Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cuotas’

Estos días hemos estado asistiendo a un debate recurrente que surge cada vez que se convocan elecciones: son o no son necesarias las cuotas para que las mujeres ocupen el lugar que por derecho les corresponde en las listas electorales.

Comencemos aclarando qué es la paridad:

  • En  una sociedad hace referencia  a la conformación de  estructuras más parejas.
  • Las leyes de paridad consisten en establecer para un cargo, un porcentaje mínimo de personas de un colectivo que ha sido históricamente discriminado, es sobre todo el caso de las mujeres. Dicho porcentaje se acerca a la representación de miembros del colectivo discriminado en la sociedad.
  • Una democracia en la que se trabaja para obtener la igualdad entre hombres y mujeres es una democracia paritaria.

Dice Rosa Cobo que “la paridad es una propuesta política discutida porque atenta el núcleo básico de la democracia patriarcal al proponer una nueva distribución del poder entre varones y mujeres”. Cuesta pensar que ese sea el verdadero problema, que el rechazo a que mujeres y hombres tengan la misma representación en las listas electorales no sea más que miedo a perder el poder.

Hace sólo unos días nos hacíamos eco de la noticia de que tres mujeres africanas habían recibido el Premio Nobel de la Paz. Es muy bajo el porcentaje de mujeres que han sido galardonadas con dicho premio, un 5%. “No podemos lograr la democracia y una paz duradera en el mundo a menos que las mujeres obtengan las mismas oportunidades que los hombres para influir en el desarrollo de la sociedad en todos los niveles”, declaró el presidente del comité.

La llamada primavera árabe ha visibilizado la lucha de las mujeres en diferentes países, pero una vez finalizadas las primeras revueltas, la labor de las mujeres se ha minimizado y ocultado y se sigue rechazando su plena participación política. A excepción de Tunez, que ha aprobado las listas cremallera, los países árabes se han olvidado del papel que las mujeres han desempeñado.

Este hecho se ha criticado ampliamente en la prensa nacional, donde hemos visto lo fácil que es cuestionar que en otros países se discrimine a las mujeres, pero la cosa cambia cuando hay que  reconocer que en el nuestro se sigue invisibilizando el trabajo que muchas realizan día a día y que cuando llegan la elecciones se ven fuera de las listas electorales o en puestos en los que difícilmente pueden llegar al Parlamento.

Para lograr la paridad es imprescindible que las mujeres encabecen las listas electorales, es más, son necesarias las listas cremallera, como la mejor forma de que en el actual modelo electoral tengan las mismas posibilidades de ser elegidas. La democracia paritaria es la única forma de participación equilibrada de mujeres y hombres en la toma de decisiones

Read Full Post »

Con motivo de la celebración del Día Internacional de las Mujeres la Comisión Europea ha dado un plazo de un año para que las empresas aumenten el número de mujeres en los consejos. Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia ha declarado “La autorregulación es buena, pero hace falta supervisarla y vigilaremos los progresos”

La medida ha reabierto la polémica sobre si son necesarias las cuotas para lograr la paridad. Hay que admitir que cuando vemos las estadísticas la situación es desoladora: en Suecia o Finlandia las mujeres ocupan el 25% de los puestos en los consejos de administración; en Luxemburgo, Portugal o Malta son menos del 5%. En España las mujeres ocupan el 12% de los puestos en los consejos administración de grandes empresas.

Leyendo diferentes artículos de prensa estos días podemos ver que hablar de cuotas es siempre controvertido. Quienes rechazan que se impongan medidas para lograr una paridad, para que la igualdad sea real, dicen que obligar a las empresas a nombrar a mujeres para sus consejos no beneficia a éstas, pues siempre quedaría la duda de si logran el puesto por sus meritos o por el hecho de ser mujeres. Las cuotas además marcan. Pueden llegar a perjudicar a las propias mujeres. Ahora las que llegan lo hacen por méritos, con la cuota no está claro, dice Fernando Eguidazu, vicepresidente del Círculo de Empresarios.

Cada vez que leo o escucho esto me pregunto ¿Cuántos hombres están en los consejos por el hecho de ser hombres? ¿Por qué no se cuestionan sus meritos cuando son nombrados? Nadie parece cuestionarse el merito masculino, sin embargo el talento femenino  siempre está en entredicho. Cuando vemos que las mujeres obtienen casi un 60% de las titulaciones en la Unión Europea, que logran mejores resultados académicos que los hombres ¿por qué entonces cuestionar el talento de las mujeres cuando ascienden a puestos de dirección?

Obligar a las empresas a aumentar el número de mujeres en sus consejos no implica en ningún caso que tengan que elegir a mujeres peor preparadas que los hombres, supone por el contrario contratar en base al talento y a las capacidades. Implica eliminar el techo de cristal que sufren las mujeres por el hecho de serlo. La cuota no consiste en buscar a una mujer, en lugar de un hombre muy preparado, para un puesto solo por serlo. Se trata de encontrar a la más preparada. A la mejor. Y de obligar a las empresas a salir a buscarlas, dice María Sahuquillo. Sólo puedo estar  de acuerdo.

Viendo la película emitida por TVE Clara Campoamor. La mujer olvidada pensaba en lo poco que hemos avanzado, al igual que 1931 se sigue cuestionando sí las mujeres estamos preparadas para tomar decisiones. Las cuotas son necesarias, ya que no parce que las empresas estén dispuestas a la autorregulación.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: