Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘2021’

Resumir en un post lo que ha sucedido en un año nunca es fácil y este año es mucho más complicado. El #COVID19 cambió nuestras vidas, nos forzó a modificar nuestros hábitos, nuestras actividades cotidianas, nos vimos en la obligación de quedarnos en casa y dejar de relacionarnos cara a cara con familia y amistades.  No cabe duda que la #pandemia es mucho más dura de lo que en un principio pensábamos y sigue marcando nuestro día a día.

Toda la sociedad se ha visto afectada por esta crisis sanitaria, económica, social y política, más lo que quede por venir. Pero es evidente que cada persona enfrenta la crisis desde posiciones diferentes ya sea en lo profesional, lo personal, en lo sanitario, en lo económico…

Las mujeres saldremos perjudicadas de esta crisis porque, como dijo Simone de Beauvoir …bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, debéis permanecer vigilantes toda vuestra vida.

En lo que a militancia feminista se refiere, no todo ha sido tan cómodo. Tras el #8M2020, tan denostado y cuestionado por la derecha, también se produjeron desencuentros  dentro del movimiento feminista que me afectaron, fue duro y lo sigue siendo. Quedarme en casa en un primer momento me sirvió para recapacitar, reconsiderar muchas cuestiones y reflexionar sobre mi posición como feminista. Leí, pensé, me replanteé muchas cuestiones y a día de hoy sigo con preocupación la deriva que en determinados ámbitos se está enquistando. Debatir en privado con otras feministas, ver que las sinergias eran posibles, que se pueden mantener posturas diferentes en algunos temas pero que, con respeto, se puede dialogar y se puede trabajar juntas, ha sido muy positivo durante estos meses.

Pensaba que el aislamiento podría servir para suavizar las tensiones, para reconsiderar desencuentros, para limar asperezas… No ha sido así y nos encontramos finalizando el año con posiciones cada vez más enfrentadas. Parece que el movimiento feminista que desde hace unos años estaba en la agenda política y mediática está desestabilizándose desde dentro.

Son muchas las feministas que dicen que el feminismo está roto, se habla de brecha generacional y un largo etcétera de cuestiones relativas a los debates que se están desarrollando en las redes sociales y de los que se hacen cada vez más eco los grandes diarios. Señalada la preocupación por la deriva que está tomando el feminismo, coincido con quienes plantean que el movimiento feminista sigue vivo pero que ya no tiene la fuerza que tenía dos, tres años atrás. Una parte del feminismo se está fragmentando, cierto, pero creo que más allá de los enfrentamientos magnificados por los medios, hay muchas feministas, cada vez más, que en pequeños grupos siguen reforzando el activismo feminista, trabajando por el cambio social, para avanzar en un modelo de sociedad en el que todas y todos tengamos los mismos derechos, las mismas oportunidades. El feminismo sigue activo.

No voy a negar que posicionarse o no sobre determinadas posturas está condicionando a muchas mujeres, parecería que sólo caben ideas enfrentadas: o estás conmigo o estás contra mí. La fuerza mediática de algunos grupos puede llevar a pensar que no hay otras ideas que se estén debatiendo dentro del feminismo. En este sentido quiero recordar lo que dice Chimamanda Ngozi Adiche[1]: El relato único crea estereotipos y, el problema con los estereotipos no es que sean falsos, sino que son incompletos. Convierten un relato en el único relato.

El feminismo es diverso, plural y por ello no podemos pretender que todas las feministas centremos nuestro activismo en una cuestión concreta, no se trata de que todas dediquemos nuestro esfuerzo en eliminar un solo tipo de discriminación… Son tantos los ámbitos en los que las mujeres estamos discriminadas, es aún tan fuerte la discriminación y desigualdad que sufrimos, que todas y cada una podemos dedicarnos a aportar nuestro conocimiento y esfuerzo en aquellas tareas en las que nos vemos más preparadas o en lo que por sensibilidad o emotividad nos pueda afectar más.

Hay mucho trabajo por hacer ¿por qué considerar que lo que para un grupo es importante debe ser fundamental para todas? ¿Por qué no dejamos de cuestionar las ideas de una plataforma o asociación y trabajamos en el tema que sea importante para nosotras? ¿Por qué quedando tanto por hacer empleamos tanto tiempo y nos desgastamos en enfrentamientos?

No comparto algunas de las ideas que defienden grupos feministas pero no veo para qué voy a dedicar tiempo a cuestionar sus posturas. Procuro leer los argumentos que presentan y pensar en ellos con el ánimo de reflexionar, de entender su postura. Una veces me convencen, otras no, pero evito descalificar a quienes piensan diferente, por muy alejadas que estemos teóricamente. La confrontación no aporta, el dialogo sí, pero en estos momentos es lo que se echa en falta.

Finalizo con una frase que escribí a primeros de año: Defendamos nuestras posturas sin atacar, sin pretender que somos más feministas porque gritamos o insultamos más. Siento una inmensa tristeza. Reflexionemos. Nos jugamos mucho en ello.

Por un 2021 feminista


[1] El peligro de la historia única. 2018

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: