Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Vientres de alquiler’ Category

Tenemos gobierno progresista y, más allá de lo que se pueda matizar al respecto, podemos relajarnos porque la alternativa era el triunfo de la derecha y de la extremaderecha, que ya se confunden. Es mucho lo que está en juego en estos momentos, tanto desde el punto de vista de derechos sociales como de derechos de las mujeres, que como bien sabemos peligran cuando gobierna la derecha.

Un ejemplo claro lo tenemos en Andalucía. Las retrogradas propuestas de un nuevo partido con poca representación parlamentaria, pero con poder de decisión, en dicha comunidad autónoma (12 diputadas/os), que está imponiendo políticas que suponen un retroceso para los derechos de las mujeres. Las políticas públicas de igualdad andaluzas han sido referente durante años. Un solo año de gobierno de la derecha ha sido suficiente para desmontar el trabajo realizado. La Consejería de Igualdad, que dirige Rocío Ruiz, Cs, ha dejado sin financiación 241 proyectos feministas.

Tenemos, pues, que celebrar que el nuevo gobierno se comprometa a modificar la actual ley que impide a las jóvenes de 16 años decidir. Punto 7.5 del acuerdo de gobierno: Así mismo favoreceremos el acceso, a los últimos métodos anticonceptivos, a la anticoncepción de urgencia y a la interrupción voluntaria del embarazo de todas las mujeres, en el Sistema Nacional de Salud, en el marco la Ley de Salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo de 2010. Hay que recordar que una joven de 16 años pidió permiso para abortar y se lo denegaron. Tuvo el niño en una pensión sin atención médica, el padre, menor de edad, lo arrojó presuntamente al río. Esto no debe volver a pasar.

Otro compromiso del gobierno es garantizar la igualdad retributiva entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Espinoso tema, que requiere medidas concretas y eficientes y vigilar que se cumplan. La Implantación de planes de igualdad obligatorios es una buena medida sin duda, pero de nuevo requiere que se elaboren con corrección y se cumplan. Es este un tema que preocupa, pues la experiencia nos dice que en general se elaboran sin un diagnóstico previo y, en muchos casos, se limitan a señalar medidas que por ley tendrían que estar implantadas. Confiemos que a partir de ahora la ley se cumpla.

Una medida que celebro de manera particular es la equiparación de los permisos de maternidad/paternidad. Es mucho el tiempo que muchas personas hemos dedicado para sensibilizar sobre la importancia de que sean iguales, intransferibles y pagados al 100%. Es cierto que quedan algunas cuestiones por resolver, pero el gobierno se compromete a solventarlas. Es una medida importante que si se complementa con escuelas infantiles de cero a tres años y con horarios más racionales, facilitará la conciliación de mujeres y hombres en las diferentes facetas de su vida. Falta por ver cómo se va a potenciar la corresponsabilidad de los hombres en el cuidado.

El apartado 7.2. dedicado a las violencias machistas, dice: Desarrollaremos todas las medidas pendientes del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, incorporando a nuestro ordenamiento lo dispuesto en el Convenio de Estambul para prevenir y erradicar todas las formas de violencia que sufren las mujeres. Es urgente que se haga cuanto antes. El Convenio de Estambul fue ratificado por España en 2014.

Tomaremos como una cuestión de Estado la libertad y la reparación de las mujeres que sufren violencias machistas y, para ello, desarrollaremos las medidas necesarias para que los procesos de denuncia y judiciales tengan perspectiva de género y que el conjunto de profesionales que intervienen en ellos tenga la formación necesaria. Impulsaremos el sistema VioGén para incrementar y mejorar la seguridad de las víctimas. Blindar que solo sí es sí. Son estas algunas de las medidas que se proponen, todas necesarias y que no pueden esperar.

En el punto 7.3 se habla de erradicar la trata de mujeres con fines de explotación sexual, favorecer la dignidad de las mujeres. En este punto falta hablar de la abolición de la prostitución, no se puede hablar de igualdad de oportunidades mientras haya mujeres explotadas en los burdeles, en los prostíbulos.

Se posicionan sobre los vientres de alquiler (7.7) La explotación reproductiva está prohibida en nuestra legislación, en coherencia con las recomendaciones del Parlamento Europeo. Los vientres de alquiler socavan los derechos de las mujeres, especialmente de las más vulnerables, mercantilizando sus cuerpos y sus funciones reproductivas. Y por eso, actuaremos frente a las agencias que ofrecen esta práctica a sabiendas de que está prohibida en nuestro país.

Empleadas del hogar (1.11.) Culminaremos con carácter prioritario la plena integración en el Régimen General de la Seguridad Social de las empleadas del hogar a lo largo de la legislatura. Firmaremos y ratificaremos el Convenio número 189, de 2011, de la Organización Internacional del Trabajo sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Ya va siendo hora de que las miles de mujeres que trabajan cuidando tengan los mismos derechos que el resto de trabajadoras/es.

Mejoraremos las cuantías en el nivel mínimo y en el acordado de Dependencia (2.3.3) Se realizará un esfuerzo gradual para mejorar la financiación del nivel mínimo y se recupera el nivel acordado derogado por el Partido Popular. La financiación debe de ser de carácter finalista, a través de la recuperación de los convenios de acuerdos financieros entre Estado y comunidades autónomas que se derogaron en 2012. Veremos cómo se concreta esta medida, que ya se ve claramente insuficiente para abordar las deficiencias que se detectan en la atención a las personas dependientes. Desarrollar la ley de dependencia es fundamental, mientras que no se atienda de forma adecuada a las personas dependientes, las mujeres seguiremos cuidando con todo lo que ello implica.

Celebramos que haya de nuevo un Ministerio de Igualdad, que el nuevo gobierno se declare feminista. Con esperanzas de que se produzcan avances pronto. Estaremos alerta.

 

 

Read Full Post »

Este artículo es un resumen del publicado en la revista Aschel

 

La familia patriarcal ha sido extraordinariamente flexible y ha variado según la

época y los lugares. El patriarcado oriental incluía la poligamia y la reclusión de las

mujeres en harenes. El patriarcado en la antigüedad clásica y en su evolución

europea está basado en la monogamia, pero en cualquiera de sus formas formaba

parte del sistema el doble estándar sexual que iba en detrimento de la mujer.

Gerda Lerner[1]

 

La RAE en su 5ª acepción define el patriarcado como: Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje.

El patriarcado es en realidad un sistema de organización social en el que los hombres ejercen dominio sobre las mujeres. Va más allá de las relaciones familiares, es un sistema de creencias que organizan el mundo teniendo al hombre, lo masculino, como referente. Es un sistema de dominación que considera a las mujeres inferiores.  Para Gerda Lerner las relaciones de parentesco colocan a las mujeres en una situación de subordinación, pero considera que lo que se intercambia y cosifica es su sexualidad y su capacidad reproductiva.

La explotación sexual de las mujeres se ha dado en todas las épocas y en todas las sociedades y han sido utilizadas como esclavas sexuales, considerado que los hombres tenían derecho a usar su cuerpo para satisfacer sus deseos.

La cosificación del cuerpo de las mujeres actualmente ha adquirido una nueva dimensión, se alquilan mujeres para satisfacer el deseo de tener descendencia como si de un derecho se tratase, lo que se ha dado en llamar vientres de alquiler, es una nueva forma de explotación que no hace sino aprovechar las nuevas tecnologías, aunque conviene recordar que la apropiación de bebés al nacer se ha producido en otras épocas.

Una práctica que comenzó en el franquismo y que se extendió hasta la década de los 90, era robar a las madres sus criaturas nada más nacer para darlos en “adopción” a familias afines al régimen. Adolescentes embarazadas eran internadas en el reformatorio de Peña Grande en Madrid, eran presionadas para dar en adopción a sus hijas o hijos o se las decía que habían muerto. Ahora se compra a mujeres porque quienes desean hijas o hijos quieren que tengan sus genes, siempre el deseo prima sobre los derechos de las mujeres. Las formas de explotación cambian, pero siempre son las mujeres y sus hijas/os la mercancía.

La prostitución es otra forma de explotación que las mujeres han sufrido a lo largo de la historia y hoy día es un negocio de proporciones alarmantes. La pobreza, la inestabilidad política en algunas zonas del planeta están dando lugar a que el comercio de seres humanos, especialmente de mujeres, se haya convertido en uno de los negocios más lucrativos. Rosa Cobo Bedía (2017[2]) señala que en las últimas décadas la prostitución se ha convertido en una poderosa industria del sexo que está vinculada al capitalismo global.

Las mujeres migrantes son compradas en sus países de origen, se las traslada de un país a otro, son recluidas en locales inmundos en condiciones de extrema precariedad. Los proxenetas hacen negocios millonarios a costa de estás mujeres, a menudo casi niñas y lo que es aún peor, se pretende legalizar su explotación como si fuera un negocio legitimo. Quienes defienden legalizar la prostitución pretenden justificarlo separando trata y prostitución y alegando el supuesto derecho de las mujeres a ser abusadas, explotadas. Ante esto siempre me pregunto, ¿aceptarían que sus hijas ejercieran la prostitución legalmente? ¿Aceptarían que una persona se vendiera como esclava? Porque la prostitución es esclavitud.

El movimiento feminista en los últimos años ha adquirido una importante dimensión a nivel mundial, tiene gran influencia en la agenda mediática y política, así como en la vida cotidiana, muchas mujeres jóvenes se declaran feministas y es tal la fuerza mediática que tiene el concepto que declararse feminista parece ser un ‘valor añadido’. Pero… las discriminaciones de las mujeres siguen presentes en todos los ámbitos de nuestra vida.

Las mujeres feministas enfocamos nuestras energías por el cambio desde perspectivas diferentes y desde ámbitos diversos. Cada una centramos nuestro esfuerzo en el ámbito de actividad, en el entorno que nos ha tocado vivir y actuamos como si los objetivos que perseguimos fueran los más importantes y como si los diferentes escenarios de discriminación de las mujeres fueran espacios estancos que no tienen nada que ver entre sí, cuando la realidad es muy diferente. Los esfuerzos que cada mujer lleva a cabo influye, aunque sea indirectamente, en el espacio que vamos ganando en la sociedad. Todos los esfuerzos son necesarios y deben sumar, no restar, siempre que tengamos claro que las violencias machistas, la desigualdad salarial, el techo de cristal, etc., son consecuencia directa de la sociedad patriarcal que nos impone su dominio.

Es el patriarcado lo que debemos eliminar, y para ello es necesario que unamos esfuerzos, que el movimiento feminista tenga como objetivo fundamental eliminar este sistema social que nos oprime y explota. No debemos olvidar que patriarcado, capitalismo y neoliberalismo van siempre de la mano y que debemos combatirlo como un todo. El patriarcado no  desaparecerá mientras exista un sistema social, económico y político en el que lo que prima es satisfacer los deseos de poder de una pequeña parte de la sociedad, la gran mayoría hombres. Las desigualdades sociales son cada vez más alarmantes, son los hombres quienes tienen el poder económico y político, en detrimento de las mujeres.

¿Seremos capaces de trabajar juntas?

 

 

[1] Lerner, Gerda, 1990. La creación del patriarcado. https://www.antimilitaristas.org/IMG/pdf/la_creacion_del_patriarcado_-_gerda_lerner-2.pdf

[2] Cobo Bedía, Rosa, 2017. La prostitución en el corazón del capitalismo. Editorial Catarata.

Read Full Post »

Manisfestación MadridCada 8 de marzo las mujeres salimos a las calles a exigir nuestros derechos, a recordar que queda mucho por hacer para lograr la igualdad. Este año se convoca de nuevo una #HuelgaFeminista laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo y manifestaciones en muchas ciudades. Estos días recordamos con emoción las grandes movilizaciones y manifestaciones del año pasado.

Cuando faltan pocos días para la #HuelgaFeminista2019 el movimiento feminista ya está organizando actividades en las calles, en las plazas o en los mercados para que este año las ciudades sean de nuevo un clamor contra el patriarcado, contra un modelo de sociedad que nos oprime y minusvalora, que permite los abusos sexuales a niñas y a mujeres, que no cuestiona la #JusticiaPatriarcal que minimiza las violaciones, que no se posiciona cuando las mujeres son asesinadas por ser mujeres, por no cumplir los roles de género que la sociedad les ha asignado.

Hay #1000Motivos para convocar una #HuelgaFeminista, para salir a las calles, para seguir demostrando que las mujeres no vamos a permitir que nuestros derechos retrocedan. Como señalaba hace unos días, las feministas estaremos alerta ante la insensatez de algunos partidos que pretenden decidir sobre nuestras vidas, sobre nuestros cuerpos.

Este #8M comienza con polémicas y desencuentros, con diferentes visiones de lo que se debe reivindicar ese día. El movimiento feminista, como cualquier movimiento social, no es homogéneo y existen diferencias. Las manifestaciones son espacios amplios en los que cada una podemos hacer hincapié en aquellos aspectos de la discriminación de las mujeres que más consideremos fundamentales para alcanzar esa sociedad igualitaria a la que aspiramos y a la que tenemos derecho.

En lo que seguro estamos de acuerdo todas las feministas que hacemos huelga y salimos a las calles el #8M es en que el objetivo del feminismo es eliminar el patriarcado. Sobre ello escribo en la Revista Digital Aschel.

Mis argumentos fundamentales para salir a la calle el #8M2019 son:

ajh9pbJ3_400x400

  • Violencias machistas. Cada día muchas mujeres sufren agresiones, abuso sexual, violaciones y son asesinadas, por ser mujeres. #NiUnaMenos.
  • Explotación sexual de las mujeres. Las #ProstituciónEsExplotación. Las mujeres no somos objetos para el disfrute masculino. #AboliciónProstitución.
  • Trata. Cada día mujeres y niñas son compradas como si fueran mercancía por redes mafiosas que las captan en sus países de origen. Son recluidas en locales inmundos en condiciones de extrema precariedad. Los proxenetas se lucran a su costa en este inmundo negocio en el que las mujeres sufren todo tipo de vejaciones. Trata y prostitución son dos caras de la misma moneda. #NoAlaTrata.dav
  • Vientres de alquiler. La mal llamada #maternidadsubrogada, supone comercializar el cuerpo de las mujeres, los deseos no son derechos, los cuerpos de las mujeres no son mercancía y las niñas y los niños no se compran. No se puede justificar esta práctica con subterfugios como el de la ‘libre elección’.
  • La pornografía cosifica a las mujeres y es la escuela de la prostitución. Las tecnologías permiten que los jóvenes, casi niños, vean prostitución y normalicen los abusos y violaciones como si fueran lo natural en las relaciones sexuales. #ContraLaPornografía
  • Políticas de igualdad, que eliminen la precariedad que sufrimos las mujeres, para poner fin a la feminización de la pobreza. Las mujeres somos discriminadas en el mercado laboral por ser madres, por cuidar a las personas dependientes, por realizar la mayor parte de las labores domesticas. La brecha salarial y los trabajos feminizados, mal remunerados y sin reconocimiento social, la falta de derechos de las trabajadoras domésticas, son causa de pobreza durante la vida laboral y en la jubilación.
  • Coeducación desde la primera infancia. Por una educación libre de estereotipos.
  • In memoriam. Para recordar los esfuerzos de todas las mujeres que nos precedieron.

    Dia de la Mujer manifestaciones Nueva York

    Dia de la Mujer manifestaciones Nueva York

Podría seguir sumando razones, pero seguro que entre todas llegamos a los #1000Motivos para la #HuelgaFeminista2019.

Read Full Post »

46489632_2258730407705506_3180730055022084096_o

Un año más el movimiento feminista sale a las calles a exigir el fin de las violencias machistas. Es evidente que no habrá igualdad mientras las mujeres puedan ser humilladas, se alquile su cuerpo para satisfacer el deseo de otras/os, o puedan ser compradas como si fueran mercancías.

Los asesinatos machistas no cesan y son muchas las mujeres que sufren en silencio maltratos físicos y psicológicos. Se alquila a mujeres para gestar hijas/os como si la gestación fuera algo mecánico, como si el hecho de que los óvulos no sean suyos, implique que la criatura que tendrá durante nueve meses en su vientre se desarrolle al margan de ella misma. Vaya, parece que la mujer es una vasija donde se implanta una semilla y  crece sin más implicaciones para su cuerpo y su mente.

Los abusos sexuales y las violaciones son tan cotidianas que tienden a normalizarse, parece que es “normal” que mujeres y niñas sean abusadas y violentadas por hombres como si de objetos se tratase. ¿Se paran a pensar esos hombres y quienes les justifican que esas mujeres sufrirán secuelas durante años y algunas de por vida? Como bien sabemos las causas de las violencias machistas son múltiples, pero hoy hay que señalar la pornografía por la influencia que está teniendo en la juventud.

Los datos son alarmantes, las y los jóvenes preadolescentes ven prostitución de manera habitual y van integrando en sus reacciones sexuales las prácticas de abuso y maltrato. La “cultura de la violación” se normaliza desde las primeras relaciones y las chicas jóvenes se someten a los deseos masculinos desde edades muy tempranas.

Por todo ello hay que decir NO a los vientres de alquiler, No a la prostitución, No a la trata, NO a la mercantilización del cuerpo de las mujeres.

 

ajh9pbJ3_400x400.jpg

Read Full Post »

“La mayoría de los españoles apoya la maternidad subrogada” dice un titular de la Cadena Ser en base a una encuesta realizada por el Observatorio de la SER. El hecho de hablar de maternidad subrogada sin cuestionar este término supone ya aceptar una práctica que como mínimo es polémica.

La RAE define subrogar como:

Sustituir o poner a alguien o algo en lugar de otra persona o cosa”. Es decir, hablar de maternidad subrogada implica que alguien sustituye a la madre. Pero quienes defienden que debe legislarse a favor, consideran que la mujer que gesta no es madre. ¿Qué se sustituye entonces? ¿Qué es la mujer que gesta, una mera portadora?

Vientres de alquiler

Pero vayamos por partes, la primera pregunta hace referencia a si se tiene una opinión formada sobre la maternidad subrogada. Según la encuesta el 59,3% está de acuerdo con ello. Si tuviéramos que tener en cuenta dicha encuesta faltarían datos desagregados por sexo.

La segunda pregunta es claramente tendenciosa, pues pregunta: “La maternidad subrogada es una práctica por la cual una mujer ayuda a una persona o pareja a tener un hijo, aceptando que se le transfiera a su útero un óvulo previamente fecundado, gestándolo a término, pariéndolo y renunciando a la filiación materna”. ¿En qué medida apruebas o no la maternidad subrogada?

Al explicar qué es la maternidad subrogada, dice que es: “una práctica por la cual una mujer ayuda a una persona o pareja a tener un hijo”. Se olvida la encuesta de señalar que la mujer que presta su útero, su cuerpo, recibe una compensación económica a cambio y tampoco explica que las mujeres que se someten a este procedimiento son sometidas previamente a todo tipo de  análisis.  No olvidemos que ‘quien paga manda’ y como compran un producto (un hijo o una hija), quieren que sea perfecto.

Para que quede más claro, las mujeres, cuando firman el contrato y se quedan embarazadas, viven aisladas y hacen dejación de su derecho a cambiar de opinión, a abortar, etc.; o son obligadas a abortar si en el feto se detecta algún problema. Si a pesar de todos los controles, la criatura nace con alguna deformidad la persona que contrata puede no hacerse cargo de ella.

Sí, ya sé que se puede argumentar que no se pueden explicar tantas cosas en una encuesta, pero lo que nunca se debe hacer  es orientar la pregunta para obtener un determinado resultado, que es lo que pasa con la pregunta en cuestión.

Se explica también en la encuesta que la madre gestante renunciará a la filiación materna. En este punto me remito a lo que señala Mar Esquembre Cerdá: “en nuestro ordenamiento jurídico, está claro que la filiación materna se determina por el parto o, dicho en otras palabras, madre es la que ha parido“. ¿Cómo se puede forzar a una persona a renunciar a sus derechos?

Como ya he señalado en otras ocasiones, los deseos no son derechos, y legalizar esta práctica atenta contra los derechos de las mujeres, al considerarlas meros recipientes para satisfacer el deseo de otras personas.

#NoSomosVasijas

#NoPrestoMiÚtero

Read Full Post »

India prohíbe los vientres de alquiler a extranjeros Los partidos políticos no dejan de sorprenderme y siempre para mal. Cada vez hay más  dirigentes políticos (aquí el lenguaje masculino es lo que procede), que hacen declaraciones sobre la posibilidad o necesidad de legislar sobre la llamada “maternidad subrogada”, eufemismo para suavizar lo que en verdad se está diciendo: se quiere legalizar que se comercialice con el cuerpo de las mujeres, alquilando sus úteros.

Escribí sobre este tema hace unos meses para denunciar está práctica y el hecho de que se celebrara una feria en Madrid para promocionar a  las empresas que se lucran actuando como intermediarias. Desde entonces es mucho lo que se ha escrito a favor y en contra de esta práctica. Lo que me resulta preocupante ahora, es que sean grupos políticos considerados progresistas o de izquierdas los que, en aras al derecho a tener hijas/os con genes propios,  pretendan que es necesario legalizar el alquiler de úteros.

Iñigo Errejón declaraba en la Ser que no veía mal, a priori, la gestación subrogada, pero creía necesario “discutir mejor los controles” para su regulación y ha reconocido “los quebraderos” que está suponiendo el tema para “la gente que trabaja en ello”. Señor Errejón, esos “quebraderos de cabeza ” ¿A qué se deben? Porque, ¿”la gente que trabaja en ello” tiene en cuenta que las mujeres no pueden ser nunca objetos para que otras personas cumplan sus deseos?

Se tiende a argumentar sobre el alquiler de úteros en base al derecho a tener hijas/os. ¿Cómo es posible que se justifique comerciar con el cuerpo de las mujeres en base a dar derechos a otras personas? Nadie discute, por evidente, que las mujeres que alquilan sus vientres, son las que sufren pobreza y marginación. Pero, la solución para estas mujeres no es que un hombre o una mujer la contraten durante nueve meses. La solución pasa por tomar medidas para que las mujeres que viven en situación de vulnerabilidad dispongan de recursos, que no se vean abocadas a tener que contratar su cuerpo para sobrevivir.

Los derechos de estas mujeres se ven menoscabados desde el momento en que inician el proceso y  durante el periodo de gestación. Como bien sabemos, una vez iniciada la gestación la mujer no tiene capacidad de decisión, es la persona o pareja que alquila y paga la que toma las decisiones.

Hace unos días vi un capítulo de la serie “The good wife”, que trababa el tema desde un planteamiento jurídico. La pareja contratante llevaba a juicio a la mujer gestante, porque se negaba a abortar ya que el feto tenía problemas. La mujer gestante lo sentía como un hijo suyo y la pareja consideraba que, como tenía sus genes, era su hijo, por lo tanto la decisión era suya. La crudeza con la que se debatía sobre el contrato, sobre quién tenía más derechos legales, reflejaba con claridad que hablar de legalizar esta práctica no es otras cosa que comercializar el cuerpo de las mujeres.

Las mujeres #NosomosVasijas, no somos recipientes que se alquilan para que otras/os tengan descendencia. No confundamos derechos con deseos.

Los partidos políticos no pueden decir que la igualdad de género es necesaria, que hay que eliminar la brecha salarial, que hay que fomentar la corresponsabilidad en los cuidados, etc., y al mismo tiempo pensar en legalizar una práctica, el alquiler de úteros, que al igual que la prostitución es explotación de las mujeres, es violencia machista. Un poco de coherencia es lo mínimo que podemos pedirles.

Read Full Post »

A pesar de los muchos avances en igualdad de derechos entre mujeres y hombres, no podemos olvidar que vivimos en una sociedad patriarcal y, como consecuencia, los derechos de los hombres siguen siendo prioritarios, de forma más o menos explícita. Un ejemplo es la gestación subrogada, maternidad subrogada o vientres de alquiler, los términos con los que se denomina el hecho de que una mujer se quede embaraza por encargo de otra persona o personas, renunciando a sus derechos como madre, generalmente a cambio de dinero.

Vientres de alquilerEstos días se ha celebrado en Madrid una feria de gestación subrogada, lo que ha provocado que se escriban muchos artículos sobre el tema, bien sea defendiendo o cuestionando esta práctica que está en el debate político y social. El hecho de que se hable de “feria” hace pensar que es un mercado de compra y venta, en este caso el producto es el cuerpo de las mujeres.

Lo que me ha llamado la atención estos días es leer artículos de hombres defendiendo la regulación de la gestación subrogada comparándola con la donación de órganos o con el derecho al aborto. Es un grave error confundir derechos con deseos, el hecho de que un hombre que no puede embarazarse desee tener descendencia, no es motivo suficiente para defender la regulación de esta práctica como si de un derecho se tratara y pretender justificarlo comparándolo con la donación de órganos o con el derecho de las mujeres a abortar, no tiene fundamento, son cuestiones distintas y sólo supone mezclar temas para enredar el debate.

La Plataforma “No somos Vasijas” señala que “El deseo de ser padres-madres y el ejercicio de la libertad no implica ningún derecho a tener hijos” y rechaza la regulación de los vientres de alquiler por considerar que el cuerpo de las mujeres no puede ser objeto de alquiler o compra.

Se apunta a menudo que algunas mujeres prestan su cuerpo de manera altruista para que otras personas o parejas que no pueden tener descendencia no se vean privadas del derecho a la maternidad o la paternidad. Sin negar que puedan existir caso asilados de mujeres que accedan a prestar su cuerpo, no debemos olvidar que la gestación subrogada es un negocio que mueve mucho dinero y que juega con la salud de las mujeres. Decía Alicia Mayares, en un artículo de Yolanda Martos, que “Desde el punto de vista ético, no se puede tomar el cuerpo de las mujeres como máquinas que fabrican hijos a gusto de los que pagan. Tras la compra-venta hay una gran mentira y una trampa que hace imposible aceptar esta práctica, porque se les niega a las mujeres su derecho a decidir si se quedan finalmente con el bebé”.

Hay que recordar que los mayores consumidores de esta práctica, es decir, quienes de forma mayoritaria alquilan vientres para tener descendencia propia, son hombres con alto poder adquisitivo.  Quienes pueden viajan a Estados Unidos o Gran Bretaña donde existe regulación y pagan 100.000€ y quienes disponen de menos recursos van a “Nepal, a India, o a otros países donde los derechos de las mujeres con frecuencia son pisoteados y donde existen auténticas “granjas” en las que decenas de gestantes son explotadas económicamente como meras ‘incubadoras’ de los hijos de otros”.

Quienes defienden la regulación parecen considerar que ser madre es tan bello que las mujeres pueden desear serlo sólo para complacer el deseo de otras personas de forma altruista, porque claro defender que se pague un precio por ello supone aceptar que se comercializa con el cuerpo de las mujeres. Yo les preguntaría qué piensan de la discriminación que sufren las mujeres por ser madres, ¿trabajarán para que se elimine?

¿Por qué cuando se trata del cuerpo de las mujeres los hombres se consideran con derecho a decidir?, ¿Por qué se considera justificado que una mujer pueda alquilar su cuerpo para satisfacer el deseo de otras personas?, quienes así piensan ¿creen de verdad que las mujeres se van a someterse a técnicas de fecundación, con los problemas que ello puede acarrear y después entregar a su hija o hijo o otra persona o personas?

Lo que me preocupa es que cuando se trata de regular sobre el cuerpo de las mujeres, se buscan justificaciones de todo tipo para lograrlo y no lo olvidemos, los hombres tienen el poder político y económico.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: