Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘#8MHuelgaFeminista’ Category

 

“Vivimos en un mundo dominado por los hombres, y la vulnerabilidad de las mujeres a la violencia se debe a las múltiples formas en que las mantenemos en situación de desigualdad”

António Guterres, Secretario General de la ONU

 

Vivimos tiempos convulsos. Andalucía tendrá por primera vez un gobierno del PP y Cs y será gracias al apoyo de un partido de extrema derecha, que por primera vez desde el fin de la dictadura franquista, ha entrado en un parlamento. Este hecho no puede dejar indiferente a nadie y menos aún a las mujeres feministas, pues entre sus exigencias para apoyar la investidura se encuentran medidas que suponen un retroceso en los avances logrados con mucho esfuerzo.

49204733_2198531833538664_4325532001265254400_n

El 15 de enero, en la Puerta del Sol de Madrid, las pancartas dejaban claro que no se va a permitir que los derechos de las mujeres retrocedan.

50000109_2198618490196665_6352139777608777728_n

En los últimos años los partidos que van a gobernar la citada comunidad autónoma se han presentado como defensores de la igualdad de oportunidades de las mujeres y han apoyado medidas importantes para eliminar las violencias machistas, recordemos que firmaron el Pacto de Estado que se aprobó en el Parlamento en 2017 y se pusieron el lazo morado el #8M. Ante las declaraciones de los últimos días cabe preguntarse si creían de verdad lo que apoyaban o simplemente hacían lo que se consideraba ‘políticamente correcto’, dado el auge que el movimiento feminista había alcanzado no sólo en España, sino a nivel internacional.

A modo de ejemplo, en el caso del PP, no se pueden entender las declaraciones de Ruth Beitia o Isabel Díaz Ayuso, candidatas a presidir Cantabria o la Comunidad de Madrid. Decía la primera que  ‘se debe tratar igual a un animal, a un hombre o a una mujer si son maltratados’. Díaz Ayuso por su parte declaraba que ‘en los juzgados hay cierta indefensión de los hombres’ o que ‘todas las medidas que se pongan en marcha para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres y contra los hombres son bienvenidas’. Es más que evidente que poco saben sobre la violencia de género, que se olvidan de que a las mujeres las asesinan hombres por el hecho de ser mujeres, que no se puede ‘meter en el mismo saco’ las violencias estructurales que sufrimos las mujeres con las que puedan sufrir los hombres, que por cierto no están desamparados, le recuerdo a la señora Díaz que existe un código penal. Las declaraciones de Beitia mejor ni comentarlas.

Por su parte Ciudadanos, que dice no pactar con partidos de extrema derecha, va a gobernar con el PP gracias al apoyo de un partido claramente xenófobo, fascista y misógino. Que nos expliquen este galimatías, porque las ciudadanas y los ciudadanos de este país sabemos analizar lo que implica formar parte de un gobierno apoyado por la extrema derecha, que  quiere derogar la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Violencia de Género, que quiere eliminar las ayudas a las mujeres que sufren o han sufrido violencias machistas, que quiere suspender el espacio Schengen y tomar medidas contra la inmigración que posibiliten la expulsión de muchas personas. Son algunos ejemplos que Ciudadanos, por mucho que lo intente, no puede explicar o pretender que no existen.

El feminismo ante estas circunstancias no se arredra y ha dado respuesta en las calles de toda España para decir que las feministas no vamos a permitir #NiUnPasoAtrás en los avances que tantos esfuerzos han costado a las mujeres, #LosDerechosNoSeNegocian. Las feministas no confundimos violencia machista con violencia doméstica, todas las mujeres sabemos que estamos en riesgo de ser abusadas sexualmente, de ser violadas, de ser acosadas por la calle, que se cuestione cómo vestimos o cómo nos comportamos. Sufrimos ser discriminadas en el trabajo por ser mujeres, cobramos menos realizando un trabajo similar al que realizan los hombres, nos cuesta que se reconozcan nuestros méritos y dedicamos una parte de nuestra vida a cuidar, como si fuera una obligación exclusiva de las mujeres. Los derechos adquiridos se respetan, no se negocian.

El último informe de ONU Mujeres señala que de los 87 millones de mujeres que fueron asesinadas en 2017, el 60% de los asesinos fueron novios, parejas, exparejas o familiares hombres. La violencia machista debe tener un trato diferencial del resto de la violencia, porque es consecuencia de las diferentes relaciones de poder que existe entre mujeres y hombres, quienes lo pongan en duda les aconsejo que lean el informe

 

Anuncios

Read Full Post »

5aa8560479efe..0-68-684-421Finalizamos un año con la satisfacción de ver que el movimiento feminista, hace unos años denostado y olvidado, está en la agenda mediática, política y social. Si hace apenas unos años definirse como feminista comportaba un cierto ‘riesgo’ de que se te mirara mal, en estos momentos hemos pasado al otro extremo, parece  que todas y todos somos feministas. Aun reconociendo lo mucho que se ha avanzado, pensar que una mayoría de la población es feminista no tiene mucho fundamento, si así fuera las desigualdades que sufren las mujeres no existirían.

Recordamos con emoción las movilizaciones del 8 de marzo, el morado era el color de las calles de muchas ciudades y desde entonces otras muchas movilizaciones han demostrado que el movimiento feminista no se va a callar, que seguimos adelante. 

La publicación de mi libro Caminado hacia la igualdad, un proyecto profesional, personal y político, coincidió con la celebración en Madrid del congreso GOBIERNO CORPORATIVO E IGUALDAD DE GÉNERO. Realidad y tendencias regulatorias actuales. El hecho de que el libro comenzara su andadura en este espacio de la mano de una mujer a la que admiro, Katharina Miller, fue una gran satisfacción personal.

En el citado congreso se analizó la situación de las mujeres en el ámbito judicial, en los órganos de dirección de las empresas, en la tecnología, en las finanzas, etc. También  se planteó cómo habían influido en otros países la imposición de cuotas para avanzar en la representación paritaria de mujeres en puestos de dirección. Las ponentes eran mujeres de un gran nivel profesional y comprometidas con la igualdad de oportunidades.

Algunos de los aspectos que se presentaron eran poco conocidos para mí, por ejemplo las altas finanzas me quedan muy lejos o la visión de una consejera delgada de una empresa que cotiza en bolsa, se aleja y mucho de mi trabajo cotidiano y de mi activismo feminista. Me muevo en un ámbito muy diferente al que pertenecían las profesionales que en el congreso analizaron  las políticas de igualdad en diversos países. Escucharlas me hizo pensar que, incluso teniendo interés comunes, como son reivindicar la igualdad de oportunidades para las mujeres o lograr la paridad, no parece que haya espacios de encuentro entre esas mujeres que desarrollan su trabajo a un alto nivel profesional y las que trabajamos más a ‘pie de calle’.

Como bien sabemos todo es relativo y a menudo nuestras perspectivas y formas de ver las cosas cambian en función de las circunstancias que vivimos. Unos días antes de asistir a dicho congreso participé en una jornada organizada por la Red Navarra contra la Pobreza y la Exclusión Social y tuve una experiencia similar pero al contrario. Me explico, intervine en la jornada como experta en igualdad de género analizando la situación actual y proponiendo políticas para avanzar en un modelo de sociedad diferente. En la mesa de debate que siguió participaron mujeres que trabajan en intervención con mujeres sin hogar, migrantes, familias monomarentales o mujeres con patología dual. Al escucharlas sentí que mi planteamiento había sido un poco teórico comparado con la realidad que ellas relataban. Vaya que si unos días antes me había sentido poco o nada teórica, en ese momento mi percepción cambio debido a las circunstancias y a las mujeres con las que compartí ese espacio de debate.

Cuento esto porque cada día soy más consciente de que las mujeres feministas, las mujeres que trabajamos por un cambio de sociedad, lo hacemos desde perspectivas diferentes y desde ámbitos diversos y si aunáramos esfuerzos el cambio sería más factible. Todas queremos que las mujeres dejemos de ser discriminada por el hecho de ser mujeres, denunciamos las violencias machistas, los abusos sexuales, la falta de mujeres en puestos de dirección en los partidos políticos, en los sindicatos, en las empresas, en las universidades, en el deporte, en la ciencia o en el cine. Sin embargo, muchas veces no conseguimos buscar puntos de encuentro para colaborar.

Cada una centramos nuestro esfuerzo en el ámbito de actividad que nos ha tocado vivir y actuamos como si los objetivos que perseguimos fueran los más importantes y como si los diferentes escenarios de discriminación de las mujeres fueran espacios estancos, que no tienen nada que ver entre sí, cuando la realidad es muy diferente. Juntas lograremos eliminar el sistema de dominación patriarcal.  

Read Full Post »

Las propuestas que ha anunciado el nuevo gobierno han levando ampollas entre algunos hombres que desde hace tiempo vienen haciendo declaraciones absurdas y misóginas. Personajes como Pérez Reverte parecen creer que tienen patente de corso para insultar a las mujeres y es jaleado por otros pares, que se retroalimentan unos a otros amparados por una parte de la sociedad que parece creer que seguimos en el siglo XIX, donde el poder masculino era incuestionable.

Lo que no se nombra no esixte

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha anunciado que se va a encargar a la RAE un informe para  “adecuar la Constitución a un lenguaje que incluya a las mujeres”. Pues bien, el personaje antes citado ha declarado que si esto sucede se irá de la Academia. Muchas hemos aplaudido su decisión, pensando que tal vez personas que no demuestran el más mínimo respeto a las mujeres no deben formar parte de la RAE, cuando mujeres de reconocido prestigio deberían ocupar una silla.

Una cuestión que no obstante plantea dudas es cómo una institución claramente machista y que se ha negado reiteradamente al lenguaje inclusivo, a eliminar definiciones sexistas, a adecuarse a la realidad cuestionando términos que desde el feminismo se reivindican, puede ahora elaborar un informe para que la Constitución visibilice a las mujeres, cuando la misma RAE cierras sus puertas a la entrada de académicas. A la espera del resultado del informe, que Reverte se vaya de la Academia es ya una buena noticia.

Pablo Casado, por su parte, ha declarado que hay que combatir el 15M y la ideología de género, que según él, es ‘un colectivismo social que el centro derecha tiene que combatir’. El género, señor Casado, es una categoría de análisis que permite poner en cuestión las relaciones de poder que la sociedad patriarcal asigna a mujeres, situándolas en una relación de subordinación respecto a los varones. ¿Es eso lo que quiere combatir, que las mujeres sean ciudadanas con plenos derechos? Es bueno que sepamos de verdad lo que piensa. Con las movilizaciones del #8M, diferentes dirigentes del Partido Popular se vieron sorprendidos por la capacidad de movilización del feminismo y se colgaron el lazo morado. No nos lo creímos, pero que ahora Casado deje claro lo que piensa es positivo. Se acabaron los subterfugios.

Las propuestas de Carmen Calvo han dado para mucho estos días. Su declaración de reforma del código penal, para que en las relaciones sexuales el consentimiento expreso sea necesario, es decir, “si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no”, está levantado ampollas. Basta revisar las redes sociales para ver que hay muchos hombres que se han sentido amenazados. Sorprende que esté levantando tantas críticas defender que para tener relaciones sexuales sea necesario el consentimiento expreso. ¿De qué tienen miedo? ¿Por qué asusta tanto a los hombres que ‘sólo sí es sí’?

El gobierno ha prometido muchos cambios, muchas de las propuestas que hace son esperanzadoras, otras hace falta que se concreten para opinar, pero en cualquier caso vivimos un tiempo de esperanza, la alegría de ver a mujeres en puestos de responsabilidad política, en puestos donde pueden tomar decisiones y promover cambios estructurales que potencien un cambio de modelo de sociedad, en definitiva, muchas expectativas abiertas.

Read Full Post »

El Tribunal Constitucional avala que los colegios que segregan por sexo sean subvencionados con dinero público.  El retroceso que esto supone para la educación es incuestionable. En 2012 el Tribunal Supremo rechazó esta medida por considerar que el artículo 84.3 de la Ley Orgánica de Educación (2/2006) “prohíbe expresamente en el régimen de admisión de alumnos la discriminación por razón de sexo”. No obstante, ahora los colegios que eduquen de manera diferencial a niñas y niños podrán recibir subvenciones públicas. ¿Cómo es  posible esta regresión?

hdrReflexionando sobre el tema escribí sobre lo positivo de la sentencia del 2012: No creo que sea necesario decir que considero que separar a niñas y niños en el aula me parezca lo menos adecuado para que unas y otros desarrollen sus capacidades, para que la igualdad de oportunidades que defendemos sea posible. Defiendo que el modelo que más puede lograr esta igualdad es la coeducación”. Señalaba también la importancia de la coeducación como la mejor forma de avanzar en igualdad, me remito a lo que escribí.

Pues bien, seis años después nos encontramos con que el Tribunal Constitucional da vía libre para que las niñas y los niños no compartan aulas, que se les eduque por separado. ¿Qué decir ante el hecho de que se subvencione con dinero público una educación claramente retrograda que contraviene toda lógica? O tal vez no sea así, porque según Marina Subirats: “Educar separadamente solo tiene sentido si se parte de la idea de que cada sexo ha de tener una distinta función social, y, por lo tanto, de que mujeres y hombres no deben gozar de las mismas posibilidades”. ¿Será eso lo que se pretende?

En un momento histórico en el que la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres no se cuestiona (al menos en voz alta), desagregar por sexos supone perpetuar unos valores que muchas y muchos aún recordamos cómo nos fueron inculcados en nuestra infancia.

davSoy de una generación en la que la segregación era la norma. El franquismo promocionaba una educación en la que a las niñas se nos educaban para ser buenas hijas, esposas y madres. De hecho, en el índice de la “Enciclopedia Álvarez” con la que estudiábamos,  vemos un epígrafe dedicado exclusivamente a los niños y otro a las niñas. Podemos leer en el indicado para niños: “Dentro de la familia, la autoridad es ejercida por el padre. Por delegación divina, el padre manda, procurando el bien material y moral de su esposa e hijos” . Parece justificado que se separara a niños y niños en el aula, puesto que lo que se pretendía era la desigualdad, el dominio del hombre sobre la mujer, el modelo de hombre sustentador/esposa dependiente.

Pero, ¿qué se pretende ahora? ¿Tal vez lo mismo?

Estamos viviendo momentos de cambios sociales importantes, uno de ellos es el que promueve el movimiento feminista, que está movilizando a la sociedad contra las agresiones machistas y reclamando un cambio en el modelo de sociedad, hasta el punto de que muchas teóricas hablan de que estamos en una “nueva ola feminista“. Las movilizaciones del #8M han sido históricas y la sentencia de la manada ha indignado tanto a la sociedad, que las calles se convierten casi a diario en un clamor en defensa de los derechos de las mujeres.

Segregar por sexo sólo supone un retroceso inaceptable. Parece que lo que pretenden es que volvamos a lo que los siguientes textos e imágenes señalan.

 

Read Full Post »

eL LARGO CAMINO HACIA LA IGUALDADEs indudable que algo está cambiando en nuestra sociedad. Hemos visto que el movimiento feminista consiguió movilizar a miles de mujeres, que logró que en muchas ciudades el 8 de marzo el color morado inundara las calles, los mercados… Fueron muchas las mujeres que se unieron para reclamar ser ciudadanas de pleno derecho.

Las masivas manifestaciones del 8 de marzo pusieron de manifiesto que las mujeres no se resignan a ser discriminadas en el mercado laboral, a ser minusvaloradas e invisibilizadas en el día a día, a ser relegadas al espacio doméstico y de cuidados, a ser consideradas meros objetos en la publicidad, a sufrir todo tipo de violencias por el hecho de ser mujeres. Por ello, exigieron el fin de la discriminación laboral y salarial, reclamaron cambios legislativos para eliminar el rol de cuidadoras que aún pesa sobre las mujeres, exigieron medidas reales contras las violencias machistas, en definitiva, reclamaron un modelo de sociedad en el que la igualdad sea real.

El cambio que vimos el 8 de marzo lo refleja la encuesta de Demoscopia para ‘El Mundo’. La discriminación de género es vista como un problema por una amplia mayoría de la sociedad. Más del 75% de las personas  encuestadas  consideran que las mujeres sufren discriminación de género en el acceso a los puestos de dirección, tanto política como económica, en el salario o en las condiciones para compatibilizar trabajo remunerado y familia.

Que una amplia mayoría de la sociedad sea consciente de la discriminación de género es sin duda importante, pero llama la atención que aun siendo conscientes de este hecho y de señalar que en España las administraciones toman pocas medidas para favorecer la igualdad, sólo el 36,6% considera necesario penalizar a las empresas que no promuevan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

A este respecto conviene recordar que las administraciones tienen la obligación de garantizar la igualdad de género. Veamos, la Constitución señala:

Art. 9.2. ‘Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

Art. 14. ‘Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social’.

La “Ley orgánica 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, incorpora al ordenamiento jurídico español dos directivas. La Directiva 2002/73/CE, que se refiere a la aplicación del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres en cuanto al acceso al empleo, a la formación y a la promoción de profesionales, en condiciones iguales;  la  Directiva 76/207/CEE, el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres al acceso a bienes y servicios y su suministros.

El Art. 11.1 dice: ‘Con el fin de hacer efectivo el derecho constitucional de la igualdad, los Poderes Públicos adoptarán medidas específicas en favor de las mujeres para corregir situaciones patentes de desigualdad de hecho respecto de los hombres. Tales medidas, que serán aplicables en tanto subsistan dichas situaciones, habrán de ser razonables y proporcionadas en relación con el objetivo perseguido en cada caso’.

Está claro que cuando se discrimina a las mujeres, cuando se las penaliza en el mercado laboral por razón de su género, se está incumpliendo la legislación vigente. ¿Por qué se teme penalizar a las empresas que no cumplan la ley? ¿Por qué tanta permisividad ante una clara vulneración de la legislación vigente cuando se trata de la igualdad de género?

En la citada Ley de Igualdad, incluso se contempla la posibilidad de adoptar medidas para corregir las desigualdades existentes, las acciones positivas. Se habla de las ‘mujeres cuota’ como si fuera una práctica habitual la implantación de acciones positivas, cuando la realidad es que raramente se aplican. Sin embargo, poco se comenta que las cuotas son una realidad, pero para los hombres. Ser hombre es una garantía para acceder a un puesto, con independencia de sus valía;  por el contrario una mujer tiene que demostrarla. ¿Por qué no se habla de los ‘hombres cuota’?

 

 

Read Full Post »

Hemos vivido un 8 de marzo que hará historia, por mucho que algunos no se quieran enterar de que las mujeres estamos hartas de soportar la discriminación por ser madres, por ser mujeres, hartas de sufrir abusos, de ver cómo se asesina a mujeres sin que la sociedad se inmute, Este #8M hemos dicho BASTA YA.

El presidente y sus ministras y ministros viven en la inopia, decían que no eran feministas, que iban a hacer huelga a la japonesa para dar ejemplo y otra sarta de sandeces que todas escuchábamos asqueadas. El gobierno no se quería enterar de que las mujeres no vamos a soportar más su ineficacia, su silencio cómplice ante la situación de discriminación que las mujeres sufrimos en todas las facetas de nuestra vida.

28685690_1759069097484942_3883733201134288896_o

Comienza la #HuelgaFeminista8M

Pero…, las mujeres hemos hablado en las calles, durante días muchas mujeres, en su mayoría mujeres jóvenes (o jóvenas) han salido a la calle, han ido a los mercados, han reivindicado su puesto en la sociedad. La huelga feminista ha sido todo un éxito, a pesar de no haber sido apoyada por los sindicatos mayoritarios (tan sólo paros parciales) ni por algunos partidos, que alegaban que los sindicatos eran sus aliados naturales; aún siento tristeza e indignación, dejémoslo estar. Tal vez no veían claro el poder del feminismo…

Resulta que se equivocaron, que la #HuelgaFeminista, laboral, de cuidados, estudiantil y de consumo ha sido un éxito, que en muchas ciudades el #8M fue feminista, que los gritos de las mujeres exigiendo #IGUALDADREAL no han podido ser acallados. Tanto es así que en el #8M el presidente del gobierno apareció con el lazo morado “a buenas horas mangas verdes”, como dice el refrán popular. Debería darles vergüenza a esos dirigentes y otras/os que renegaron de la #HuelgaFeminista, que al ver que las mujeres tomaban las calles claudicaron y decidieron sumarse y ‘apoyar’.

Podríamos decir del gobierno que ‘más vale tarde que nunca’, pero eso será si se ponen manos a la obra y comienzan a trabajar ya, a tomar medidas reales, a poner en marcha cambios estructurales para que las mujeres ocupen el puesto que les corresponde por derecho en la sociedad. Deben tener claro que no vamos a dejarnos engañar por falsas promesas o buenas palabras. El #8M les pillo desprevenidos, pónganse a trabajar .

El #8M fuimos muchas y seremos más exigiendo nuestros derechos. Pónganse a trabajar ya, que la igualdad de género es una necesidad ineludible. Es la hora del feminismo, en España y en el mundo, porque en 70 paises las mujeres exigieron igualdad de oportunidades.

Las mujeres tienen la palabra.

28685220_1759779217413930_169388184394792960_n

 

Read Full Post »

Este 8 de marzo va a ser muy especial, pues mujeres de todo el mundo convocan una huelga feminista, una huelga laboral, estudiantil, de consumo y de cuidados.

8MHuelgaFeminista

La huelga feminista ha molestado mucho al gobierno, hasta el punto de que ha elaborado un argumentario para sus dirigentes que no tiene desperdicio. Dice el PP que no secundan la huelga porque ‘apuesta por el enfrentamiento entre mujeres y hombres’. Sería de desear que el presidente y sus ministras/os se documentaran un poco antes de opinar. Deben recordar, o en su caso aprender, que el feminismo, es un movimiento social y político, que busca eliminar la opresión que sufren las mujeres. Por ello trabaja para alcanzar una sociedad más justa e igualitaria, para que la opresión que sufren las mujeres desaparezca.

Ya ve, señor Rajoy, queremos un nuevo modelo de sociedad, porque la sociedad occidental que su partido teme que desaparezca, permite que cada día muchas mujeres sufran discriminación en el empleo, sufran acoso sexual y violaciones o sean asesinadas sin que el gobierno se moleste siquiera en recordar sus nombres. Es una sociedad que no se inmuta ante las cifras de niñas y niños que sufren desnutrición, porque viven en familias monomarentales con recursos limitados. Una sociedad en la que las personas mayores sin recursos viven situaciones dramáticas de desatención, pero claro, dedicar recursos a la dependencia no es cosa suya, como no lo es la brecha salarial, los desahucios, la deficiente atención hospitalaria por la falta de recursos, etc.

Cuando escucho que no secundan la huelga feminista porque es elitista, pienso que su insensatez no tiene medida. Las mujeres que secunden la huelga del #8M, según esa idea, serán mujeres de clases altas, que pueden permitirse sin problema perder el salario de un día o de unas horas. Significará que todas las mujeres que ese día quieran asistir a una manifestación y no puedan hacerlo porque tienen que cuidar a niñas y niños, a personas mayores y dependientes, son personas con un alto poder adquisitivo, que como mucho harían huelga a la japonesa, como ha declarado la ministra Isabel García Tejerina. Da vergüenza escuchar a una ministra decir tamaña desfachatez. Decir que la huelga es insolidaria porque no la pueden seguir las personas desempleadas raya en el esperpento.

No se quedan atrás en sus absurdas declaraciones las mujeres y los hombres de Ciudadanos. Dice Ines Arrimadas que no apoyan la huelga feminista porque va contra el capitalismo, que se reivindican cuestiones ideológicas. Por supuesto que trabajar por la igualdad de mujeres tiene ideología, el sistema capitalista es el aliado del patriarcado para someter a las mujeres, para que sigan siendo ciudadanas de segunda. Patricia Reyes, dice que es un huelga comunista y que ‘algunas son feministas pero no comunistas’, mejor ni comentar. Por su parte Albert Rivera declara que respeta la huelga (faltaría más) pero no la secunda, porque ‘menos ruido y más trabajo para las mujeres’. Las mujeres, señor Rivera, trabajamos muchas horas, muchas de ellas no remuneradas y vamos a salir a las calles y haremos mucho ruido para que se entere que exigimos igualdad en el empleo, en el salario, en los cuidados, etc.

Margarita Robles ha declarado que secundarán los paros de dos horas que convocan CCOO y UGT, pero no la huelga feminista. Escuchar que el PSOE no secundará la huelga feminista produce tristeza. Añaden que apoyan toda manifestación que visibilice la desigualdad de la mujer. Faltaría más que también estuvieran en contra de que las mujeres salgamos a la calle un #8M.

Afortunadamente, Podemos e Izquierda Unida si secundan la huelga feminista y hay sindicatos que también la apoyan, lo que permitirá que las mujeres que deseen hacer huelga laboral puedan hacerlo: CNT, CGT, Confederación Intersindical, entre otros.

No será fácil para muchas mujeres secundar la huelga debido a la situación de precariedad que sufren en el mercado laboral, pero sin duda será una fecha clave para el feminismo y, pese a quien pese, marcará un antes y un después en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.

La huelga de cuidados, la más complicada de seguir, es la más importante. Las mujeres cuidan a diario de niñas y niños, de personas mayores y dependientes, lo que supone que para muchas sea un problema secundar la huelga y como se viene señalando desde diversos ámbitos, ahí es donde los hombres que quieran apoyar esta huelga de mujeres pueden tener un importante papel, cuidando de quienes tengan cerca. Pueden ser personas de su propia familia, pueden apoyar a esa vecina que raramente puede salir de casa porque cuida de personas mayores. Deben callar ese día y dejar que la voz de las mujeres se escuche en los medios de comunicación, en la calle… y que en el #8M los hombres por una vez se mantengan en segundo plano.

28166325_419844865095277_2652349767262845677_n

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: