grandes resistencias. Volviendo a la cita de Rosa Cobo Bedia, la prostitución perpetúa el sistema patriarcal y cada día es más evidente que hay fuertes resistencias al cambio de modelo de sociedad en la que los hombres dejen de tener el dominio y el poder. Para Beatriz Gimeno[2] la prostitución “no puede explicarse ni abordarse sin tener en cuenta diversos factores de vulnerabilidad relacionados con diferentes circunstancias, presumiblemente de forma combinada”. No debemos dejar de lado a las mafias que controlan la prostitución y que son, no lo olvidemos, quienes tienen mayor interés en que se legalice la explotación de las mujeres.

Otra cuestión que está siendo debatida y cuestionada es la llamada ‘maternidad subrogada’, subterfugio para esconder lo que supone esa práctica, comercializar el cuerpo de las mujeres.  Cuando se defiende pagar a una mujer para que geste hijas/os para otras personas se argumenta que todas/os tenemos derecho a tener descendencia, que las mujeres aceptan ‘libremente’. Volvemos a la misma argumentación que cuando se habla de prostitución, curioso ¿no?, cuando se trata de negocios millonarios que utilizan a las mujeres como mercancía siempre se apela a la ‘libre elección’. Si esto fuera cierto llama la atención que las mujeres que ‘deciden’ tener hijas/os para otras personas, sean mujeres de bajos recursos económicos y que quienes compran este servicio sean personas de alto nivel económico.

Decir que una mujer entrega con alegría una criatura que está gestando durante nueve meses, para que otras/os sean felices, es  tan absurdo que no se sostiene. Parece que quienes alquilan el cuerpo de una mujer ensalzan y mitifican su deseo de ser madres o padres,  pero minimizan la importancia de la mujer que da a luz, de la verdadera madre. La denominan ‘la gestante’, ‘la mujer que nos prestó el servicio’, todo para no nombrar lo que es, la madre.

Sabemos que las mujeres que alquilan su vientre, su cuerpo, son sometidas durante los nueve meses a todo tipo de pruebas, quienes las contratan quieren asegurarse que el producto que adquieren, un niño o niña , está en perfectas condiciones. Poco importa la opinión de la mujer, de la madre, que ya ha perdido todos sus derechos, no será ella quien decida si abortar o no.

Prostitución y “vientres de alquiler” son violencia de género, son la demostración de que el poder masculino se resiste a perder su hegemonía y, no lo olvidemos, ambas prácticas generan grandes negocios, manejados por hombres.

La Red Estatal contra el alquiler de vientres está integrada por más de 300 organizaciones y reclaman al gobierno que España actúe ante la ONU para “frenar” los vientres de alquiler.

Aquí se puede leer y firmar el MANIFIESTO CONTRA LA MERCANTILIZACIÓN DEL CUERPO DE LAS MUJERES .

 

Este artículo fue publicado en La Celosía, el 23/09/18.

[1] Cobo Bedia, Rosa ( 2017). La prostitución en el corazón del capitalismo. Catarata, Madrid.
[2] Gimeno, Beatriz ( 2010). La prostitución. Bellaterra, Barcelona.

 

Hoy #DiaMundialContraLaTrata no debemos olvidar que cada día mujeres y niñas son compradas y explotadas para satisfacer el deseo masculino. Trata y prostitución son dos caras de la misma moneda.

Tras un tiempo sin publicar, inicio el periodo otoñal el 23 de septiembre, para denunciar que cada día muchas mujeres y niñas son vendidas y explotadas. Se instauró el Día Internacional Contra La Explotación Sexual y La Trata de Personas en enero de 1999 en la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh.

No-a-la-explotación-sexual

Según UNODC, Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, El 66% de las víctimas de trata de personas identificadas desde 2006 en países de América Latina son mujeres, el 13% niñas, el 12% hombres y el 9% niños.

La violencia contra las mujeres es cada día más alarmante, ONU Mujeres estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia sexual por parte de una persona distinta a su compañero sentimental en algún momento de su vida.

#SinPuterosNOHayTrata

#DíaInternacionalExplotaciónSexual

 

 

Las propuestas que ha anunciado el nuevo gobierno han levando ampollas entre algunos hombres que desde hace tiempo vienen haciendo declaraciones absurdas y misóginas. Personajes como Pérez Reverte parecen creer que tienen patente de corso para insultar a las mujeres y es jaleado por otros pares, que se retroalimentan unos a otros amparados por una parte de la sociedad que parece creer que seguimos en el siglo XIX, donde el poder masculino era incuestionable.

Lo que no se nombra no esixte

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha anunciado que se va a encargar a la RAE un informe para  “adecuar la Constitución a un lenguaje que incluya a las mujeres”. Pues bien, el personaje antes citado ha declarado que si esto sucede se irá de la Academia. Muchas hemos aplaudido su decisión, pensando que tal vez personas que no demuestran el más mínimo respeto a las mujeres no deben formar parte de la RAE, cuando mujeres de reconocido prestigio deberían ocupar una silla.

Una cuestión que no obstante plantea dudas es cómo una institución claramente machista y que se ha negado reiteradamente al lenguaje inclusivo, a eliminar definiciones sexistas, a adecuarse a la realidad cuestionando términos que desde el feminismo se reivindican, puede ahora elaborar un informe para que la Constitución visibilice a las mujeres, cuando la misma RAE cierras sus puertas a la entrada de académicas. A la espera del resultado del informe, que Reverte se vaya de la Academia es ya una buena noticia.

Pablo Casado, por su parte, ha declarado que hay que combatir el 15M y la ideología de género, que según él, es ‘un colectivismo social que el centro derecha tiene que combatir’. El género, señor Casado, es una categoría de análisis que permite poner en cuestión las relaciones de poder que la sociedad patriarcal asigna a mujeres, situándolas en una relación de subordinación respecto a los varones. ¿Es eso lo que quiere combatir, que las mujeres sean ciudadanas con plenos derechos? Es bueno que sepamos de verdad lo que piensa. Con las movilizaciones del #8M, diferentes dirigentes del Partido Popular se vieron sorprendidos por la capacidad de movilización del feminismo y se colgaron el lazo morado. No nos lo creímos, pero que ahora Casado deje claro lo que piensa es positivo. Se acabaron los subterfugios.

Las propuestas de Carmen Calvo han dado para mucho estos días. Su declaración de reforma del código penal, para que en las relaciones sexuales el consentimiento expreso sea necesario, es decir, “si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no”, está levantado ampollas. Basta revisar las redes sociales para ver que hay muchos hombres que se han sentido amenazados. Sorprende que esté levantando tantas críticas defender que para tener relaciones sexuales sea necesario el consentimiento expreso. ¿De qué tienen miedo? ¿Por qué asusta tanto a los hombres que ‘sólo sí es sí’?

El gobierno ha prometido muchos cambios, muchas de las propuestas que hace son esperanzadoras, otras hace falta que se concreten para opinar, pero en cualquier caso vivimos un tiempo de esperanza, la alegría de ver a mujeres en puestos de responsabilidad política, en puestos donde pueden tomar decisiones y promover cambios estructurales que potencien un cambio de modelo de sociedad, en definitiva, muchas expectativas abiertas.

A %d blogueros les gusta esto: