Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Explotación sexual y trata’ Category

“La prostitución forma parte del entramado social

como una institución que cumple funciones necesarias

 para la reproducción de las estructuras patriarcales”

Rosa Cobo Bedia[1]

Prostitución es explotación

Las mujeres siempre han servido de intercambio para las transacciones de los varones. Son utilizadas como esclavas sexuales en los conflictos bélicos, se las explota y utiliza como si fueran mercancías en los prostíbulos. En algunos países se vende a las niñas para el placer sexual de hombres, ya sea mediante pactos matrimoniales o cediéndolas a proxenetas que abusan de ellas y comercian con su cuerpo. No debemos olvidar que esto sucede porque hay hombres que pagan para poder abusar de mujeres y niñas, sin preguntarse por su sufrimiento. La trata de personas está detrás de la prostitución, son dos caras de una misma moneda.

La sociedad patriarcal permite y potencia la prostitución para perpetuar el poder masculino. Mientras los varones puedan utilizar el cuerpo de las mujeres para su disfrute mediante una tarifa, mientras puedan entrar en un local o ir a un polígono industrial a seleccionar a las mujeres que le apetece comprar por un tiempo determinado, no podemos hablar de que la igualdad entre mujeres y hombres exista. Mientras una sola mujer se vea obligada a vender su cuerpo para sobrevivir, la libertad de las mujeres será un mito.

Por eso ha sorprendido y alarmado tanto que el Ministerio de Trabajo registrase en el mes de agosto la constitución del sindicato denominado “Organización de Trabajadoras Sexuales“. Veinte días después saltaron las alarmas y la propia Ministra Magdalena Valerio reconoció que le ‘habían colado un gol’. Días después dimitió la directora general de trabajo y el Gobierno anunció que había iniciado el trámite de impugnación del sindicato. No podía ser de otra manera en un gobierno que tiene como objetivo eliminar las desigualdades por razón de género y se ha declarado en innumerables ocasiones feminista. La prostitución no es un trabajo, el cuerpo de las mujeres no puede ser considerado una mercancía.

El debate sobre la legalización y la abolición de la prostitución es recurrente y lo seguirá siendo en la medida en que la prostitución sea un negocio que mueve cantidades ingentes de dinero, a costa de la explotación de las mujeres, pero esto para muchos es un asunto menor. ‘Si ellas deciden’ ser prostitutas, ¿por qué no permitirlo y regularlo? Quienes así argumentan parecen olvidar que la mayoría de las mujeres son obligadas a prostituirse, bien sea por necesidades materiales o porque hayan sido captadas por mafias que las explotan y esclavizan.

Quienes defendemos que la prostitución debe ser abolida, no prohibida, partimos de la premisa de que no se debe en ningún caso penalizar a las mujeres que ejercen la prostitución, deben ofrecerse oportunidades realistas para todas. El ejemplo sueco es una alternativa que pocas veces se tiene en cuenta, a pesar  del éxito obtenido. El llamado ‘modelo sueco’ no penaliza a las mujeres que se prostituyen, sino que multa a los hombres que consumen prostitución. Es importante también señalar que la ley sueca considera la prostitución una forma de violencia contra las mujeres.

Es evidente que hay alternativas, pero también hay grandes resistencias. Volviendo a la cita de Rosa Cobo Bedia, la prostitución perpetúa el sistema patriarcal y cada día es más evidente que hay fuertes resistencias al cambio de modelo de sociedad en la que los hombres dejen de tener el dominio y el poder. Para Beatriz Gimeno[2] la prostitución “no puede explicarse ni abordarse sin tener en cuenta diversos factores de vulnerabilidad relacionados con diferentes circunstancias, presumiblemente de forma combinada”. No debemos dejar de lado a las mafias que controlan la prostitución y que son, no lo olvidemos, quienes tienen mayor interés en que se legalice la explotación de las mujeres.

Otra cuestión que está siendo debatida y cuestionada es la llamada ‘maternidad subrogada’, subterfugio para esconder lo que supone esa práctica, comercializar el cuerpo de las mujeres.  Cuando se defiende pagar a una mujer para que geste hijas/os para otras personas se argumenta que todas/os tenemos derecho a tener descendencia, que las mujeres aceptan ‘libremente’. Volvemos a la misma argumentación que cuando se habla de prostitución, curioso ¿no?, cuando se trata de negocios millonarios que utilizan a las mujeres como mercancía siempre se apela a la ‘libre elección’. Si esto fuera cierto llama la atención que las mujeres que ‘deciden’ tener hijas/os para otras personas, sean mujeres de bajos recursos económicos y que quienes compran este servicio sean personas de alto nivel económico.

Decir que una mujer entrega con alegría una criatura que está gestando durante nueve meses, para que otras/os sean felices, es  tan absurdo que no se sostiene. Parece que quienes alquilan el cuerpo de una mujer ensalzan y mitifican su deseo de ser madres o padres,  pero minimizan la importancia de la mujer que da a luz, de la verdadera madre. La denominan ‘la gestante’, ‘la mujer que nos prestó el servicio’, todo para no nombrar lo que es, la madre.

Sabemos que las mujeres que alquilan su vientre, su cuerpo, son sometidas durante los nueve meses a todo tipo de pruebas, quienes las contratan quieren asegurarse que el producto que adquieren, un niño o niña , está en perfectas condiciones. Poco importa la opinión de la mujer, de la madre, que ya ha perdido todos sus derechos, no será ella quien decida si abortar o no.

Prostitución y “vientres de alquiler” son violencia de género, son la demostración de que el poder masculino se resiste a perder su hegemonía y, no lo olvidemos, ambas prácticas generan grandes negocios, manejados por hombres.

La Red Estatal contra el alquiler de vientres está integrada por más de 300 organizaciones y reclaman al gobierno que España actúe ante la ONU para “frenar” los vientres de alquiler.

Aquí se puede leer y firmar el MANIFIESTO CONTRA LA MERCANTILIZACIÓN DEL CUERPO DE LAS MUJERES .

 

Este artículo fue publicado en La Celosía, el 23/09/18.

[1] Cobo Bedia, Rosa ( 2017). La prostitución en el corazón del capitalismo. Catarata, Madrid.
[2] Gimeno, Beatriz ( 2010). La prostitución. Bellaterra, Barcelona.

 

Anuncios

Read Full Post »

Hoy #DiaMundialContraLaTrata no debemos olvidar que cada día mujeres y niñas son compradas y explotadas para satisfacer el deseo masculino. Trata y prostitución son dos caras de la misma moneda.

Tras un tiempo sin publicar, inicio el periodo otoñal el 23 de septiembre, para denunciar que cada día muchas mujeres y niñas son vendidas y explotadas. Se instauró el Día Internacional Contra La Explotación Sexual y La Trata de Personas en enero de 1999 en la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh.

No-a-la-explotación-sexual

Según UNODC, Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, El 66% de las víctimas de trata de personas identificadas desde 2006 en países de América Latina son mujeres, el 13% niñas, el 12% hombres y el 9% niños.

La violencia contra las mujeres es cada día más alarmante, ONU Mujeres estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia sexual por parte de una persona distinta a su compañero sentimental en algún momento de su vida.

#SinPuterosNOHayTrata

#DíaInternacionalExplotaciónSexual

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: