Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Maternidad’ Category

Fuente: El empresario, diario digital de las empresasLa CEOE, en el informe Perspectiva empresarial sobre la conciliación de la vida laboral y familiar” se posiciona, como ya lo ha hecho en otras ocasiones, contraria a que aumente el permiso de paternidad, lo que no sorprende demasiado. Siendo sus directivos hombres que detentan el poder no podía ser de otra manera. No pueden aceptar que una medida que facilite la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres se ponga en marcha. Se olvidan de que el modelo de sociedad hombre sustentador/esposa dependiente está obsoleto y que lo que hoy se demanda es que todas las personas sean económicamente solventes y que se corresponsabilicen de las tareas de cuidado por igual.

Dicen los poderosos hombres de la CEOE, haciendo alusión al aumento a cuatro semanas del permiso de paternidad, que: El objetivo (de la conciliación) no puede ser que los hombres abandonen o limiten su participación en el mercado laboral para facilitar la participación femenina”. No les vendría nada mal a los directivos de la CEOE leerse la Proposición de Ley de la PPiiNA, para que se hagan una idea de que quienes defendemos que los permisos de maternidad/paternidad deben ser iguales, intransferibles y pagados al 100% no pretendemos que los hombres abandonen el mercado laboral, faltaría más, lo que proponemos es que los hombres se impliquen en el cuidado de sus criaturas desde el momento del nacimiento y que las mujeres dejen de ser discriminadas por ser madres.

La CEOE debería preocuparse más bien por eliminar la discriminación que sufren las mujeres por el hecho de ser madres o por el hecho de que puedan serlo, lo que se llama discriminación estadística. La citada organización debería tener en cuenta lo que dice Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro Económico: “La desigualdad de género priva al mundo de un enorme recurso de talento sin explotar en un momento en que es tan importante para abordar los enormes desafíos y las fuerzas disruptivas que enfrentamos”.

La CEOE dice que no es positivo reducir la jornada laboral de las madres y de los padres para cuidar de la familia,  por supuesto que no, más adecuado sería jornadas más cortas para todas las personas. Sorprende que la CEOE no se haya preocupado por el hecho de que las mujeres se ven obligadas a abandonar su carrera profesional, total o parcialmente, tras las 16 semanas del permiso de maternidad para cuidar de sus hijas e hijos, pero cuando los padres se ausentan del mercado laboral cuatro semanas se inquietan. ¿Será que temen que con la ampliación del permiso de paternidad la masculinidad hegemónica pierda posiciones? Resulta curioso que cuando los hombres comienzan a disfrutar de cuatro semanas de permiso de paternidad, que se lo toman en torno al 80% de los padres, los directivos se ven en la necesidad de posicionarse en contra.

Proponen en el citado informe ‘una mayor infraestructura pública de servicios de atención a niños y mayores dependientes y la implantación de ayudas, subsidios y otros beneficios orientados a las familias y que los horarios de estos centros sean flexibles’. Escuelas infantiles de cero a tres años, a precios asequibles, y servicios de calidad para las personas dependientes, son evidentemente imprescindibles, pero la propuesta de la CEOE de ampliar y flexibilizar los horarios de escuelas infantiles y centros de atención a la dependencia, parece más una medida orientada a facilitar la plena disposición para el trabajo remunerado que facilitar que mujeres y hombres puedan compatibilizar trabajo remunerado, trabajo doméstico y desarrollo personal. Se olvida la CEOE que los cambios de horario son perjudiciales para todas las personas, y no hablemos ya de niñas y niños o personas mayores, para quienes es fundamental una cierta rutina en los horarios y actividades cotidianas. No se trata de ampliar horarios, más bien se trata de que los horarios laborales se adecuen a las necesidades de las personas.

Ofende leer en el citado informe conceptos como ‘corresponsabilidad’ o ‘igualdad de género’, cuando las medidas que se proponen están completamente alejadas de lo que estos términos significan. Jugar con las palabras sólo sirve para justificar su apuesta por el libre mercado y la ampliación de beneficios económicos, para ellos prioritario. Esto se ve claro si analizamos otra de sus propuestas: mejorar la fiscalidad del segundo sustentador familiar o, lo que es lo mismo, mayores ventajas para la tributación conjunta. María Pazos Morán[1] señala al respecto: “La declaración de la renta conjunta es un estímulo para que las mujeres sigan en los hogares”. Medidas como ésta dejan clara la idea que subyace en el informe.

Hablar de conciliar la vida laboral, personal y familiar es en estos momentos algo vacío si no se contempla la perspectiva de género, es decir, si no se tiene en cuenta que las mujeres están en posición de desventaja, que los roles y estereotipos de género están influyendo en cómo se posicionan mujeres y hombres en la sociedad actual. Mientras la brecha salarial de género sea una realidad, mientras el acceso a puestos de alta dirección sea un ‘techo de cristal’ para la mayoría de las mujeres, mientras las ocupaciones que en mayor medida realizan las mujeres sean menos valoradas que las que de forma habitual realizan los hombres, la conciliación seguirá siendo cosa de mujeres.

Tal vez sea eso lo que, con subterfugios, quiera la CEOE. Pero se olvidan de que las mujeres no vamos a conformarnos con medias tintas, que queremos ser trabajadoras con plenos derechos y no vamos a permitir que nos vengan con trampas para que sigamos desempeñando esas funciones que a ellos no les gusta.

[1] Autora de “Desiguales por Ley”, Editorial, Catarata

Anuncios

Read Full Post »

India prohíbe los vientres de alquiler a extranjeros Los partidos políticos no dejan de sorprenderme y siempre para mal. Cada vez hay más  dirigentes políticos (aquí el lenguaje masculino es lo que procede), que hacen declaraciones sobre la posibilidad o necesidad de legislar sobre la llamada “maternidad subrogada”, eufemismo para suavizar lo que en verdad se está diciendo: se quiere legalizar que se comercialice con el cuerpo de las mujeres, alquilando sus úteros.

Escribí sobre este tema hace unos meses para denunciar está práctica y el hecho de que se celebrara una feria en Madrid para promocionar a  las empresas que se lucran actuando como intermediarias. Desde entonces es mucho lo que se ha escrito a favor y en contra de esta práctica. Lo que me resulta preocupante ahora, es que sean grupos políticos considerados progresistas o de izquierdas los que, en aras al derecho a tener hijas/os con genes propios,  pretendan que es necesario legalizar el alquiler de úteros.

Iñigo Errejón declaraba en la Ser que no veía mal, a priori, la gestación subrogada, pero creía necesario “discutir mejor los controles” para su regulación y ha reconocido “los quebraderos” que está suponiendo el tema para “la gente que trabaja en ello”. Señor Errejón, esos “quebraderos de cabeza ” ¿A qué se deben? Porque, ¿”la gente que trabaja en ello” tiene en cuenta que las mujeres no pueden ser nunca objetos para que otras personas cumplan sus deseos?

Se tiende a argumentar sobre el alquiler de úteros en base al derecho a tener hijas/os. ¿Cómo es posible que se justifique comerciar con el cuerpo de las mujeres en base a dar derechos a otras personas? Nadie discute, por evidente, que las mujeres que alquilan sus vientres, son las que sufren pobreza y marginación. Pero, la solución para estas mujeres no es que un hombre o una mujer la contraten durante nueve meses. La solución pasa por tomar medidas para que las mujeres que viven en situación de vulnerabilidad dispongan de recursos, que no se vean abocadas a tener que contratar su cuerpo para sobrevivir.

Los derechos de estas mujeres se ven menoscabados desde el momento en que inician el proceso y  durante el periodo de gestación. Como bien sabemos, una vez iniciada la gestación la mujer no tiene capacidad de decisión, es la persona o pareja que alquila y paga la que toma las decisiones.

Hace unos días vi un capítulo de la serie “The good wife”, que trababa el tema desde un planteamiento jurídico. La pareja contratante llevaba a juicio a la mujer gestante, porque se negaba a abortar ya que el feto tenía problemas. La mujer gestante lo sentía como un hijo suyo y la pareja consideraba que, como tenía sus genes, era su hijo, por lo tanto la decisión era suya. La crudeza con la que se debatía sobre el contrato, sobre quién tenía más derechos legales, reflejaba con claridad que hablar de legalizar esta práctica no es otras cosa que comercializar el cuerpo de las mujeres.

Las mujeres #NosomosVasijas, no somos recipientes que se alquilan para que otras/os tengan descendencia. No confundamos derechos con deseos.

Los partidos políticos no pueden decir que la igualdad de género es necesaria, que hay que eliminar la brecha salarial, que hay que fomentar la corresponsabilidad en los cuidados, etc., y al mismo tiempo pensar en legalizar una práctica, el alquiler de úteros, que al igual que la prostitución es explotación de las mujeres, es violencia machista. Un poco de coherencia es lo mínimo que podemos pedirles.

Read Full Post »

La maternidad ha sido siempre mitificada y ensalzada, llegando incluso a identificar “ser madre” con el objetivoSassoferrato al que toda mujer debe aspirar. Escribo esto en el avión regresando de Florencia, influenciada por la cantidad de cuadros que he visto de la Madonna col Bambino, en brazos. El hecho es que en muchos casos la representación más que de una mujer era de una niña/madre, que  reflejaban una gran tristeza.

Botticelli

Mientras visitaba los museos, en España se debatía por primera vez en el Pleno del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley (PNL) para que se equiparasen los permisos de maternidad y paternidad, para que sean iguales, intransferibles y pagados al 100%. La PNL fue presentada de forma magistral por Sofía Castañón.

                                                                                                  san-girolamo

Junto a la imagen de mujer/niña/madre, otra cuestión que acaparó mi atención fue la mirada de resignación de estas mujeres/niñas con su hijo. Como la perspectiva de género no puedo olvidarla en ningún momento de la vida cotidiana, me decía, ¿cómo no van a tener cara de resignación? Son niñas, con una carga que les viene impuesta, que aún se impone a las mujeres y a las niñas. Bien, sabemos que en muchas épocas muy pocas mujeres podían  saltarse este mandato de género.

Mientras reflexionaba sobre dichas imágenes, seguía en la distancia el debate que estaba teniendo lugar en el Pleno del Congreso de los Diputados. Escuché con emoción cuando una mayoría de diputadas y diputados votaban a favor de la PNL, pensando que el recorrido para llegar a ese momento había sido muy largo. Mucho mejor hubiera sido, por supuesto, que lo que se hubiera debatido fuera una Proposición de Ley, (PL) que obligaría al gobierno a legislar. Es decir, que en el Pleno del Congreso se estuviera debatiendo la PL que tiene elaborada la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles, por Nacimiento y Adopción, PPiiNA, lista para ser aprobada.

La PPiiNA en el congreso

Compis de la PPiiNA durante el debate

Las circunstancias propiciaron que uniera estos dos hechos: la representación iconográfica de la mujer/niña/madre y la falta de sensibilidad de algunos grupos parlamentarios, que en aras de defender la maternidad, obligan a las mujeres a seguir cumpliendo un rol que la sociedad patriarcal les ha impuesto, a pesar de que gran parte de la sociedad rechaza que las mujeres tengan que cuidar de sus criaturas, los primeros momentos de su vida, casi en solitario.

Si ya es difícil contemplar, sin cuestionarla, la representación histórica, ¿cómo no cuestionar que actualmente se siga pensando en las mujeres en su papel de madres como función prioritaria? ¿Cómo es posible que los padres estén ausentes en las primeras semanas de vida de su hija/o? Porque no lo olvidemos, los padres en nuestro país ven limitadas sus posibilidades de cuidar en el momento del nacimiento. Las dos semanas de permiso a las que tienen derecho son claramente insuficientes y perjudican su relación con sus bebés, perjudica a las criaturas al privarlas del cuidado paterno, perjudica a las mujeres que ven cómo su vida laboral sufre las consecuencias de la maternidad y, en definitiva, perjudica a toda la sociedad.

Por ello, vuelvo a señalar que el día 18 de octubre fue un día importante, un avance en el trabajo que durante 11 años ha desarrollado la PPiiNA. Como dijo Sofía Castañón “un poco de igualdad no es igualdad“, pero en la PPiiNA sabemos que el camino es largo y que hay que ir dando pasos para lograr la igualdad real.

Los permisos iguales, intransferibles y pagados al 100% no son la única medida para lograrlo, pero es un paso fundamental y decisivo para alcanzar la corresponsabilidad en los cuidados. Cuando los hombres se comprometan con el cuidado de niñas y niños estarán más concienciados de que cuidar de las personas dependientes es una labor de todas y todos.  Las niñas que sean cuidadas por sus padres, dejarán de pensar que es obligación suya cuidar y los niños aprenderán que ellos también pueden y deben cuidar.

¿Por qué hablo de estos dos hechos? Porque los viví de forma simultánea e, inevitablemente, las gafas violeta no me las dejo en casa, me acompañan siempre. Viendo los museos pensé en las niñas que siguen siendo obligadas a ser madres cuando deberían estar en la escuela y jugando. Porque ser madre discrimina y algunos grupos parlamentarios se niegan a legislar para eliminar la discriminación de género. Por ello, que en el Pleno del Congreso se haya aprobado una PNL es importante, pues abre el camino para que la PL de la PPiiNA sea igualmente aprobada.

 

Read Full Post »

– La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), junto con Juan Torres, Lina Gálvez, Miguel Lorente y Rosa Cobo; han presentado esta mañana el texto que será enviado a los parlamentarios y parlamentarias.

– La actriz Clara Lago, el economista Vicenç Navarro, la socióloga Marina Subirats, el teólogo Juan José Tamayo, la filósofa feminista Christine Delphy, el médico Miguel Lorente o la escritora Laura Freixas son algunas de las firmas de esta petición.

img_0759

Madrid, jueves 8 de septiembre de 2016. La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) ha presentado esta mañana ante los medios una carta dirigida a diputados y diputadas en la que más de un centenar de personalidades urgen al Congreso a afrontar los retos sociales; alertan de las graves consecuencias que tendría la reforma del sistema de permisos propuesta por Ciudadanos; y exigen la equiparación del permiso de paternidad al de maternidad, ambos totalmente intransferibles y pagados al 100%.

La PPiiNA ha estado acompañada por el economista Juan Torres, la catedrática de Historia Lina Gálvez, Miguel Lorente Acosta, médico y profesor de la Universidad de Granada y ex-Delegado del Gobierno para la Violencia de Género y la socióloga feministaRosa Cobo. Las personas asistentes han explicado el porqué de su apoyo a esta reforma, que propone aumentar casi al doble el tiempo disponible por los/as progenitores/as para el cuidado del bebé, “sin perjudicar el empleo femenino ni el derecho a cuidar, y asegurando a las criaturas el derecho a la atención de sus papás igual que de sus mamás”, explica Mariano Nieto, co-portavoz de la PPiiNA.

“No sólo hay que hablar de lo que costaría esta medida que propone la PPiiNA”, ha afirmado Juan Torres, “también hay que hablar de los beneficios que supone, no sólo a la sociedad si no también a nivel empresarial: favorece el crecimiento del PIB, aumenta la demanda de bienes y servicios, el empleo, el ahorro y la productividad”.

Ciudadanos propone ahora una reforma que es una trampa peligrosa y supondría el mismo gasto público que la reforma de la PPiiNA durante esta legislatura”; afirma María Pazos, co-portavoz de la asociación. Además, “sería un grave atentado contra la democracia que se aprobara cualquier reforma por la que las mujeres se consolidaran como cuidadoras principales”, ha sentenciado Pazos.

Sobre esta propuesta del partido que lidera Albert Rivera, Lina Gálvez ha apuntado que es una reforma que “perpetúa y legitima la desigualdad”. “Realmente me tiene cabreada el tema de la parte transferible”, explica Gálvez, “en todos los lados escucho que la reforma de Ciudadanos iguala los permisos de paternidad y maternidad y no es verdad.La ‘libre elección’ de la que habla Ciudadanos es un mito porque no todas las personas tienen libertad de elegir por diferentes causas”.

“Lo que esconde la reforma de Ciudadanos es una sociedad fuertemente patriarcal detrás”, ha explicado Rosa Cobo, “Vulnera y  y rompe el principio de igualdad entre hombres y mujeres”.

(Adjuntamos carta y listado de personalidades firmantes)

LISTA DE FIRMANTES: Firmas Carta PPiiNA
CARTA DIRIGIDA A DIPUTADOS Y DIPUTADAS: Carta PPiiNA a Diputados y Diputadas

Más información, entrevistas e imágenes:Arantza De Castro, Jefa de Prensa
Teléfono: 619.62.60.50
E-mail: gabineteprensa@igualeseintransferibles.org
http://www.igualeseintransferibles.org

Read Full Post »

A pesar de los muchos avances en igualdad de derechos entre mujeres y hombres, no podemos olvidar que vivimos en una sociedad patriarcal y, como consecuencia, los derechos de los hombres siguen siendo prioritarios, de forma más o menos explícita. Un ejemplo es la gestación subrogada, maternidad subrogada o vientres de alquiler, los términos con los que se denomina el hecho de que una mujer se quede embaraza por encargo de otra persona o personas, renunciando a sus derechos como madre, generalmente a cambio de dinero.

Vientres de alquilerEstos días se ha celebrado en Madrid una feria de gestación subrogada, lo que ha provocado que se escriban muchos artículos sobre el tema, bien sea defendiendo o cuestionando esta práctica que está en el debate político y social. El hecho de que se hable de “feria” hace pensar que es un mercado de compra y venta, en este caso el producto es el cuerpo de las mujeres.

Lo que me ha llamado la atención estos días es leer artículos de hombres defendiendo la regulación de la gestación subrogada comparándola con la donación de órganos o con el derecho al aborto. Es un grave error confundir derechos con deseos, el hecho de que un hombre que no puede embarazarse desee tener descendencia, no es motivo suficiente para defender la regulación de esta práctica como si de un derecho se tratara y pretender justificarlo comparándolo con la donación de órganos o con el derecho de las mujeres a abortar, no tiene fundamento, son cuestiones distintas y sólo supone mezclar temas para enredar el debate.

La Plataforma “No somos Vasijas” señala que “El deseo de ser padres-madres y el ejercicio de la libertad no implica ningún derecho a tener hijos” y rechaza la regulación de los vientres de alquiler por considerar que el cuerpo de las mujeres no puede ser objeto de alquiler o compra.

Se apunta a menudo que algunas mujeres prestan su cuerpo de manera altruista para que otras personas o parejas que no pueden tener descendencia no se vean privadas del derecho a la maternidad o la paternidad. Sin negar que puedan existir caso asilados de mujeres que accedan a prestar su cuerpo, no debemos olvidar que la gestación subrogada es un negocio que mueve mucho dinero y que juega con la salud de las mujeres. Decía Alicia Mayares, en un artículo de Yolanda Martos, que “Desde el punto de vista ético, no se puede tomar el cuerpo de las mujeres como máquinas que fabrican hijos a gusto de los que pagan. Tras la compra-venta hay una gran mentira y una trampa que hace imposible aceptar esta práctica, porque se les niega a las mujeres su derecho a decidir si se quedan finalmente con el bebé”.

Hay que recordar que los mayores consumidores de esta práctica, es decir, quienes de forma mayoritaria alquilan vientres para tener descendencia propia, son hombres con alto poder adquisitivo.  Quienes pueden viajan a Estados Unidos o Gran Bretaña donde existe regulación y pagan 100.000€ y quienes disponen de menos recursos van a “Nepal, a India, o a otros países donde los derechos de las mujeres con frecuencia son pisoteados y donde existen auténticas “granjas” en las que decenas de gestantes son explotadas económicamente como meras ‘incubadoras’ de los hijos de otros”.

Quienes defienden la regulación parecen considerar que ser madre es tan bello que las mujeres pueden desear serlo sólo para complacer el deseo de otras personas de forma altruista, porque claro defender que se pague un precio por ello supone aceptar que se comercializa con el cuerpo de las mujeres. Yo les preguntaría qué piensan de la discriminación que sufren las mujeres por ser madres, ¿trabajarán para que se elimine?

¿Por qué cuando se trata del cuerpo de las mujeres los hombres se consideran con derecho a decidir?, ¿Por qué se considera justificado que una mujer pueda alquilar su cuerpo para satisfacer el deseo de otras personas?, quienes así piensan ¿creen de verdad que las mujeres se van a someterse a técnicas de fecundación, con los problemas que ello puede acarrear y después entregar a su hija o hijo o otra persona o personas?

Lo que me preocupa es que cuando se trata de regular sobre el cuerpo de las mujeres, se buscan justificaciones de todo tipo para lograrlo y no lo olvidemos, los hombres tienen el poder político y económico.

Read Full Post »

Me uno a la Campaña de la Plataforma por Permisos Iguales e Intrasferibles, PPiiNA, #YDejateDePlanchas

Un año más, la PPiiNA pone en marcha su campaña por el día de las Madres, para reivindicar que el mejor regalo que se les puede hacer es un presente y un futuro igualitario.

¡Qué mejor regalo para una madre que la igualdad y las responsabilidades equilibradas!

Con permisos para cada progenitor/a iguales en duración, con la misma parte obligatoria, intransferibles y remunerados al 100%, se lanzaría un mensaje positivo a la sociedad de que el cuidado es tanto cuestión de los hombres como de las mujeres.

Dia_madres_ppiina_2011

¿Dónde conseguirlo? En la PPiiNA

Permisos Iguales e Intransferibles … y DÉJATE DE PLANCHAS!!!

Read Full Post »

conciliar vida laboral y familiarSomos muchas las personas y organizaciones que estamos demandando desde hace tiempo medidas concretas para eliminar las múltiples discriminaciones que sufre las mujeres, en especial cuando son madres. En este comienzo de año, la conciliación está siendo tema de debate de manera masiva, tanto en la prensa como en las redes sociales. De pronto, parece que es un tema nuevo, que hay que posicionarse sobre determinadas actuaciones como si fuera una cuestión sobre la que no se ha hablado, como si no hubiéramos manifestado muchas veces nuestra postura al respecto.

La masiva incorporación de las mujeres al empleo, que se produjo en las últimas décadas del siglo XX, agravó una realidad que muchas familias, mejor dicho, muchas mujeres vivían: la necesidad de compatibilizar la vida laboral y personal, por ello muchas personas y organizaciones llevamos mucho tiempo reivindicando medidas para lograrlo. La idea de que son necesarias medidas de conciliación es general, pero no existe acuerdo en qué tipo de medidas hay que poner en marcha para conseguir dichos fines y los objetivos que se pretenden conseguir.

Los cambios que se han producido en las últimas décadas son tan importantes en lo relativo al empleo de las mujeres que, indudablemente, nadie considera ya que puedan volver a su papel tradicional de ser casi en exclusiva madres, esposas o hijas. No obstante, para algunos colectivos es importante que las mujeres tengan una carrera profesional, pero sin desprenderse totalmente del papel que la sociedad patriarcal les ha impuesto tradicionalmente. Piensan que las mujeres están más preparadas para cuidar, en especial de hijas e hijos, y por tanto consideran natural que sean ellas quienes se ocupen de su cuidado los primeros años, aunque para ello tengan que dejar un tiempo el trabajo remunerado, ya sea reduciendo la jornada o dejando temporalmente el empleo.

Otras personas y grupos buscamos, por el contrario, cambios que de una vez por todas eliminen los mandatos de género que tanto condicionan la vida de las personas, en especial de las mujeres. Quienes pensamos que la biología no es determinante para cuidar de hijas, hijos y personas dependientes, que los condicionantes de género son construcciones sociales que el patriarcado ha impuesto a las mujeres para someterlas y limitarlas, consideramos que mujeres y hombres deben corresponsabilizarse de los trabajos de cuidado y tener las mismas oportunidades en lo que al trabajo remunerado se refiere. La corresponsabilidad en los cuidados es el mejor camino para lograrlo.

El trabajo remunerado está organizado de tal manera que resulta complicado, a veces imposible, desarrollar una carrera profesional y atender de forma adecuada a la familia. Los largos horarios, las jornadas partidas, etc., complican esta terea. Pero, ¿por qué este problema lo tienen sólo las mujeres? ¿Por qué los hombres siguen sin “enterarse” de esta realidad? La respuesta a estas preguntas es diferente en función de la idea que se tenga de la maternidad/paternidad y del rol social de las personas en función de su género.

Las personas que, como hemos señalado, piensan que la biología es determinante, abogan por unas medidas de conciliación que facilite a las mujeres compatibilizar la maternidad con el empleo, por lo que exigen, entre otras medidas, permisos de maternidad más largos. Quienes consideramos que hay que eliminar los condicionantes de género, vemos urgente que los permisos de paternidad sean iguales a los de maternidad, para así eliminar los roles que tanto condicionan y avanzar hacia una sociedad justa y más igualitaria. Son dos planteamientos diferentes pero no por ello debemos dejar de buscar puntos de acuerdo y trabajar reforzando los puntos que seguro nos unen: que mujeres y hombres tengamos las mismas oportunidades y que las mujeres no sean discriminas al ser madres.

Hablar de conciliación es necesario pero no es suficiente, porque es imprescindible y urgente que los hombres se corresponsabilicen de los cuidados, ya que conciliar ha sido y sigue siendo “cosa de mujeres”. Mientras esto no suceda las mujeres serán vistas como “menos disponibles” para el empleo. Hemos argumentado en muchas ocasiones que la maternidad es un hándicap para la carrera profesional de las mujeres, que la maternidad discrimina y que nada mejor que aumentar los permisos de paternidad para que los padres, desde que nace una criatura, se comprometan en las tareas de cuidado.

Comenzamos una nueva legislatura, durante la campaña electoral se han hecho muchas promesas en los temas que aquí planteamos, ahora debemos exigir que se cumpla lo que se ha prometido.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: