Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Estereotipos y roles’

Las mujeres hemos logrado alcanzar cotas de igualdad impensables hace unas décadas, pero basta echar una mirada alrededor para ver el largo camino que aún queda por recorrer. Estos días estamos viendo en la prensa y en televisión situaciones de extrema violencia por parte de la policía. Hombres armados de porras que se ensañan contra la población apaleando y arrastrando por el suelo a personas. De forma más simbólica, el machismo lo vemos en las declaraciones de los  políticos que parecen estar más enfocadas a demostrar su poder que a explicar lo que hacen.

¿Por qué los hombres necesitan siempre estar exponiendo su virilidad, su poder, físico, político o simbólico? ¿Por qué no piensan, razonan, proponen, dialogan…, en vez de enfrentarse como gallos de pelea midiendo sus fuerzas? Parecería, por el contrario, que no hay mujeres preparadas para abordar cuestiones de relevancia.

La sociedad patriarcal, en la que muchos hombres se encuentran muy cómodos, ensalza la masculinidad agresiva, la prepotencia masculina, como si se tratara de características inherentes al hecho de ser hombre. Cuanto más agresivo o más temerario sea un hombre, mejor consideración social tendrá. A las mujeres, por el contrario, se les exige que sean sumisas, recatadas y que oculten partes de su cuerpo para que los hombres ¡pobres ellos¡ no se exciten y se vean obligados a atacarlas. Porque no lo olvidemos, cuando los hombres piropean, tocan o violan a las mujeres son ellas las culpables, pues les están provocando. Si una mujer va por la calle con falda corta, camiseta escotada, etc., se expone a ser acosada, violada (!!es que van provocando¡¡). Sin embargo, los hombres pueden ir medio desnudos, exhibido su cuerpo y !qué raro¡ las mujeres que les ven no les acosan. Paseando por cualquier parque podemos ver a hombres haciendo deporte con pantalones minúsculos que insinúan sus atributos y sin camiseta pero, si pasan por delante de un grupo de mujeres, nunca he visto que éstas les digan piropos, les insulten o se acerquen a tocarles el culo. ¿Será que a las mujeres no les gusta ver un cuerpo masculino bien formado?

El machismo lo vemos reflejado en los medios de comunicación a través del lenguaje, utilizan un lenguaje masculino (supuestamente neutro), que como bien sabemos invisibiliza a las mujeres, ocultando las actividades que desarrollan actualmente en la sociedad. Porque, no debemos olvidar, que cuando se trata de hablar de profesiones se suele hablar de “los periodistas, los médicos, los catedráticos, etc”., pero sí se suele hablar de peluqueras, niñeras, cocineras (ellos son chef, no lo olvidemos). Es decir, que las profesiones menos valoradas socialmente, se denominan en femenino, lo que lleva a que en el imaginario colectivo esas sean profesiones que deben realizar las mujeres. Por ello, es importante que los medios de comunicación utilicen un lenguaje inclusivo, no sexista, para que las niñas y los niños vean que no hay profesiones a las que no puedan tener acceso. El sexo no puede ser es una traba.

Todo lo anterior nos lleva a pensar, ¿por qué en la mayoría de las tertulias de radio y televisión, en las que se analizan temas relevantes, son hombres los que debaten?

Es muy común escuchar que la igualdad entre mujeres y hombres ya se ha logrado, que quienes demandan una igualdad real son mujeres feministas que son unas radicales. Obviamente, quienes así se expresan saben muy bien que no es cierto, que las mujeres siguen discriminadas por el hecho de serlo. Lo que está en el fondo de esta idea es que consideran “natural” que las mujeres sigan desarrollando determinadas tareas como es cuidar de sus criaturas al nacer, que se hagan cargo del cuidado de la madre o el padre, cuando envejecen o enferman. Es decir, que las mujeres sean iguales pero…, siempre que no dejen de llevar a cabo las tareas que la división sexual del trabajo tradicionalmente les ha asignado y que van en detrimento de su desarrollo profesional y/o personal.

Incluso personas conscientes de que el género es una construcción social que ha condicionado la vida de las mujeres, defienden que la igualdad ya se ha logrado, que quedan algunas cosillas, pero que hay que tener paciencia, que con el tiempo se irán logrando. Esta idea parte, a veces, del hecho de que en nuestro entorno habitual la situación de desigualdad no es tan evidente, que los roles de género tienden a desvanecerse; pero cuando salimos de nuestra zona de confort, nos encontramos con cuestiones que creíamos ya superadas, pero que están más estancadas de lo que pensábamos.

El machismo de la sociedad se refleja con crudeza con la violencia machista. Los medios de comunicación siguen titulando “una mujer ha muerto a manos de su marido” y siguen entrevistando a vecinas/os y familiares que declaran que “eran una pareja ejemplar”, que “él era una buena persona, pero tenía problemas con la bebida”. Cualquier cosa para justificar el asesinato.

Para eliminar el machismo debemos ser intolerantes con las actitudes que denigran a las mujeres, que las invisibilizan y minimizan su labor en la sociedad. Mientras la dominación masculina sea tan normal que pasa desapercibida, la igualdad no será posible.

Anuncios

Read Full Post »

descargaEl terrorismo machista no cesa en nuestro país. Los asesinatos machistas no han parado en el mes de enero, ¿cómo es posible que la sociedad no se rebele contra estos asesinatos, que son consecuencia de la cultura  patriarcal que minimiza a las mujeres y las considera inferiores a los hombres? La formación en igualdad es aún una asignatura pendiente y, como bien sabemos, absolutamente necesaria para eliminar los roles y estereotipos de género que perviven en la sociedad. Sin embargo, el Instituto de la Mujer ha suspendido las subvenciones a los grados y post-grados en materia de igualdad. También ha eliminado las ayudas a PYMES para implantar Planes de Igualdad. ¿Cómo es posible que se eliminen estas ayudas?

Cuando estoy escribiendo este post, leo que un hombre ha saltado por una ventana del Hospital de la Paz  de Madrid con su hija de un año en brazos. Se lanzó al vacío con su hija después de decirle a su esposa: “Te voy a dar donde más te duele”. Asesinatos como éste nos dejan sin palabras. ¿Cómo es posible que un padre asesine a su hija para castigar a su esposa?

Siguiendo con las noticias, un futbolista ha sido detenido por pegar a su novia. Si seguimos leyendo vemos que la policía encontró al jugador con síntomas de embriaguez. Estar bebido no justifica en absoluto la agresión a su pareja, ¿por qué señalarlo? ¿Se pretende que sea un atenuante?

El sexismo está tan presente en la sociedad que es necesario que personas y asociaciones tengan que denunciar casi a diario anuncios que son claramente vejatorios para las mujeres.

Algunos ejemplos:

La Asociación Rural de Mujeres Tiemar, ha denunciado que se utilice la imagen de una niña-mujer en el cartel del Carnaval de Arrecife 2017, en Lanzarote, por considerar que la imagen  “de niña-mujer estereotipada” potencia los estereotipos sexistas. La madre de la menor ha denunciado a la Asociación de Mujeres Tiemar porque cree que sus críticas vulneran el honor de la niña de 7 años y de sus padres.

2017013014190421773

Cartel del carnaval de Lanzarote

La Asociación Tiemar apela al artículo 3 de la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, que considera ilícita “la publicidad que atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución, especialmente en lo que se refiere a la infancia, la juventud y la mujer” . Todo mi apoyo a la Asociación Tiemar por denunciar este hecho que hipersexualiza a las niñas.

Pero el carnaval parece una fecha propicia para  que el machismo impere a sus anchas. El anuncio de un disfraz para niñas de 4 a 6 años, que denominan “enfermera sexi”, es incalificable.

16426008_10154414448228230_6691475909555189803_n

Anuncio sexista

Arkansas permitirá que los violadores impidan que sus víctimas puedan abortar. Es una nueva normativa que permitirá que el padre o la familia de la mujer embarazada puedan prohibirle abortar. El padre podrá incluso demandarla, aunque el embarazo se deba a una violación o a un caso de incesto. Me quedo sin palabras para calificar este medida. No contentos con impedir que la mujer decida sobre su cuerpo, les da potestad a los violadores para que la denuncien. ¿En qué mundo vivimos que permite semejante atropello?

Estos casos son sólo un ejemplo de lo que sucede cada día, de los recursos que la sociedad patriarcal utiliza para minusvalorizar a las mujeres y eliminar sus derechos. Cada día es más evidente que la sociedad en su conjunto debe implicarse para eliminar las violencias que sufren las mujeres por el hecho de ser mujeres, para facilitar que las niñas y los niños pueden desarrollar sus capacidades sin condicionantes de género.

Por todo ello interpelamos a la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para que se pronuncie sobre estos hechos y se ponga a trabajar ya para que la igualdad de género avance. Tal vez sea que al estar la Igualdad como último epígrafe de sus funciones no tenga tiempo para ello, lo que demostraría que es necesario un Ministerio de Igualdad que se ocupe de las muchas discriminaciones que están pendientes de resolver.

Read Full Post »

El 24 de octubre las mujeres de Islandia hicieron huelga para protestar por la brecha salarial de género. Conmemoraban la huelga de 1975 en la que el 90% de las mujeres se tomaron un “día libre”,  se negaron a trabajar, cocinar y a realizar los trabajos de cuidados que se consideran “propios de las mujeres“.  En Reykjavik se concentraron más de 25.000 mujeres para debatir.

huelgo-de-mujeres-islandia-1975

Cuarenta y un años después la desigualdad salarial sigue siendo una realidad en un país que se considera el mejor para ser mujer, un país en el que la desigualdad es la más baja de Europa, según el informe del Foro Económico Mundial: Índice Global de la Brecha de Género”, que señala que si seguimos al ritmo actual, la igualdad entre mujeres y hombres tardará 170 años, es decir, que hasta el 2186 las mujeres seguirán discriminadas por el hecho de ser mujeres. España se sitúa en el puesto 25 del ranking.

Recordemos que se analizan cuatro áreas:

  • La participación y oportunidades en la actividad económica.
  • Los logros educativos.
  • La salud general.
  • El empoderamiento político

Si analizamos el informe: Bajan los salarios, crece la desigualdad: el impacto de las diferencias salariales en los hogares, realizado por Intermón Oxfam, “la crisis económica ha provocado una devaluación generalizada de los sueldos, que han disminuido una media de 6,1% entre 2008 y 2014”. Señala asimismo que “Esta diferencia salarial afecta especialmente a las mujeres trabajadoras, que ganan un 18,8% menos que los hombres. Esto significa que las mujeres trabajan 50 días más que los hombres para conseguir el mismo salario”.

¿Por qué no avanzamos? ¿Por qué las mujeres siguen cobrando menos que los hombres? ¿Por qué la crisis afecta más a las mujeres? Muy simple, porque a los hombres no les interesa, porque son ellos quienes dominan el poder económico y político y, en consecuencia, son ellos los que toman las decisiones que afectan a las mujeres.

Centrándonos en España son muchos aspectos en los que la desigualdad se hace patente. La más dramática es que casi a diario una mujer es asesinada sin que la sociedad se conmocione. Las mujeres siguen infrarepresentadas en el Parlamento y en el Senado. Como vemos en el gráfico, no hay paridad.

congreso-y-senado

                      Elaboración propia a partir de datos del Congreso y el Senado

Ayer, tres de octubre conocimos, por fin, los nombres de las personas que formarán el nuevo gobierno. Una vez más el gobierno no es paritario.

La igualdad de género no puede esperar 170 años. Para lograrlo no bastan buenas palabras, hay que tomar medidas, como dice el citado informe de Intermón Oxfam, si se quiere eliminar la brecha salarial de género, hay que actuar, penalizando a los centros de trabajo que incumplan el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres y a los que establezcan salarios diferentes para categorías laborales idénticas.

Hay que considerar muchas más cuestiones que la brecha salarial, es necesario un modelo de sociedad en el que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos y obligaciones. Una sociedad en la que una mujer no tenga miedo a salir de noche, una sociedad en la que niñas y niños puedan desarrollar todas sus capacidades, sin que los condicionantes de género les influyan. Una sociedad en la que los hombres no consideren que el mercado de trabajo es suyo, que las mujeres son secundarias, que pueden ser utilizadas como moneda de cambio en función de las necesidades del mercado.

Una sociedad, en definitiva, en la que si un hombre declara, como ha hecho el presidente de la CEOE,  Juan Rosell, que “la incorporación de las mujeres al mercado laboral es un problema”, no sólo debe ser cesado de su cargo, sino que la sociedad en su conjunto debe desautorizarle.

Read Full Post »

La maternidad ha sido siempre mitificada y ensalzada, llegando incluso a identificar “ser madre” con el objetivoSassoferrato al que toda mujer debe aspirar. Escribo esto en el avión regresando de Florencia, influenciada por la cantidad de cuadros que he visto de la Madonna col Bambino, en brazos. El hecho es que en muchos casos la representación más que de una mujer era de una niña/madre, que  reflejaban una gran tristeza.

Botticelli

Mientras visitaba los museos, en España se debatía por primera vez en el Pleno del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley (PNL) para que se equiparasen los permisos de maternidad y paternidad, para que sean iguales, intransferibles y pagados al 100%. La PNL fue presentada de forma magistral por Sofía Castañón.

                                                                                                  san-girolamo

Junto a la imagen de mujer/niña/madre, otra cuestión que acaparó mi atención fue la mirada de resignación de estas mujeres/niñas con su hijo. Como la perspectiva de género no puedo olvidarla en ningún momento de la vida cotidiana, me decía, ¿cómo no van a tener cara de resignación? Son niñas, con una carga que les viene impuesta, que aún se impone a las mujeres y a las niñas. Bien, sabemos que en muchas épocas muy pocas mujeres podían  saltarse este mandato de género.

Mientras reflexionaba sobre dichas imágenes, seguía en la distancia el debate que estaba teniendo lugar en el Pleno del Congreso de los Diputados. Escuché con emoción cuando una mayoría de diputadas y diputados votaban a favor de la PNL, pensando que el recorrido para llegar a ese momento había sido muy largo. Mucho mejor hubiera sido, por supuesto, que lo que se hubiera debatido fuera una Proposición de Ley, (PL) que obligaría al gobierno a legislar. Es decir, que en el Pleno del Congreso se estuviera debatiendo la PL que tiene elaborada la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles, por Nacimiento y Adopción, PPiiNA, lista para ser aprobada.

La PPiiNA en el congreso

Compis de la PPiiNA durante el debate

Las circunstancias propiciaron que uniera estos dos hechos: la representación iconográfica de la mujer/niña/madre y la falta de sensibilidad de algunos grupos parlamentarios, que en aras de defender la maternidad, obligan a las mujeres a seguir cumpliendo un rol que la sociedad patriarcal les ha impuesto, a pesar de que gran parte de la sociedad rechaza que las mujeres tengan que cuidar de sus criaturas, los primeros momentos de su vida, casi en solitario.

Si ya es difícil contemplar, sin cuestionarla, la representación histórica, ¿cómo no cuestionar que actualmente se siga pensando en las mujeres en su papel de madres como función prioritaria? ¿Cómo es posible que los padres estén ausentes en las primeras semanas de vida de su hija/o? Porque no lo olvidemos, los padres en nuestro país ven limitadas sus posibilidades de cuidar en el momento del nacimiento. Las dos semanas de permiso a las que tienen derecho son claramente insuficientes y perjudican su relación con sus bebés, perjudica a las criaturas al privarlas del cuidado paterno, perjudica a las mujeres que ven cómo su vida laboral sufre las consecuencias de la maternidad y, en definitiva, perjudica a toda la sociedad.

Por ello, vuelvo a señalar que el día 18 de octubre fue un día importante, un avance en el trabajo que durante 11 años ha desarrollado la PPiiNA. Como dijo Sofía Castañón “un poco de igualdad no es igualdad“, pero en la PPiiNA sabemos que el camino es largo y que hay que ir dando pasos para lograr la igualdad real.

Los permisos iguales, intransferibles y pagados al 100% no son la única medida para lograrlo, pero es un paso fundamental y decisivo para alcanzar la corresponsabilidad en los cuidados. Cuando los hombres se comprometan con el cuidado de niñas y niños estarán más concienciados de que cuidar de las personas dependientes es una labor de todas y todos.  Las niñas que sean cuidadas por sus padres, dejarán de pensar que es obligación suya cuidar y los niños aprenderán que ellos también pueden y deben cuidar.

¿Por qué hablo de estos dos hechos? Porque los viví de forma simultánea e, inevitablemente, las gafas violeta no me las dejo en casa, me acompañan siempre. Viendo los museos pensé en las niñas que siguen siendo obligadas a ser madres cuando deberían estar en la escuela y jugando. Porque ser madre discrimina y algunos grupos parlamentarios se niegan a legislar para eliminar la discriminación de género. Por ello, que en el Pleno del Congreso se haya aprobado una PNL es importante, pues abre el camino para que la PL de la PPiiNA sea igualmente aprobada.

 

Read Full Post »

conciliar vida laboral y familiarSomos muchas las personas y organizaciones que estamos demandando desde hace tiempo medidas concretas para eliminar las múltiples discriminaciones que sufre las mujeres, en especial cuando son madres. En este comienzo de año, la conciliación está siendo tema de debate de manera masiva, tanto en la prensa como en las redes sociales. De pronto, parece que es un tema nuevo, que hay que posicionarse sobre determinadas actuaciones como si fuera una cuestión sobre la que no se ha hablado, como si no hubiéramos manifestado muchas veces nuestra postura al respecto.

La masiva incorporación de las mujeres al empleo, que se produjo en las últimas décadas del siglo XX, agravó una realidad que muchas familias, mejor dicho, muchas mujeres vivían: la necesidad de compatibilizar la vida laboral y personal, por ello muchas personas y organizaciones llevamos mucho tiempo reivindicando medidas para lograrlo. La idea de que son necesarias medidas de conciliación es general, pero no existe acuerdo en qué tipo de medidas hay que poner en marcha para conseguir dichos fines y los objetivos que se pretenden conseguir.

Los cambios que se han producido en las últimas décadas son tan importantes en lo relativo al empleo de las mujeres que, indudablemente, nadie considera ya que puedan volver a su papel tradicional de ser casi en exclusiva madres, esposas o hijas. No obstante, para algunos colectivos es importante que las mujeres tengan una carrera profesional, pero sin desprenderse totalmente del papel que la sociedad patriarcal les ha impuesto tradicionalmente. Piensan que las mujeres están más preparadas para cuidar, en especial de hijas e hijos, y por tanto consideran natural que sean ellas quienes se ocupen de su cuidado los primeros años, aunque para ello tengan que dejar un tiempo el trabajo remunerado, ya sea reduciendo la jornada o dejando temporalmente el empleo.

Otras personas y grupos buscamos, por el contrario, cambios que de una vez por todas eliminen los mandatos de género que tanto condicionan la vida de las personas, en especial de las mujeres. Quienes pensamos que la biología no es determinante para cuidar de hijas, hijos y personas dependientes, que los condicionantes de género son construcciones sociales que el patriarcado ha impuesto a las mujeres para someterlas y limitarlas, consideramos que mujeres y hombres deben corresponsabilizarse de los trabajos de cuidado y tener las mismas oportunidades en lo que al trabajo remunerado se refiere. La corresponsabilidad en los cuidados es el mejor camino para lograrlo.

El trabajo remunerado está organizado de tal manera que resulta complicado, a veces imposible, desarrollar una carrera profesional y atender de forma adecuada a la familia. Los largos horarios, las jornadas partidas, etc., complican esta terea. Pero, ¿por qué este problema lo tienen sólo las mujeres? ¿Por qué los hombres siguen sin “enterarse” de esta realidad? La respuesta a estas preguntas es diferente en función de la idea que se tenga de la maternidad/paternidad y del rol social de las personas en función de su género.

Las personas que, como hemos señalado, piensan que la biología es determinante, abogan por unas medidas de conciliación que facilite a las mujeres compatibilizar la maternidad con el empleo, por lo que exigen, entre otras medidas, permisos de maternidad más largos. Quienes consideramos que hay que eliminar los condicionantes de género, vemos urgente que los permisos de paternidad sean iguales a los de maternidad, para así eliminar los roles que tanto condicionan y avanzar hacia una sociedad justa y más igualitaria. Son dos planteamientos diferentes pero no por ello debemos dejar de buscar puntos de acuerdo y trabajar reforzando los puntos que seguro nos unen: que mujeres y hombres tengamos las mismas oportunidades y que las mujeres no sean discriminas al ser madres.

Hablar de conciliación es necesario pero no es suficiente, porque es imprescindible y urgente que los hombres se corresponsabilicen de los cuidados, ya que conciliar ha sido y sigue siendo “cosa de mujeres”. Mientras esto no suceda las mujeres serán vistas como “menos disponibles” para el empleo. Hemos argumentado en muchas ocasiones que la maternidad es un hándicap para la carrera profesional de las mujeres, que la maternidad discrimina y que nada mejor que aumentar los permisos de paternidad para que los padres, desde que nace una criatura, se comprometan en las tareas de cuidado.

Comenzamos una nueva legislatura, durante la campaña electoral se han hecho muchas promesas en los temas que aquí planteamos, ahora debemos exigir que se cumpla lo que se ha prometido.

Read Full Post »

La actriz Inma Cuesta ha denunciado la manipulación de su imagen con Photoshop. Para demostrar los cambios que se han realizado ha publicado la fotografía original junto con la que se publicó en El Dominical de El Periódico.  

Inma Cuesta

Como podemos ver en la imagen de la izquierda, se ha modificado el color, la actriz parece no tener caderas, el cuello más fino y sin arrugas, brazos más delgados…en fin, una imagen muy diferente a la real. Dice la actriz: Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal, me indigna como mujer y me hace reflexionar muy seriamente hacía dónde vamos”.

La valentía de Inma Cuesta ha servido para poner de manifiesto la tiranía de los cánones de belleza que sufren las mujeres. Su compañero de reparto en la película que promocionan, Eduardo Noriega, así lo señala: “Secundo 100% las palabras de mi compañera. Qué triste comprobar que sigue siendo casi exclusivamente la mujer la que está expuesta al cruel escrutinio estético de los demás.”

¿Por qué se exige a las mujeres que sean perfectas, que su imagen sea siempre impecable? ¿Por qué un hombre puede exhibir una imagen desaliña, ser como es y una mujer no? La respuesta es que los estereotipos de género están presentes en la sociedad y exigen más a las mujeres.

Este caso no es el primero, en otras muchas ocasiones mujeres famosas han visto cómo su imagen era retocada, presentándolas muy diferentes de cómo son en realidad.

1444388053_690400_1444391966_album_normal

Abajo, la auténtica figura de la modelo australiana Filippa Hamilton. Arriba, su fotografía modificada para la marca de trajes de baño.

No sólo las actrices sufren las exigencias de la imagen, a las dirigentes políticas también se les juzga sobre su forma de vestir, de peinarse, etc., algo que raramente sucede con los dirigentes políticos. Recientemente un periódico dedicó dos páginas a comentar el vestuario de las mujeres durante el desfile del 12-O y la posterior recepción en el Palacio Real. Otro periódico dedica un artículo a analizar cómo ha ido vestida la reina Letizia.

¿Tan importante es cómo va vestida la reina, las presidentas de las comunidades autónomas o la alcaldesa de un ayuntamiento? ¿Qué pensaríamos si la prensa se dedicara a analizar cómo van vestidos el rey, el presidente del gobierno, etc.?

Las nuevas tecnologías son cada día más sofisticadas y pueden ser una buena herramienta para detectar las desigualdades de género que imperan en la sociedad. Un buen ejemplo es el siguiente vídeo:

Esto ocurre cuando el Photoshop borra a los hombres del poder

Aquí se utiliza Photoshop, es decir, la misma técnica que la utilizada para manipular la imagen de la actriz,  para demostrar de forma gráfica la ausencia de mujeres de los círculos de poder y decisión.

Cuando se está demandando más presencia de mujeres en los medios de comunicación y que se visibilice su papel en facetas profesionales, representar a las mujeres bajo una imagen que no se ajusta a la realidad lo único que hace es perjudicar el trabajo profesional que realizan.

Read Full Post »

Estos últimos días las noticias sobre la maternidad están en auge. Por un lado el gobierno ha aprobado el  “Plan de Apoyo a la Familia“. Una de las medidas que propone es que “Las mujeres con dos o más hijos verán aumentada su pensión: a partir del 1 de enero de 2016, las que hayan tenido dos hijos tendrán un complemento del 5%; con tres, del 10% y con cuatro o más, un 15%”.

Otro tema que se está debatiendo es que la Comisión Europea reclama al Parlamento Europeo que adopte una decisión sobre la Directiva de Permiso de Maternidad, que está bloqueada desde 2010. Señala la Comisión que si en 6 meses no se produce ninguna decisión será retirada.

El permiso de maternidad en la UE está regulado por una directiva de 1992, que establece un mínimo de 14 semanas de baja. La propuesta de la Directiva de 2010, que ahora se debate, es ampliar el permiso de maternidad a 18 semanas y por primera vez aparece la idea de crear un permiso de paternidad de 2 semanas.

Respecto de la propuesta del Plan de Familia, remito a lo que dice Dori Fernández: “Las mujeres queremos derechos, no “paguitaso lo que señala Laura Freixas en su artículo “Limosnita con foto: “Mire, señor Rajoy, déjeme que me ría, que hoy hace un día muy bonito y no tengo ganas de llorar”.

Es evidente que aumentar la pensión de jubilación en las cantidades señaladas no tiene grandes ventajas para las mujeres que sean madres y se jubilen después del 2016, pero además este tipo de medidas potencian el cuidado de las mujeres olvidando, una vez más, que los hombres, los padres, pueden y deben responsabilizarse del cuidado. En definitiva, con la idea falsa de “proteger” a las madres, las incentiva para que tengas hijas/os, a cambio de una “paguita”, que en ningún caso va a resolver el problema de la feminización de la pobreza, presente y futura.

Por qué no sería bueno que se aprobara la Directiva de Maternidad

Cuando la sociedad está avanzando hacia posiciones de igualdad real y de corresponsabilidad, ampliar el permiso de maternidad, olvidando que los padres tienen el derecho y la obligación de cuidar de sus hijas e hijos desde el momento del nacimiento, supone un retroceso que no parece que las/os parlamentarias/os tengan en cuenta.

Bajo la apariencia de proteger a las mujeres embarazadas, la propuesta de ampliación del permiso de maternidad lo que supondrá es que la discriminación por maternidad, que tanto daño hace a las mujeres, se perpetúe.

Por eso lejos de pensar que hay que aprobar esta Directiva, abogamos porque se paralice y se presente una nueva directiva que contemple igualar el permiso de maternidad y el de paternidad, como primera medida. Defendemos que las mujeres embarazadas estarían más protegidas y supondría un gran avance en lo que a igualdad de oportunidades se refiere.

La Comisión Europea lo tiene fácil para elaborar esta nueva directiva, sólo tiene que estudiar la Proposición de Ley que la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles por Nacimiento y Adopción, PPiiNA, registró en el Congreso de los Diputados. Es una propuesta que beneficia a todas las personas: madres, padres, niñas y niños y a la sociedad en general.

Discriminar a las mujeres por ser madres es inadmisible en el siglo XXI, sólo avanzando en la corresponsabilidad en los cuidados se logrará una sociedad más justa. Cuidar de las criaturas cuando nacen es una buena escuela para los hombres, que seguro servirá para que después sigan cuidando de sus mayores.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: