Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Definición de conceptos’ Category

Las acciones positivas son:

  • Medidas dirigidas a eliminar las desigualdades existentes contra grupos históricamente discriminados. Son medidas temporales con las que se pretende suprimir y compensar las desventajas existentes”.

En el caso que nos ocupa, la discriminación de género, las medidas de acción positiva tienden a eliminar las desigualdades que históricamente sufren las mujeres como consecuencia de los roles y estereotipos que la sociedad les impone. La legislación internacional, europea y española rechaza todo tipo de discriminación por razón de sexo.

A nivel internacional, el primer instrumento jurídico en que se recoge la estrategia de Acción Positiva es la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (ONU, 18-12-1979) ratificada por España el 16 de diciembre de 1983.

La Ley de Igualdad en el Titulo I,  artículo 11. Acciones Positivas: dice:

  • “Con el fin de hacer efectivo el derecho constitucional de la igualdad, los Poderes Públicos adoptarán medidas específicas a favor de las mujeres para corregir situaciones patentes de desigualdad de hecho respecto de los hombres. Tales medidas, serán aplicables en tanto subsistan dichas situaciones, habrán de ser razonables y proporcionadas en relación con el objetivo perseguido en cada caso”.

El Consejo de las Comunidades Europeas recomienda a los Estados miembros que adopten políticas de acción positiva para eliminar “las desigualdades que de hecho sufren las mujeres en su vida profesional y conseguir una participación equilibrada en las profesiones y niveles jerárquicos”.

Es necesario diferenciar las acciones positivas de las acciones protectoras que tradicionalmente se han aplicado para proteger a las mujeres.

Acciones protectoras son aquellas que conceden ventajas al sexo femenino por considerarle inferior o más débil. Se hace la excepción de las medidas de protección a la maternidad y el embarazo. Es importante señalar que las acciones protectoras son medidas paternalistas que se han aplicado en las sociedades patriarcales y que tienden a consolidar el rol de las mujeres como el sexo débil al que hay que proteger. El Tribunal Constitucional (TC) se ha declarado en contra de dichas medidas por considerarlas  incompatibles con la igualdad de trato.

El mismo Tribunal acepta las medidas de acción positiva a favor de las mujeres diferenciándolas claramente de las acciones protectoras, declarando legítima su aplicación para compensar las desigualdades existentes. “La acción positiva se legitima no en función de la persona beneficiaría, sino en función de su pertenencia a un colectivo discriminado, en este caso las mujeres”.

Vemos, pues, que la puesta en marcha de acciones positivas, para eliminar las desigualdades que de hecho sufren las mujeres, están fundamentadas legalmente y especialmente aquellas relacionadas con el mercado laboral. No es necesario insistir aquí en la situación de desventaja de la que parten las mujeres cuando se incorporan al mercado laboral, cuando desean desarrollar una carrera profesional o en lo que se refiere al salario.

El concepto de acción positiva va unido al de igualdad que veremos en otro momento.

Otros post de esta serie:
Definiendo conceptos
Definiendo conceptos: ¿Por qué hablamos de género?
Definiendo conceptos: Discriminación positiva

Read Full Post »

Según la Real Academia Española (RAE) discriminar es:

  • Seleccionar excluyendo.
  • Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.

 

Discriminación positiva (RAE):

  • Protección de carácter extraordinario que se da a un grupo históricamente discriminado, especialmente por razón de sexo, raza, lengua o religión, para lograr su plena integración social.

El termino discriminación de género hace referencia a las situaciones de desigualdad que sufren las personas por razón de su sexo. La discriminación de género es un fenómeno social, puesto que son necesarias representaciones de ambos sexos para que pueda darse esta situación.

Teresa Pérez del Río define la discriminación como un concepto complejo, dinámico y de significado difuso. Distingue entre:

Discriminación directa:

  • Toda forma de tratamiento, acto u omisión, con resultado perjudicial, que tiene como condicionante abierto o manifiesto la causa que se intenta erradicar por la normativa de tutela antidiscriminatoria, en nuestro caso el sexo.

 

Discriminación indirecta

  • Consiste en un comportamiento aparentemente neutro pero con resultado perjudicial para un grupo caracterizado por determinadas causas que las normas pretenden eliminar

El concepto de discriminación indirecta nace es Estados Unidos como consecuencia de las reivindicaciones de las minorías negras contra la segregación que sufrían. En los años sesenta las políticas de igualdad trascenderán la esfera de lo racial para incluir consideraciones de sexo, religión y origen racial. Con el tiempo acabarán dando cobertura a factores de edad, orientación sexual o discapacidad.

Desde el momento en que se han puesto en marcha medidas de igualdad entre mujeres y hombres, se ha comenzado a hablar de discriminación positiva o discriminación inversa, que como hemos dicho es un término controvertido a pesar de que la RAE la acepta y define. La Directiva Europea 76/207 declara que no se opondrá a: “… las medidas encaminadas a promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, en particular para corregir las desigualdades de hecho que afecten a las oportunidades de las mujeres en las materias contempladas en el apartado 1 del artículo 1”. Sin embargo las sentencias del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas,  en los casos Kalanke y Marschall parecen limitar la aplicación de dicha Directiva.

A menudo se utiliza el término discriminación positiva como sinónimo de acción positiva pero considero que son términos que no deben equipararse. Simplificando podemos decir que:

  • La acción positiva significa aplicar medidas en el punto de partida.
  • La discriminación positiva en el punto de llegada.

En la presentación del libro “Cine y género en España”, la directora Inés París para explicar lo que desde el CIMA se plantea para el cine, ponía un ejemplo que me pareció muy gráfico y claro, decía más o menos: “pongamos por ejemplo el golf, sería válido que de salida las mujeres tuvieran 5 metros de ventaja, partiendo del hecho de que tienen menos fuerza, pero no que cuando se llega al hoyo se adelante la bola de las mujeres”. El primer caso sería una acción positiva, el segundo discriminación positiva. Al igual que Inés Paris defendía para el cine la primera propuesta, abogo por este tipo de medidas que no discriminan, sino que corrigen desigualdades.

Otros post de esta serie:
Definiendo conceptos
Definiendo conceptos: ¿Por qué hablamos de género?
Definiendo conceptos: Acción positiva

Read Full Post »

La utilización del término género se ha popularizado en los últimos años y ello a pesar de las críticas que por diferentes razones rechazan la utilización del término. Entendemos por género:

  • El conjunto de ideas, creencias, representaciones y atribuciones sociales construidas en cada cultura tomando como base la diferencia sexual.
  • Sexo: Se refiere a las características biológicas diferenciales que existen entre mujeres y hombres.

El término género lo habían utilizado en la antropología John Money y  Robert Stoller, haciendo alusión a las connotaciones culturales en la formación de la identidad sexual. Desde el movimiento feminista se acuña el concepto de “género” para analizar y explicar las relaciones de poder y subordinación entre los sexos, aunque ya Simone de Beauvoir (1949) había dicho: no se nace mujer, se llega a serlo. Ningún destino biológico, sociológico o económico determina la figura que presenta la hembra humana en la sociedad: es la civilización como un todo la que produce esa criatura, intermedia entre hombre y eunuco, que se describe como femenina”. Es evidente que está hablando de género.

Rosa Cobo Bedia[i] sitúa el origen de la noción de género en el siglo XVII con el pensamiento de Poulain de la Barre quien considera que “la desigualdad social entre hombres y mujeres no es consecuencia de la desigualdad natural, sino que, por el contrario, es la propia desigualdad social y política la que produce teorías que postulan la inferioridad de la naturaleza femenina”.

El sistema sexo-género es una categoría de análisis que ha sido introducida en las ciencias sociales en los últimos años y que nos permite cuestionar nuestros valores y creencias en las relaciones entre los sexos.

Fue Gayle Rubin (1975) quien enunció la teoría sexo-género, que es la que permite distinguir los rasgos biológicos de los culturales o sociales, rompe la vinculación existente entre género y sexualidad al afirmar la construcción social de estas categorías. Define el género como:

  • el conjunto de convenciones mediante las cuales una sociedad transforma la sexualidad biológica en productos de la actividad humana y en la que se satisfacen esas necesidades sexuales transformadas”.

A nivel político el concepto de género se comienza a utilizar tras la IV Conferencia de Acción de Beijing (1995) que lo definió así:

  • “El género se refiere a los papeles sociales construidos para la mujer y el hombre asentados en base a su sexo y dependen de un particular contexto socioeconómico, político y cultural, y están afectados por otros factores como son la edad, la clase, la raza y la etnia”.

Hablar de género, pues, está sobradamente justificado y por ello defiendo utilizar el término para entender y analizar la situación que mujeres y hombres tenemos hoy día. El género condiciona nuestra forma de actuar, de entender el mundo, de relacionarnos y condiciona que unas y otros podamos desarrollar nuestras capacidades.

La construcción social del género, tradicionalmente ha considerado a las mujeres como seres inferiores, delimitando sus funciones a la reproducción y confinándolas al espacio privado. El espacio público estaba, y en parte sigue estando, reservado a los hombres. Es necesario romper los roles y estereotipos de género para que mujeres y hombres vivamos en condiciones de igualdad.


[i] Rosa Cobo Bedia en “10 palabras claves sobre mujer”. Celia Amorós directora. Evd, Navarra 1995.

Otros post de esta serie:
Definiendo conceptos
Definiendo conceptos: Discriminación positiva
Definiendo conceptos: Acción positiva

Read Full Post »

Desde su creación el Ministerio de Igualdad recibe críticas desde diferentes medios de comunicación cuestionando tanto su existencia, como a su titular, Bibiana Aido. Las críticas se extienden a la Ley de Igualdad y a otras medidas que se están impulsando para facilitar la igualdad entre mujeres y hombres.

Mi trayectoria profesional me ha llevado a impartir talleres sobre igualdad y conciliación en diferentes ámbitos: en cursos de formación ocupacional, en empresas a responsables de RR.HH, asociaciones, etc. En muchas ocasiones me he encontrado con las mismas críticas que podemos ver en los medios de comunicación.

Los temas que más se cuestionan en esas críticas son:

  • ¿Es necesario un Ministerio de Igualdad?
  • ¿Cuáles son las competencias de su titular?
  • ¿Es necesaria una Ley de Igualdad?
  • ¿Existe realmente discriminación por razón de género en las empresas?
  • ¿Son necesarias las medidas de acción positiva para posibilitar la igualdad entre mujeres y hombres en las empresas?
  • ¿Es verdad que la Igualdad es sólo cosa de mujeres?
  • ¿Se discrimina a los hombres al implantar medidas de igualdad?
  • ¿Por qué hablamos de género?

El rechazo que muchas veces provocan estos temas viene dado por la predisposición al rechazo y por la inexactitud en la comprensión de los términos. Mi experiencia me ha hecho ver que cuando aclaramos el significado real de conceptos como: igualdad de oportunidades, conciliación de la vida personal, laboral y personal, acciones positivas, discriminación de género, etc., las posiciones iniciales cambian y podemos comenzar a debatir el tema de la igualdad entre mujeres y hombres.

Para aclarar estas cuestiones comenzaré una serie de post, a partir de los cuales iré identificando términos y contextualizándolos a nivel histórico. Comenzaré con el término de género.

Post de esta serie:
Definiendo conceptos: ¿Por qué hablamos de género?
Definiendo conceptos: Discriminación positiva
Definiendo conceptos: Acción positiva

Read Full Post »

« Newer Posts

A %d blogueros les gusta esto: