Feeds:
Entradas
Comentarios

Archivos de la categoría ‘Igualdad Salarial’

Cuidar de hijas e hijos y de las personas dependientes en general es una necesidad ineludible y cada vez más necesario, dado el aumento de la esperanza de vida y el consiguiente aumento de personas mayores que necesitan atención y cuidado.

El informe del CSIS, Un perfil de las personas mayores en España, 2013. Indicadores estadísticos básicos”, señala que: “España sigue su proceso de envejecimiento…La longevidad se ha incrementado de forma espectacular en el siglo XX. En 1900 la esperanza de vida era de 34,8 años y ahora es de 82,1″. Las mujeres tiene mayor esperanza de vida que los hombres, 85 años, frente al 79,2.

La previsión del INE es que en el año 2023 un total de 23.428 personas superarán los 100 años, casi el doble que actualmente.

Pirámide de población

http://www.ine.es/prensa/np813.pdf

 

¿Quién cuida de las/os dependientes?

Según el último barómetro del CIS, la persona que se dedica principalmente al cuidado de hijas e hijos desde el nacimiento hasta los 3 años es la madre en el 82% de las familias. Les siguen las abuelas, un 7,5%, y en tercer lugar son los padres, un 4,8%.

 

Quién cuidada a niñas/niños

Elaboración propia a partir de los datos del CIS

En lo que se refiere a personas mayores, siguiendo con el informe del CSIC, la persona que fundamentalmente cuida de los hombres mayores es su cónyuge y en segundo lugar su hija. En el caso de las mujeres, la principal cuidadora es la hija.

A la vista de estos datos podemos afirmar que cuidar tiene nombre de mujer. ¿Qué significa esto? Que las mujeres, o bien no tienen empleo remunerado o trabajan a tiempo parcial para poder compatibilizarlo con el cuidado y supone que los hombres, los padres, los hijos, tienen disponibilidad plena para dedicarse al trabajo remunerado.

Esto tiene importantes consecuencias negativas para las mujeres. Decía Máriam Martínez-Bascuñánen en un interesante artículo:

Consecuencias presentes y futuras para las mujeres

El hecho de que las mujeres sean las principales cuidadoras de la familia supone que aumente la desigualdad de género, presente y futura. Señalaremos las más significativas y que ya nadie discute:

  • Brecha salarial de género.
  • Baja presencia de mujeres en puestos de dirección.
  • Pensiones más bajas.
  • Peor salud.

Cuidar tiene, pues, un coste elevado para las mujeres, pero no podemos perder de vista la función del Estado “consiente y reproduce esta dinámica estamos entrando en una nueva forma de patriarcado público precisamente porque este modo de desposesión se encuentra mediado por aquel. La falta de institucionalización de los trabajos de cuidado perpetúa un proceso social mediante el cual se produce la transferencia de energías de un grupo a otro para producir distribuciones que son desiguales y que limitan a las mujeres”.

No hay mucho que añadir a lo que dice Máriam Martínez-Bascuñánen.

 

Read Full Post »

El 28 de junio de 2013 se publicó la Encuesta Anual de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE), relativa al año 2011, los datos no dejan lugar a dudas: la brecha salarial de género no desaparece. La ganancia media anual fue de 25.667,89 euros para los hombres y de 19.767,59 euros para las mujeres, 5.900,3 euros menos que los hombres.

Brecha salarial de género

Quiero relacionar estos datos con un artículo publicado unos días antes: Efectos perversos de la Ley para la Conciliación de la Vida Laboral y Familiar en España. En él se analizan los resultados de un estudio sobre la ley 39/1999 para promover la conciliación de la vida laboral y familiar de las personas trabajadoras en España. Los resultados del estudio no dejan lugar a dudas:

  • Son las mujeres, y no los hombres, quienes se acogen a la reducción de la jornada por motivos familiares tras la aprobación de la ley.
  • Las mujeres que se acogen a la reducción de jornada por motivos familiares son las que trabajan con contrato indefinido y no las que trabajan con contrato temporal.

Según la Encuesta Anual de Estructura Salarial la ganancia media por hora trabajada es inferior cuando se traja a tiempo parcial para ambos sexos, pero como sabemos son las mujeres las que mayoritariamente trabajan a tiempo parcial. Según la Encuesta de la Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2013, un total de 235.000 mujeres de entre 30 y 44 años de edad trabajan a tiempo parcial en España alegando como motivo el cuidado de niños o de familiares mayores o incapacitados.

El estudio es bastante definitivo: “La ley de 1999 lejos de solucionar el problema puede haberlo empeorado. Si la ley provoca que la temporalidad se perpetúe para las mujeres jóvenes esto empeora las posibilidades de conciliación para este grupo de trabajadoras al verse ancladas en este tipo de contrato durante más tiempo. Hay otro dato que el citado artículo señala y que hemos comentado en muchas ocasiones: las mujeres sufren discriminación en el empleo por el mero hecho de que puedan ser madres: Si las empresas temen que una mujer joven acabe pidiendo la reducción de jornada cuando tenga hijos pueden muy bien dejar de contratar a esa mujer previamente, aunque en ese momento no tenga responsabilidades familiares”.

“Los resultados indican que tras la aprobación de la ley, las empresas se muestran más reacias a contratar mujeres jóvenes y/o a ofrecer un contrato indefinido a mujeres jóvenes, en edad de tener hijos. En su lugar, existe una mayor tendencia de las empresas a contratar o bien a hombres en la misma franja de edad o a mujeres jóvenes pero con contrato temporal”.

El 16,38% de las mujeres tuvo ingresos salariales menores o iguales que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), frente al 6,8% de los hombres. Si se tienen en cuenta los salarios más elevados, el 9,97% de los hombres presentaron unos salarios cinco veces superiores al SMI, frente al 4,41% de las mujeres. La proporción de personas con ganancia baja es del 18,9% y, de estos trabajadores, el 64,25% fueron mujeres.

Podemos seguir analizando más datos, pero está claro que las desigualdades de género siguen siendo una realidad y que es necesario trabajar en una línea diferente a la de la conciliación para posibilitar la igualdad de oportunidades. Es imprescindible apostar por la corresponsabilidad en el cuidado, pues mientras mujeres y hombres no se comprometan por igual en la atención a niñas, niños y personas dependientes, poco avanzaremos. La brecha salarial de género seguirá siendo una asignatura pendiente y las mujeres seguirán desarrollando una doble jornada laboral: trabajo remunerado y trabajo no remunerado, para encontrarse con una situación de menor poder adquisitivo, tanto en el presente como en el futuro: “las mujeres perciben de media pensiones un 39% menos que los hombres en toda la Unión Europea.

La Ministra Ana Mato decía: “El Gobierno trabaja en un plan por la igualdad y contra la discriminación salarial para que las mujeres no cobren un 20% menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo”.  Recordamos a la Ministra que para eliminar la brecha salarial de género hay que eliminar todas las desigualdades existentes y trabajar para que la igualdad de oportunidades sea real, no un tema al que se dedica un titular y se olvida como si ya se hubiera resulto.

Read Full Post »

Día Internacional de la Igualdad Salarial

Cada 22 de febrero surgen los mismos debates: que si es un tópico eso de que las mujeres cobren menos que los hombres, que en mi trabajo eso no sucede, que puede que cobren menos pero es porque trabajan menos horas, etc., son un ejemplo de las cuestiones que cada año nos encontramos quienes reivindicamos la igualdad salarial para mujeres y hombres.

No importa que las estadísticas digan  que Una mujer tiene que trabajar 82 días más que un hombre para cobrar lo mismo”,  que la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, declare que las mujeres  perciben un salario anual en torno a un 20 por ciento inferior al de los hombres por trabajos iguales o de igual valor,  que el Informe de Impacto de Género diga que una mujer puede cobrar un 41,3% memos que un hombre, muchas personas siguen negando la realidad y afirmando que eso no es cierto.

Vivimos un momento de crisis que está teniendo importantes repercusiones en el empleo de mujeres y hombres y parece que la difícil situación que vivimos lleva a negar la evidencia: sea cual sea el dato que tomemos como referencia, las mujeres siguen viviendo una situación de desigualdad o diciéndolo más claro de discriminación. La tasa de actividad femenina ha aumentado en los últimos años hasta situarse en el 53,42% en el cuarto trimestre de 2012, pero sigue siendo inferior a la masculina que es del 66,52%.  La tasa de paro de los hombres es del 25,58%, el de las mujeres es del 26,55%.

Según el informe de UGT sobre “Diferencias sobre desigualdades salariales” la brecha salarial se ha ido reduciendo en España situándose el nivel de la media europea. Señala también que la brecha salarial está produciendo una importante brecha social, “los bajos salarios afectan a un asalariado de cada seis en la Unión Europea en 2010, de los cuales un 21 % son mujeres y un 13,3 % hombres”.

“La desigualdad en las retribuciones tiene otro problema añadido, y es que se perpetúa. Es una bomba de relojería que no se desactiva, y puede ser cada vez peor, porque tener un salario más bajo implica tener una prestación por desempleo y una pensión de jubilación más baja“, según explica la eurodiputada holandesa Ria Oomen-Ruijtenj.

Como podemos ver en el informe de UGT existe un marco legal, tanto a nivel internacional, como europeo o español en materia de igualdad salarial, la primera referencia la tenemos en el Convenio 100 de la OIT de 1950 y la última del Parlamento Europeo que el 12 de diciembre de 2012, donde se aprobó la Resolución sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea. Insta a la UE y a los Estados miembros a que dupliquen sus esfuerzos para conseguir los objetivos del Pacto Europeo por la Igualdad de Género (2011-2020) y a que adopten medidas para tratar la brecha salarial entre hombres y mujeres, la segregación en el trabajo.

Ante tanta evidencia ¿Por qué se sigue negando la realidad? ¿Por qué no se tienen en cuenta los datos estadísticos en este ámbito y si se consideran para cualquier otro análisis?

El Loby Europeo de Mujeres organiza las IV Jornadas 22 de Febrero: Día por la Igualdad Salarial entre Mujeres y Varones. Será en Madrid, en el Instituto de la Mujer, C/ Condesa de Venadito Nº 34.

Sin igualdad salarial no habrá igualdad social

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.959 seguidores

%d personas les gusta esto: