Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Feminismo’ Category

La Plataforma Feminista de Alicante promovió la declaración de #EmergenciaFeminista ante los crímenes machistas que se produjeron en el mes de julio. Más de 200 ciudades se han unido a la convocatoria. El #20S son muchas las ciudades que tendrán una #nochevioleta, no sólo en España, feministas de otros países se están uniendo a la convocatoria. París el #20S tendrá una #nochevioleta.

Como señalaba la Plataforma Feminista de Alicante: En este verano ha imperado la barbarie, asesinatos, violaciones, acoso, pederastia, manadas. Este verano la violencia de género nos ha dejado los peores datos en más de una década.

Se ha pulsado el botón, se han roto los cristales, se oyen las sirenas, son las voces de quienes llenaremos las calles. Son las mujeres de nuevo dispuestas a luchar por lo que es suyo, por su derecho a una vida libre de violencia machista.

Esto es una emergencia. Es un grito contra la violencia, contra la injusticia, un grito contra la barbarie, un grito a la libertad, a la igualdad, un grito al sentido común. Gritamos, porque ya no nos quedan minutos de silencio.

Estos son algunos de los motivos para convocar la #emergenciafeminista

En Madrid no vemos en Sol a las 20:30, con una luz violeta.

 

Read Full Post »

La Universidad de Coruña organizó una jornada para debatir sobre “trabajo sexual” que ante las protestas feministas ha sido suspendida argumentado que han sufrido acoso. Decir que la citada Universidad ha sufrido acoso es una falacia. Las feministas hemos criticado que se celebrara una jornada que, viendo el programa, más que un debate parecía  promocionar la prostitución. Los debates sobre si una universidad pública debe organizar este tipo de jornadas están poniendo de manifiesto que cuando se trata de las mujeres los derechos humanos se olvidan.

No puedo considerar la prostitución un trabajo, porque no puedo aceptar que las mujeres sean vejadas, humilladas, explotadas para satisfacer los deseos masculinos. La libre elección que se esgrime en este tema, no es más que un mito. Son muchas las mujeres que se han visto inmersas en el sistema prostitucional, que tras conseguir salir, denuncian las condiciones en las que vivían, más bien sobrevivían. Tampoco debemos olvidar que la mayoría de las mujeres que están en situación de prostitución, son mujeres migrantes y victimas de trata.

Hay quienes plantean que hay que combatir la trata pero no la prostitución, pero no es posible separar una cosa de la otra, las redes de trata controlan la industria del sexo y como señala Sakia Sassen (2001), el tráfico de personas viola los derechos humanos, civiles y políticos. Está unido a la industria del sexo, al trabajo coaccionado, a la inmigración ilegal. Señala también que no es casual que el crimen organizado se haya introducido en el comercio del sexo. Dice Sassen: La creciente transnacionalización de muchos aspectos del turismo sugieren que la industria del sexo seguirá creciendo a escala mundial. ¿Nos callamos y permitimos que las mujeres sean tratadas como mercancías, que sirvan para el lucro de las mafias y proxenetas?

Vivimos tiempos convulsos en nuestro país, la entrada en las instituciones de partidos de extrema derecha amenazan los derechos de las mujeres y, lo que es más preocupante, los partidos que se definían como centroderecha se lo permiten para no perder poder autonómico o local. En este sentido no es una cuestión menor que un colegio concertado de Madrid obligue a que las niñas vayan al colegio con falda. Las niñas dicen que se sienten incomodas, observadas, pasan frío y no pueden correr libremente en el patio. Obligar a las niñas a ir con falda al colegio contra su voluntad perpetúa los roles de género. Esto no debería suceder en ningún colegio y menos aún en uno concertado.

El dirigente de un partido político con representación parlamentaria negaba que existiera la violencia machista, respondió a la fiscal general del Estado, María José Segarra, diciendo: La violencia de género es una gran mentira, negar esto es como negar el día o la noche“. Esta frase es sólo un ejemplo de las sandeces que suelen decir. Parece que lanzar titulares de prensa es la manera que tienen para difundir sus ideas y así provocan la crítica, para ocupar espacio en redes sociales y medios de comunicación.

dav

En Usera, barrio de la zona sur de Madrid, basta dar un paseo por sus calles para encontrar cientos de tarjetas de anuncios de prostitución. En los parabrisas de los coches la publicidad sexista se acumula. “Chicas asiáticas”, “Chicas nuevas y jovencitas”, “Asiáticas, orientales, muy guapas y jovencitas”, etc., etc. ¿Por qué se permite esto? ¿Por qué cuando se trata de los derechos de las mujeres todo está permitido? Las asociaciones del barrio lo han denunciado y han recogido 47 kg de publicidad, pero las denuncias no parecen conmover a nadie. ¿Se permitiría esto en algún barrio del centro de Madrid?

Entre tanta desfachatez una buena noticia, el Ayuntamiento de Getafe ha publicado una ordenanza de convivencia ciudadana en la que se propone sancionar al cliente y/o prostituidor que acude al reclamo y a los intermediarios y/o proxenetas que exploten a mujeres y hombres que ejercen la prostitución. También se intensificarán las inspecciones en locales e inmuebles donde se sospeche que puedan ofrecer servicios sexuales, con el fin de comprobar si cumplen con la normativa en vigor y, en su caso, denunciar las infracciones que se detecten. Nunca llamaría “cliente” al prostituidor. El lenguaje importa y utilizar ese término dignifica a quienes explotan y humillan a las mujeres.   #aboliciónprostitución.

Read Full Post »

Este artículo es un resumen del publicado en la revista Aschel

 

La familia patriarcal ha sido extraordinariamente flexible y ha variado según la

época y los lugares. El patriarcado oriental incluía la poligamia y la reclusión de las

mujeres en harenes. El patriarcado en la antigüedad clásica y en su evolución

europea está basado en la monogamia, pero en cualquiera de sus formas formaba

parte del sistema el doble estándar sexual que iba en detrimento de la mujer.

Gerda Lerner[1]

 

La RAE en su 5ª acepción define el patriarcado como: Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje.

El patriarcado es en realidad un sistema de organización social en el que los hombres ejercen dominio sobre las mujeres. Va más allá de las relaciones familiares, es un sistema de creencias que organizan el mundo teniendo al hombre, lo masculino, como referente. Es un sistema de dominación que considera a las mujeres inferiores.  Para Gerda Lerner las relaciones de parentesco colocan a las mujeres en una situación de subordinación, pero considera que lo que se intercambia y cosifica es su sexualidad y su capacidad reproductiva.

La explotación sexual de las mujeres se ha dado en todas las épocas y en todas las sociedades y han sido utilizadas como esclavas sexuales, considerado que los hombres tenían derecho a usar su cuerpo para satisfacer sus deseos.

La cosificación del cuerpo de las mujeres actualmente ha adquirido una nueva dimensión, se alquilan mujeres para satisfacer el deseo de tener descendencia como si de un derecho se tratase, lo que se ha dado en llamar vientres de alquiler, es una nueva forma de explotación que no hace sino aprovechar las nuevas tecnologías, aunque conviene recordar que la apropiación de bebés al nacer se ha producido en otras épocas.

Una práctica que comenzó en el franquismo y que se extendió hasta la década de los 90, era robar a las madres sus criaturas nada más nacer para darlos en “adopción” a familias afines al régimen. Adolescentes embarazadas eran internadas en el reformatorio de Peña Grande en Madrid, eran presionadas para dar en adopción a sus hijas o hijos o se las decía que habían muerto. Ahora se compra a mujeres porque quienes desean hijas o hijos quieren que tengan sus genes, siempre el deseo prima sobre los derechos de las mujeres. Las formas de explotación cambian, pero siempre son las mujeres y sus hijas/os la mercancía.

La prostitución es otra forma de explotación que las mujeres han sufrido a lo largo de la historia y hoy día es un negocio de proporciones alarmantes. La pobreza, la inestabilidad política en algunas zonas del planeta están dando lugar a que el comercio de seres humanos, especialmente de mujeres, se haya convertido en uno de los negocios más lucrativos. Rosa Cobo Bedía (2017[2]) señala que en las últimas décadas la prostitución se ha convertido en una poderosa industria del sexo que está vinculada al capitalismo global.

Las mujeres migrantes son compradas en sus países de origen, se las traslada de un país a otro, son recluidas en locales inmundos en condiciones de extrema precariedad. Los proxenetas hacen negocios millonarios a costa de estás mujeres, a menudo casi niñas y lo que es aún peor, se pretende legalizar su explotación como si fuera un negocio legitimo. Quienes defienden legalizar la prostitución pretenden justificarlo separando trata y prostitución y alegando el supuesto derecho de las mujeres a ser abusadas, explotadas. Ante esto siempre me pregunto, ¿aceptarían que sus hijas ejercieran la prostitución legalmente? ¿Aceptarían que una persona se vendiera como esclava? Porque la prostitución es esclavitud.

El movimiento feminista en los últimos años ha adquirido una importante dimensión a nivel mundial, tiene gran influencia en la agenda mediática y política, así como en la vida cotidiana, muchas mujeres jóvenes se declaran feministas y es tal la fuerza mediática que tiene el concepto que declararse feminista parece ser un ‘valor añadido’. Pero… las discriminaciones de las mujeres siguen presentes en todos los ámbitos de nuestra vida.

Las mujeres feministas enfocamos nuestras energías por el cambio desde perspectivas diferentes y desde ámbitos diversos. Cada una centramos nuestro esfuerzo en el ámbito de actividad, en el entorno que nos ha tocado vivir y actuamos como si los objetivos que perseguimos fueran los más importantes y como si los diferentes escenarios de discriminación de las mujeres fueran espacios estancos que no tienen nada que ver entre sí, cuando la realidad es muy diferente. Los esfuerzos que cada mujer lleva a cabo influye, aunque sea indirectamente, en el espacio que vamos ganando en la sociedad. Todos los esfuerzos son necesarios y deben sumar, no restar, siempre que tengamos claro que las violencias machistas, la desigualdad salarial, el techo de cristal, etc., son consecuencia directa de la sociedad patriarcal que nos impone su dominio.

Es el patriarcado lo que debemos eliminar, y para ello es necesario que unamos esfuerzos, que el movimiento feminista tenga como objetivo fundamental eliminar este sistema social que nos oprime y explota. No debemos olvidar que patriarcado, capitalismo y neoliberalismo van siempre de la mano y que debemos combatirlo como un todo. El patriarcado no  desaparecerá mientras exista un sistema social, económico y político en el que lo que prima es satisfacer los deseos de poder de una pequeña parte de la sociedad, la gran mayoría hombres. Las desigualdades sociales son cada vez más alarmantes, son los hombres quienes tienen el poder económico y político, en detrimento de las mujeres.

¿Seremos capaces de trabajar juntas?

 

 

[1] Lerner, Gerda, 1990. La creación del patriarcado. https://www.antimilitaristas.org/IMG/pdf/la_creacion_del_patriarcado_-_gerda_lerner-2.pdf

[2] Cobo Bedía, Rosa, 2017. La prostitución en el corazón del capitalismo. Editorial Catarata.

Read Full Post »

En estos días se multiplican los ataques de hombres contra las feministas. Es cierto que siempre ha habido algunos que en su afán de tener notoriedad escriben sandeces contra las mujeres que dedican sus esfuerzos para que todas y todos tengamos los mismos derechos y las mismas oportunidades.

mde

Algunos ejemplos,  Bertín Osborne dice: Desconozco qué derechos les faltan a las mujeres que no hayan conseguido hoy en día, por lo tanto España no necesita un movimiento feminista. Añade: Me encantaría que esos movimientos feministas se fueran a Kuwait o se fueran a Irán, donde todavía lapidan a las mujeres.

Es evidente que este señor no conoce la realidad de nuestro país y no sabe que la discriminación salarial es un hecho incuestionable, que las mujeres se ven obligadas a trabajar a tiempo parcial por cuidar de la familia, que los trabajos feminizados, menos valorados social y económicamente, llevan a la pobreza y que como consecuencia niñas y niños sufren importantes carencias.

Osborne ante las críticas recibidas ha seguido con sus declaraciones llamando mamarracha a Julia Otero y dice: En un país desarrollado las machistas sois vosotras. Cualquiera os quita los privilegios que tenéis. En fin, atacar a las feministas parece que da juego y publicidad. Aquí mismo estamos dando pábulo a sus lindezas, pero tampoco podemos quedarnos calladas.

Carlos Saura por su parte dice: Del feminismo está naciendo un odio al hombre, hay cada vez más chicas lésbicas. Cansa repetir siempre lo mismo, el feminismo no promueve el “odio al hombre”, por supuesto sí rechaza a los hombres machistas, a los hombres que acosan y abusan de las mujeres, pero claro, Saura no debe saber esto puesto que declaró que no es ni machista ni feminista, porque no le gustan esos términos. Bien podía haberse callado, porque cuando no se conoce un movimiento social que tiene tan largo recorrido como el feminismo, ¿por qué ponerse a opinar sobre sus consecuencias? Respecto a que haya cada vez más chicas lésbicas, pues estaría genial que compartiera los estudios o investigaciones en los que se basa.

Siguiendo con las insensateces, leo que Hazte Oír inicia una campaña a favor de Plácido Domingo frente al “feminismo linchador y totalitario. De nuevo hablando de feminismo sin saber lo que es. ¿Feminismo linchador y totalitario? Tomaremos como referencia la RAE para evitar malinterpretaciones.

Feminismo:

  1. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.
  2. Movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo.

Totalitarismo:

  1. Doctrina y regímenes políticos, desarrollados durante el siglo XX, en los que el Estado concentra todos los poderes en un partido único y controla coactivamente las relaciones sociales bajo una sola ideología oficial.

Linchador: Remite a linchar.

  1. Ejecutar sin proceso y tumultuariamente a un sospechoso o a un reo.

Parece que las diferencias son tan claras que bastan para descalificar a quien cita como sinónimos dichos conceptos.

Recordemos que el tenor no ha negado las acusaciones, se ha limitado a declarar: Reconozco que las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado. En todo tiempo y lugar los abusos sexuales son inadmisibles, además de ser un delito, y los hombres que acosan y abusan estando en una situación de poder, como es el caso, son doblemente culpables.

Denunciar los abusos sexuales es apoyar a las mujeres que los sufrieron y de paso a todas las mujeres, pues basta leer los titulares de prensa para comprobar que las violaciones, los abusos de poder, el acoso sexual, son una realidad que sufren muchas mujeres, sea cual sea la sociedad en la que viven. Le recordamos a Bertín Osborne, que el feminismo es un movimiento internacional que considera que no ha finalizado su tarea mientras una sola mujer, sea cual sea su raza, su clase o su lugar de residencia, sufra cualquier tipo de discriminación o abuso.

Por

 

 

 

Read Full Post »

8954fb0f-ab28-4b45-abc6-62036600c6d0Han pasado tres años desde que una joven fuera violada y agredida brutalmente por cinco energúmenos en los Sanfermines. Ellos están en la calle tras ser condenados a nueve años de cárcel, al considerar la Audiencia de Navarra que había sufrido abusos sexuales, no violación.

La reacción en muchas ciudades fui inmediata, las calles fueron un clamor gritando que esa sentencia era #JusticiaPatriarcal o #HermanaYoSiTeCreo. Para las feministas está claro que fue una #violación, que la joven no dio su #consentimiento, que no se prestó voluntariamente a ser vejada y violada de forma brutal. En junio de 2018 al decretar la Audiencia libertad condicional para los violadores, bajo fianza de 6.000€, las calles volvieron a llenarse porque para las feministas no es admisible que unos violadores estén en la calle, que les salga tan barato violar. Las feministas no tenemos ninguna duda, #NoFueAbusoFueViolación. No hubo #consentimiento.

El día 21 de junio de 2019 El Tribunal Supremo escuchará en vista pública los recursos de casación por la sentencia de #LaManada. El tribunal que examinará el caso estará presidido por el magistrado Andrés Martínez Arrieta, que formó parte del tribunal que concluyó el pasado miércoles el juicio por el procés independentista en Cataluña, al igual que la magistrada Ana Ferrer. Completan la Sala Francisco Monterde, Ana Ferrer, Vicente Magro y Susana Polo, ésta última como ponente.

La Fiscalía del Tribunal Supremo defenderá, según se señala en su recurso de casación, que se duplique la condena hasta los 18 años por entender que los delitos cometidos deberían haberse calificado de agresión sexual y no de abuso.

Hay que recordar que a pesar de las masivas movilizaciones feministas, no se han cumplido las promesas de revisar la definición de los delitos contra la libertad sexual y como indica el   Informe Sombra no hay una revisión oficial del sesgo de género en resoluciones judiciales y pone como ejemplo la sentencia de #LaManada que aquí analizamos.

Por todo ello organizaciones feministas de Madrid convocan una concentración ante el Tribunal Supremo de Madrid, Plaza de la Villa de París, el viernes 21 de junio a las 19:00 horas.

#BastaYaDeJusticiaPatriarcal

#NoEsAbusoEsViolación

Puedes leer el manifiesto y adherirte aquí.

Read Full Post »

Sororidad

sororidadDice Marcela Lagarde (2012)[1]: La sororidad es la alianza feminista entre las mujeres. Es una dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo. Es una experiencia subjetiva de las mujeres que conduce a la búsqueda de relaciones positivas y a la alianza existencial y política cuerpo a cuerpo, subjetividad a subjetividad con otras mujeres, para contribuir a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y el empoderamiento vital de cada mujer.

Sin duda todas las mujeres feministas somos conscientes de la situación de opresión que la sociedad nos ha impuesto, sabemos que el sistema patriarcal nos oprime y que intenta que nos enfrentemos para quitarnos el poder que tendríamos si uniéramos nuestras fuerzas contra   las imposiciones del patriarcado, cuyo fin es que sigamos sometidas al poder masculino. Si fuéramos capaces de aplicar la sororidad como la define Lagarde, desmontaríamos el sistema patriarcal.

La división sexual del trabajo, al atribuir a las mujeres unas habilidades, tareas y competencias relacionadas con la reproducción y con el cuidado, las conmina al espacio doméstico, dejando a los hombres las tareas de producción, que se desarrollan principalmente en el espacio público, espacio de poder y toma de decisiones. Esta dicotomía producción/reproducción, espacio público/privado, más bien doméstico, se ha considerado durante mucho tiempo como algo natural, determinado por la naturaleza; es decir, la biología estipulaba el lugar que por ser mujer o ser hombre se ocupa en la sociedad.

Los cambios socioculturales acecidos en las últimas décadas del siglo XX han limado en parte esta división de las tareas por sexo, no obstante, los roles de género siguen vigentes y ser mujer sigue siendo determinante para encontrar un empleo, para acceder a determinados trabajos o a puestos de alta dirección, a pesar de que actualmente las mujeres tienen igual o mayor formación que los hombres. No vamos a negar los profundos avances que han logrado las mujeres, pero aún queda una parte de la división sexual del trabajo que permanece y condiciona el desarrollo de niñas y niños e influye en la vida personal y profesional. El rol de cuidadoras, que tradicionalmente se les ha asignado, es uno de los más determinantes.

No es fácil eliminar un sistema que durante siglos nos ha oprimido, pues, como señala Pierre Bourdieu (2000)[2]. El sistema de dominación masculina se ha impuesto mediante la violencia simbólica, violencia amortiguada para las propias víctimas, que se ejerce esencialmente a través de los caminos puramente simbólicos de la comunicación y el conocimiento… del sentimiento.

Volviendo a Marcela Lagarde, para desmontar el machismo es necesario identificar a otras mujeres como semejantes, valorarlas como tales a partir del reconocimiento de la igualdad, la diferencia y la diversidad. Somos diferentes, tenemos experiencias vitales distintas, al tiempo compartirnos opresiones que debemos identificar. La sororidad es un principio universal de relación con todas las mujeres y es un recurso para enfrentar conflictos entre mujeres de formas inéditas, sólo con la eliminación de la misoginia. El patriarcado busca el enfrentamiento entre mujeres, cada mujer se compara competitivamente con ‘la otra’ y pondera como superior lo propio o lo de ‘la otra’ en un eje jerárquico de dominio-opresión y superior-inferior, mediado por la fobia clasista, racista, sexista, sectaria.

Como bien dice Lagarde, este enfrentamiento entre mujeres, ya sea por pertenencia a un partido político, a una institución, por la condición sexual, la religión, la etnia, etc., estimula la hostilidad y debilita la posición de las mujeres, que en definitiva compiten por ocupar una posición y tener acceso a los exiguos recursos que la sociedad les deja. La política patriarcal se sirve de las mujeres para dañar a las mujeres. Se convoca a las mujeres a ser insolidarias con las otras para ser aceptadas, valoradas o para ascender.

La sororidad busca el empoderamiento de las mujeres. Empoderarse implica aprender a aprovechar las oportunidades, los bienes, los recursos y los dones a favor de una misma y, si las mujeres se empoderan de manera colectiva, a favor de todas.

¿Seremos capaces?

[1] El feminismo en mi vida.

[2] La dominación masculina.

Read Full Post »

una-presentacion-muy-breve-de-la-historia-del-feminismo-1-638-2.jpgEstamos escuchando estos días declaraciones tan esperpénticas y trasnochadas que serían para reírse si el asunto no fuera tan serio, pues quienes dicen las barbaridades que veremos luego estarán, según todas las previsiones, en el Congreso de Diputadas y Diputados, es decir, tendrán voz y voto a la hora de legislar y eso no puede dejarnos indiferentes

Adolfo Suárez Illana, número dos del PP en las listas por Madrid ha declarado que en Nueva York se acaba de aprobar una ley por la cual se permite el aborto después del nacimiento, tamaña falsedad le descalifica sin más explicación. En NY se ha aprobado una ley que permite el aborto más allá de las 24 semanas en determinadas circunstancias. Ha dicho también que hay que ayudar a las mujeres que tienen que decidir si quieren ser madres de un niño vivo o muerto. Las mujeres, señor Suarez, tienen derecho a ser madres o no serlo, usted no tiene ningún derecho a opinar sobre lo que las mujeres queremos y hablar de un aborto como de ‘un niño muerto’, debería pensar en las madres que han perdido una hija o un hijo, cómo se sentirán al escucharle.

Parece que ese día estaba inspirado porque siguió diciendo, que me digan que se puede matar antes o después pues mire oiga los neandertales también lo usaban, lo que pasa es que esperaban a que naciera y entonces le cortaban la cabeza, hace pensar que el que no ha evolucionado es él, que se permite juzgar a las mujeres, que pretende volver a las cavernas de las historia…, en fin, si las diosas no lo remedian estará ocupando un escaño en el Parlamento.

Santiago Abascal, por su parte, quiere que se legalice el uso de armas y dar impunidad a quienes disparen contra personas que entren en su casa.  Aclaró que el uso de armas es para los ‘españoles de bien’. Debemos recordar que en la comunidad andaluza ha pedido que se identifique a las personas que impartieron formación en igualdad de género (volvemos a la caza de brujas del Medievo), también quiere derogar la Ley de Violencia de Género. El partido que lidera lleva como cabeza de lista a militares, toreros y personas que defienden valores caducos y claramente contrarios a los derechos de las mujeres.

Declaraciones de otros líderes de este partido de extrema derecha han tenido menos difusión pero no por ello son menos alarmantes. Rubén Manso, por ejemplo, aboga por ‘redefinir’ el Estado de Bienestar, por considerar que la educación o la sanidad no deben ser financiadas por el Estado.

El partido liderado por Albert Rivera, ahora Alberto Carlos, lleva en su programa legalizar los vientres de alquiler y la prostitución, dos propuestas que dejan claro que la explotación de las mujeres le tiene sin cuidado. Hablar de ‘libre elección’, ya lo hemos dicho otras veces, no es más que un subterfugio para legalizar negocios que se lucran a costa del sufrimiento de las mujeres.

De los dirigentes de los partidos de izquierda no vamos a hablar en este post porque no queremos contribuir a aumentar la poca credibilidad que para las mujeres feministas tienen algunas de sus propuestas. Es urgente que se definan en cuestiones básicas para los derechos de las mujeres y, más allá de las declaraciones de buenas intenciones, se posicionen con claridad sobre la prostitución, los vientres de alquiler, la trata o la pornografía. Piénsenlo bien y no pidan nuestro voto si las propuestas que llevan en sus programas siguen considerándonos como meros objetos para el placer masculino. No valen justificaciones, medias verdades, queremos medidas concretas para avanzar en un modelo de sociedad en el que todas y todos tengamos los mismos derechos. Aún están a tiempo,

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: