Feeds:
Entradas
Comentarios

41gwrnqpryl._sx343_bo1,204,203,200_Simone de Beauvoir nació el 9 de enero de 1908 en París. Su libro “El segundo sexo”, publicado en 1949, en palabras de Teresa López Pardina, no sólo ha nutrido a todo el feminismo, sino que es el ensayo más importante de toda la centuria.

Hoy en el aniversario de su nacimiento debemos recordarla más que nunca y tener en cuenta sus enseñanzas. Vivimos tiempos revueltos en el plano político y mira tú por donde los derechos que más se atacan son los de las mujeres.

Ya lo dijo Simone de Beauvoir: No olvidéis nunca que bastará con una crisis económica, política o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Esos derechos nunca se dan por adquiridos. Debéis permanecer vigilantes durante toda vuestra vida.

La ultraderecha va a entrar en un parlamento y es evidente que los avances logrados por el movimiento feminista les molestan. Leer la prensa estos días desazona e indigna, pero eso no va a parar a las mujeres, las feministas no vamos a permanecer calladas y no daremos un paso atrás. Desde El tren de la libertad, siguiendo con las movilizaciones del #7N y el #8M, el feminismo ha demostrado que su fuerza es imparable.

Son muchas las frases de Simone de Beauvoir que debemos recordar, hoy dejo dos que siempre he considerado fundamentales.

simone de beauvoir

frase-no-se-nace-mujer-llega-una-a-serlo-ningun-destino-biologico-fisico-o-economico-define-la-simone-de-beauvoir-102913

Las mujeres feministas lo tenemos claro, #NiUnPasoAtrás

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

5aa8560479efe..0-68-684-421Finalizamos un año con la satisfacción de ver que el movimiento feminista, hace unos años denostado y olvidado, está en la agenda mediática, política y social. Si hace apenas unos años definirse como feminista comportaba un cierto ‘riesgo’ de que se te mirara mal, en estos momentos hemos pasado al otro extremo, parece  que todas y todos somos feministas. Aun reconociendo lo mucho que se ha avanzado, pensar que una mayoría de la población es feminista no tiene mucho fundamento, si así fuera las desigualdades que sufren las mujeres no existirían.

Recordamos con emoción las movilizaciones del 8 de marzo, el morado era el color de las calles de muchas ciudades y desde entonces otras muchas movilizaciones han demostrado que el movimiento feminista no se va a callar, que seguimos adelante. 

La publicación de mi libro Caminado hacia la igualdad, un proyecto profesional, personal y político, coincidió con la celebración en Madrid del congreso GOBIERNO CORPORATIVO E IGUALDAD DE GÉNERO. Realidad y tendencias regulatorias actuales. El hecho de que el libro comenzara su andadura en este espacio de la mano de una mujer a la que admiro, Katharina Miller, fue una gran satisfacción personal.

En el citado congreso se analizó la situación de las mujeres en el ámbito judicial, en los órganos de dirección de las empresas, en la tecnología, en las finanzas, etc. También  se planteó cómo habían influido en otros países la imposición de cuotas para avanzar en la representación paritaria de mujeres en puestos de dirección. Las ponentes eran mujeres de un gran nivel profesional y comprometidas con la igualdad de oportunidades.

Algunos de los aspectos que se presentaron eran poco conocidos para mí, por ejemplo las altas finanzas me quedan muy lejos o la visión de una consejera delgada de una empresa que cotiza en bolsa, se aleja y mucho de mi trabajo cotidiano y de mi activismo feminista. Me muevo en un ámbito muy diferente al que pertenecían las profesionales que en el congreso analizaron  las políticas de igualdad en diversos países. Escucharlas me hizo pensar que, incluso teniendo interés comunes, como son reivindicar la igualdad de oportunidades para las mujeres o lograr la paridad, no parece que haya espacios de encuentro entre esas mujeres que desarrollan su trabajo a un alto nivel profesional y las que trabajamos más a ‘pie de calle’.

Como bien sabemos todo es relativo y a menudo nuestras perspectivas y formas de ver las cosas cambian en función de las circunstancias que vivimos. Unos días antes de asistir a dicho congreso participé en una jornada organizada por la Red Navarra contra la Pobreza y la Exclusión Social y tuve una experiencia similar pero al contrario. Me explico, intervine en la jornada como experta en igualdad de género analizando la situación actual y proponiendo políticas para avanzar en un modelo de sociedad diferente. En la mesa de debate que siguió participaron mujeres que trabajan en intervención con mujeres sin hogar, migrantes, familias monomarentales o mujeres con patología dual. Al escucharlas sentí que mi planteamiento había sido un poco teórico comparado con la realidad que ellas relataban. Vaya que si unos días antes me había sentido poco o nada teórica, en ese momento mi percepción cambio debido a las circunstancias y a las mujeres con las que compartí ese espacio de debate.

Cuento esto porque cada día soy más consciente de que las mujeres feministas, las mujeres que trabajamos por un cambio de sociedad, lo hacemos desde perspectivas diferentes y desde ámbitos diversos y si aunáramos esfuerzos el cambio sería más factible. Todas queremos que las mujeres dejemos de ser discriminada por el hecho de ser mujeres, denunciamos las violencias machistas, los abusos sexuales, la falta de mujeres en puestos de dirección en los partidos políticos, en los sindicatos, en las empresas, en las universidades, en el deporte, en la ciencia o en el cine. Sin embargo, muchas veces no conseguimos buscar puntos de encuentro para colaborar.

Cada una centramos nuestro esfuerzo en el ámbito de actividad que nos ha tocado vivir y actuamos como si los objetivos que perseguimos fueran los más importantes y como si los diferentes escenarios de discriminación de las mujeres fueran espacios estancos, que no tienen nada que ver entre sí, cuando la realidad es muy diferente. Juntas lograremos eliminar el sistema de dominación patriarcal.  

ABRIÑÓN_CAMINANDOHACIALAIGUALDAD_portadaEl sábado 1 de diciembre presenté mi libro “Caminando hacia la igualdad. Un proyecto profesional, personal y político”. Fue un día en el que disfruté de la compañía de mi familia y de muchas amigas y amigos, a quienes agradezco su compañía en un día tan importante para mí.

Contar con Helena Ancos y con Rosa Cobo Bedía fue más de lo que podía esperar para sentirme feliz, pero escucharlas me dejo sin palabras. Como dije allí, tengo que agradecer a las editoriales Lastura Ediciones y Juglar por confiar en mí y publicar un libro que solo verlo me llena de satisfacción.

Con este vídeo/resumen del acto de presentación quiero recordar lo que dijeron del libro las tres mujeres que me acompañaron en la mesa.  Al escucharlas, me he vuelto a emocionar y cuando veías el vídeo entenderéis por qué.

Iré compartiendo más momentos, pues fue un día para no olvidar. Comienzo con este pequeño gran resumen de un día inolvidable.

46460907_2111967685528413_2135177102113112064_o

 

En esta vídeo podéis ver un adelanto de los temas que analizo

46489632_2258730407705506_3180730055022084096_o

Un año más el movimiento feminista sale a las calles a exigir el fin de las violencias machistas. Es evidente que no habrá igualdad mientras las mujeres puedan ser humilladas, se alquile su cuerpo para satisfacer el deseo de otras/os, o puedan ser compradas como si fueran mercancías.

Los asesinatos machistas no cesan y son muchas las mujeres que sufren en silencio maltratos físicos y psicológicos. Se alquila a mujeres para gestar hijas/os como si la gestación fuera algo mecánico, como si el hecho de que los óvulos no sean suyos, implique que la criatura que tendrá durante nueve meses en su vientre se desarrolle al margan de ella misma. Vaya, parece que la mujer es una vasija donde se implanta una semilla y  crece sin más implicaciones para su cuerpo y su mente.

Los abusos sexuales y las violaciones son tan cotidianas que tienden a normalizarse, parece que es “normal” que mujeres y niñas sean abusadas y violentadas por hombres como si de objetos se tratase. ¿Se paran a pensar esos hombres y quienes les justifican que esas mujeres sufrirán secuelas durante años y algunas de por vida? Como bien sabemos las causas de las violencias machistas son múltiples, pero hoy hay que señalar la pornografía por la influencia que está teniendo en la juventud.

Los datos son alarmantes, las y los jóvenes preadolescentes ven prostitución de manera habitual y van integrando en sus reacciones sexuales las prácticas de abuso y maltrato. La “cultura de la violación” se normaliza desde las primeras relaciones y las chicas jóvenes se someten a los deseos masculinos desde edades muy tempranas.

Por todo ello hay que decir NO a los vientres de alquiler, No a la prostitución, No a la trata, NO a la mercantilización del cuerpo de las mujeres.

 

ajh9pbJ3_400x400.jpg

En este vídeo explico los temas que analizo en mi libro: Caminando hacia la igualdad. Un proceso profesional, personal y político, que se publicará en unos días.

El libro debe mucho a quienes durante estos diez años habéis visitado el blog. Ver que cada día más personas leían lo que publicaba, me animó a seleccionar algunos de los temas que he ido analizando para evaluar los avances que se han producido.

Analizar las políticas de igualdad ha sido una constante a lo largo de estos años, porque no lo olvidemos, sin cambios estructurales las desigualdades se perpetúan.

Desde aquí os iré informando, fecha de presentación, dónde podéis adquirirlo y cualquier novedad que surja. Gracias a quienes me habéis acompañado a lo largo de estos años.

 

 

 

 

 

 

A la memoria de Dori Fernández Hernando,

ella nunca se callaba.

 

A menudo cuando pensamos escribir sobre alguna cuestión nos retiene pensar que no tenemos suficientes conocimientos sobre el tema en cuestión, que ya han escrito otras más expertas, que no tiene interés, en fin, que no compartimos públicamente nuestra opinión. Al leer el artículo de Chimamanda Ngozi Adichie que dice: El silencio es un lujo que no podemos permitirnos… que no debemos escribir esperando apoyo, que hay que escribir porque no podemos permitirnos el silencio, pensé que hoy escribiría sobre todas esas injusticias ante las que no podemos quedarnos calladas.

Basta leer la prensa para hacer un relato de las cuestiones ante las que debemos posicionarnos. La cofundadora de ‘Save a girl, save a generation’ Hayat Traspas Ismail declaraba en una entrevista que a su madre cuando tenía cinco años le enviaron a comprar una acuchilla con la que la mutilaron y que 45 años después aún siente cómo le corto esa cuchilla. En Somalia la mutilación genital femenina se práctica al 90% de las mujeres. Me parece muy importante cuando dice: No es algo cultural, no es algo religioso, es algo que se ha hecho para controlar a la mujer. Ante esta realidad no podemos estar calladas.

Leo que en Afganistán muchas mujeres siguen teniendo que pasar por la humillante prueba de la virginidad. La ginecóloga y obstetra Tamana Asey cuenta que en Afganistán y otros países se sigue permitiendo esta aberración que condena a mujeres, casi niñas, al ostracismo social en sus comunidades si quienes al examinar la forma y el tamaño de su himen y en base a su morfología declaran:  Nunca he visto esta forma, así que no puede ser virgen. El objetivo de la asociación a la que pertenece Tamana Asey es que esta práctica, que no tiene ninguna base científica, legal ni humanitaria, desaparezca. Esta práctica se mantiene en muchos países. ¿Nos vamos a callar?

Sabemos que las empleadas del hogar no tienen los mismos derechos laborales que el resto de trabajadoras/es, esto ya de por sí sólo es inaceptable y no debemos permitirlo, pero hay mucho más. Según el informe de Cáritas: Vulneraciones de derechos laborales en el sector agrícola, la hostelería y los empleos del hogar, las empleadas del hogar, temporeras/os en el sector agrícola o quienes trabajan en la hostelería reciben un trato humillante, se les retiene la documentación o han sido objeto de violencia física. ¿Nos callamos?

Itziar Prats, madre de las niñas asesinadas por su padre, ha relatado en un comunicado el calvario por el que pasó, cómo pidió ayuda a las administraciones sin encontrar respuesta.

Itziar Prats, madre de las niñas asesinadas por su padre, ha relatado en un comunicado el calvario por el que pasó, cómo pidió ayuda a las administraciones sin encontrar respuesta, a pesar de que quien fuera su pareja había dicho: Cuidado con lo que haces, vais a terminar todos muertos y yo en la cárcel. Su médico si la creyó y denunció los hechos, pero tampoco fue escuchado, la policía consideró que ‘el riesgo era bajo’. A día de hoy nadie ha asumido responsabilidades.

Juana Rivas ha denunciado al padre de sus hijos en Italia por considerar que están siendo maltratados, como escribe el hijo mayor. Ha tenido que entregarlos al padre. ¿Van a estar protegidos esos niños? ¿Vamos a permitirlo?

Miles de mujeres son explotadas y obligadas a prostituirse, las mafias negocian con ellas como si de una mercancía se tratara, aun así hay quienes piensan que se debe legalizar esta práctica, que explota a mujeres y a niñas. ¿Cómo es posible que se pretenda que la prostitución es un trabajo que se elige libremente? No puedo entender que haya partidos políticos que no tengan un posicionamiento claro y se digan feministas, o que se posicionen abolicionistas y no hagan nada. Declararse abolicionista debe llevar implícito tomar medidas inmediatas para que las mujeres tengan otras opciones de vida. No me puedo creer que aún no se haya ilegalizado el sindicato denominado ‘Organización de trabajadoras sexuales’, hay medidas que no pueden esperar, que se deben abordar de inmediato.

Podría seguir señalando las cuestiones ante las que no debemos callarnos, pero las señaladas pueden ser una buena base para comenzar a denunciar, a posicionarnos, porque no podemos permitirnos el lujo de mantenernos calladas.

 

A %d blogueros les gusta esto: